Jullien, François. (2010). Las Transformaciones Silenciosas. Barcelona: Bellaterra.

Esta obra reflexiona sobre un aspecto muy interesante de la cultura china como es aprender a moverse con maestría dentro del cambio.

Para desarrollar su contenido primero nos recuerda cómo es la interacción entre el Yin y el Yang. Según esta teoría dentro del Yin está la semilla del Yang y al contrario. Dentro de la debilidad está la semilla de la fuerza. Toda posición de fuerza tiene en sí misma la debilidad. Por otro lado, cuando el Yin llega a su extremo se convierte en su contrario y viceversa, en un proceso cíclico. La debilidad en su extremo se convierte en fuerza.

Bajo esta visión las cosas no son entidades inmóviles sino entidades en proceso de cambio continuo entre sus opuestos. La fuerza al exponerse e imponerse por si misma se debilita.

Estas ideas contrastan con un pensamiento occidental que ha apostado por una dualidad excluyente en donde la verdad excluye a la mentira y lo duro no incluye lo blando. Un pensamiento que quiere ver las cosas como estables, fijas y estáticas.

La tradición china se alía con el cambio. Y nos enseña que ese cambio es gradual y no se anuncia. Se va estableciendo poco a poco. Jullien nos dice que las transformaciones son silenciosas, igual que no nos vemos envejecer.

Todo acontecimiento no es más que un aspecto puntual de una transformación en movimiento. La emergencia de algo que surge como consecuencia de maduraciones tan sutiles que, por lo común, no sabemos seguirlas ni observarlas.

La sabiduría está en no dejarse atrapar por el acontecimiento en sí, sino por su progresión, su evolución. Allí está la clave que puede dirigir la situación en una nueva dirección.

Los chinos centraron su atención en el momento ínfimo del cambio. El lugar donde apenas la cosa ha comenzado y empieza a esbozarse la evolución. Allí está el estadio inicial de la modificación. El momento decisivo que aprende a identificar tanto el sabio como el estratega.

El concepto de transformación silenciosa ayuda a separar lo que sucede de lo que lleva a ello, el acontecimiento de la tendencia. El arte de la estrategia consiste entonces en actuar sobre la evolución, en leer los detalles ínfimos que son los portadores del cambio, para que el resultado se incline poco a poco hacia el sentido que nos es favorable.

 

About

Pedro Jesús Jiménez Martín. Doctor en Educación Física por la Universidad Politécnica de Madrid. Licenciado en Educación Física por la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (INEF). Universidad Politécnica de Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *