Archivos del Autor: Pilar Alvarez del Valle

Autobiografía, Charles Darwin

Cubierta de Autobiografia, Charles DarwinAutobiografía
Charles Darwin

Darwin figura en la red como uno de los diez científicos más famosos de todos los tiempos. Su sombra supera a su persona y la oculta. La autobiografía de Darwin, está escrita cuando Darwin  ya se encuentra en su ancianidad,  a instancias de un editor alemán. Acepta con el convencimiento de que su descendencia y amigos disfrutarán del proceso que supuso la forja de su carácter y convicciones. Es una narración que te acaricia y envuelve en un ambiente nítidamente victoriano.

Charles Darwin , huérfano de madre desde muy joven, no despuntaba ni de lejos en los estudios, no le gustaban las clases, apreciaba más la lectura individual de las fuentes, sin atenerse a normas externas. Su padre lo envió a distintas universidades para que se labrara un porvenir económico dado que no disponía de rentas. Lo intentó en la medicina (sin éxito) y en teología (que terminó y nunca ejerció);  él mismo se imaginaba como un sportman. Por casualidad, se ve  ante la posibilidad de viajar sin salario en una expedición científica en el Beagle (tuvo que convencer a su padre del valor de una dedicación no financiada). El relato podemos encontrarlo en castellano preciosamente editado.

En el Beagle comparte camaCubierta de Darwin, la expedición en el Beaglerote con un muy estricto y exigente capitán con el que a pesar de sus excentricidades congenia. Lo más llamativo es la meticulosidad con la que recogió muestras y clasificó especímenes, de manera que esos cinco años son la piedra angular de una reflexión y teorización que se avanza a lo largo de toda su vida, y culmina  con “el origen de las especies”.

Darwin, que ya había publicado muchos resultados parciales (llevaba una contabilidad exhaustiva de los  libros que editaba y sus ejemplares), se resiste a la obra completa pues le encamina a considerar a Dios como una hipótesis no necesaria, y esto es absolutamente contrario en un inicio a sí mismo y a su formación, y sobre todo a su queridísima esposa Emma que incluso le insta a destruir la obra para no perderle por toda la eternidad. Darwin sufre y lo refleja en sus textos.

Vive una vida familiar  intensa y retirada del bullicio de la ciudad (gracias a las rentas de su esposa y prima Emma), es una existencia prolija en hijos y afectos hacia ellos y su esposa, y narra con una enorme sensibilidad la enfermedad y muerte de una de sus hijas de 9 años de edad. Él mismo sufre sistemáticos ataques de fiebres crónicas.

Es visitado con asiduidad por hombres de ciencia y amigos que le instan a asumir la publicación global de su obra: El origen de las especies (se agotó el mismo día de su publicación), y  se niega, según cuentan las crónicas, a recibir a Carl Marx, tal fue la repercusión de sus ideas.

Su forma de escribir es dulce y afectuosa  y contrasta con la imagen que tenemos de un Darwin anciano serio y ausente. En la edición en castellano, la autobiografía incluye un texto de su hijo en el que explica algunos detalles de su vida familiar tremendamente sistemática pero lejos del tedio.

Darwin pone a prueba sus teorías criando palomas, perros y orquídeas, y debate de manera epistolar con múltiples amigos. Su interacción familiar está pautada por muchas actividades conjuntas como la lectura en común de novelas en las horas de ocio, o el disfrute del piano que su mujer Emma ofrecía en las horas vespertinas.

Durante mucho tiempo se ha silenciado esta tensión ciencia-religión de Darwin, pero en 2009 encontramos una delicada película (pincha aquí) que detalla la controversia y sufrimiento que supone asumir los resultados científicos incluso contra las creencias más íntimas de uno mismo.

Darwin muere en 1882 abrazado por su esposa Emma aterrada ante la idea de perderlo por toda la eternidad.

Cita de Charles Darwin

Charles Darwin en la Biblioteca UPM

Bosquejo del Juicio Universal, Vittorio Amadeo Alfieri

Cubierta de Bosquejo del Juicio Universal, Vittorio Amadeo AlfieriBosquejo del Juicio Universal

Vittorio Amadeo Alfieri (1749-1803)

2012

Este escueto libro (71 páginas), en formato pequeño (precioso), fue escrito por Vittorio Amadeo Alfieri en 1775 cuando tenía 25 años, 14 años antes de la toma de la Bastilla. Hijo de familia noble e ilustrada es autor de múltiples tragedias en verso, así como de numerosos ensayos.

Este libro, en cambio, presenta el diálogo entre Dios y las almas que van llegando a su presencia para ser juzgadas.

Algunos críticos le atribuyen ser el precursor del romanticismo en Italia, mi conocimiento no alcanza para tanto. Lo que a mi parecer está claro es que siendo ingenioso y satírico, no es malvado; y, permitiéndose muchas licencias, no creo que haya alma sensible que no lo encuentre plagado de estereotipos humanos (denominados asépticamente almas), espectacularmente caracterizados; personajes que van presentándose ante la corte celestial (fundamentalmente Dios, Hijo y Espíritu Santo), que a su vez dialogan entre ellos, así como con algún que otro arcángel (Rafael, Gabriel), y recibiendo el premio, aprecio o desprecio (a veces gordo) según la calidad de su sendero vital.

Vittorio Amadeo AlfieriEstoy convencida de que a estas alturas de la reseña algunos considerarán: “esto no es para mí”. Yo misma estaría de acuerdo si no fuera porque lo compré en un saldillo: 2 libros por 4 euros, a pesar de haber sido publicado por primera vez en castellano en 2012 en una edición de 500 ejemplares a cargo de Sd-edicions. Por eso, y por haberme sentido un poco avergonzada de haber pagado tan poco por tanta diversión y sano entretenimiento, he decidido hacer esta reseña; como decía Machado sólo el necio confunde valor y precio.

El título mismo: Bosquejo del Juicio Universal dice mucho del autor, pues incluir simplemente Juicio Universal apabulla, pero si sólo es un bosquejo… pues claro, la cuestión cambia y hace gracia… más gracia.

El destino de esta obra fue una representación teatral privada planeada para una de las reuniones de los sansguignon (sin-prejuicios) que era un pequeño círculo literario que se reunía en el domicilio del poeta. Alfieri escribía en francés (lengua materna de esta obra) por considerarlo en la época la lengua franca.

Pongamos algunos ejemplos de las sanciones del magistrado universal (Dios):

respecto al juicio de un Rey (cualquiera), Dios responde: “Los reyes aunque mediocres, se están convirtiendo en algo tan raro que haya que alentarlos con recompensas que en rigor no merecen”

mientras que en referencia a un Ministro (genérico) sanciona: “No lo inscribáis en ningún sitio, lo condeno a pasar su vida en un banco de escuela repitiendo el ABC”.

Portada de ejemplar de tragedia en verso de V.A. Alfieri

Bosquejo del Juicio Universal

Este es escueto libro (71 páginas), en formato pequeño (precioso), fue escrito por Vittorio Amadeo Alfieri a los 25 años, hijo de buena familia y escritor de múltiples tragedias en verso, así como numerosos ensayos. Algunos críticos le atribuyen ser el precursor del romanticismo en Italia, mi conocimiento no alcanza para tanto. Lo que a mi parecer está claro es que siendo ingenioso y satírico, no es malvado; y permitiéndose muchas licencias no creo que haya alma sensible que no lo encuentre plagado de estereotipos humanos espectacularmente caracterizados; personajes que van presentándose ante la corte celestial: fundamentalmente Dios, Hijo y Espíritu Santo (que a su vez dialogan entre ellos), así como algún que otro arcángel (Rafael, Gabriel), y recibiendo el premio (a veces gordo) a la calidad de su sendero vital.

Estoy convencida que a estas alturas de la reseña algunos considerarán: “esto no es para mí”. Yo misma estaría de acuerdo si no fuera porque lo compré en un saldillo de 2 libros por 4 euros (a pesar de haber sido publicado por primera vez en castellano en 2012 en una edición de 500 ejemplares). Por eso y por haberme sentido un poco avergonzada de haber pagado tan poco por tanta diversión y sano entretenimiento he decidido hacer la reseña; como decía Machado sólo el necio confunde valor y precio.

El título mismo: Bosquejo del Juicio Universal dice mucho del autor, pues incluir simplemente Juicio Universal apabulla, pero si sólo es un bosquejo… pues claro la cuestión cambia y hace gracia… más gracia.

El destino de esta obra fue una representación teatral privada planeada para una de las reuniones de los sansguignon (sin-prejuicios) que era un pequeño círculo literario que se reunía en el domicilio del poeta. Alfieri escribía en francés (lengua materna de esta obra) por considerarlo en la época la lengua franca.

Pongamos algunos ejemplos. Respecto al juicio de un Rey (cualquiera), Dios responde: “Los reyes aunque mediocres, se están convirtiendo en algo tan raro que haya que alentarlos con recompensas que en rigor no merecen”; mientras que en referencia a un Ministro (genérico) sanciona: “No lo inscribáis en ningún sitio, lo condeno a pasar su vida en un banco de escuela repitiendo el ABC”.

Mil millones de mejillones, Fernando Trías de Bes

Mil millones de mejillones

Fernando Trías de Bes; Toni BatlloriCubierta de Mil millones de mejillones, Fernando Trías de Bes

Mil millones de mejillones, divertimento con una base de teoría económica; curioso híbrido de novela histriónica y comic. Una manera divertida de acercarse, e incluso comprender, la situación económica actual partiendo de un relato  en el que se ven implicados casi todos los personajes del panorama político y económico a nivel nacional e internacional junto a ciudadanos anónimos de variada procedencia y formación. El personaje principal es un camarero en paro de Vallecas que es contratado por una Empresa de Trabajo Temporal para trabajar en un crucero cuyos detalles son confidenciales por tratarse de un caso sensible en términos de seguridad internacional.

Fernando Trías de Bes es MBA (Master of Business Administration) por ESADE y por la Universidad de Michigan. Es especialista en mercadotecnia e innovación y está dotado de una buena dosis de sentido del humor, que en estos momentos es muy de agradecer. Probablemente es más conocido por algunos otros textos suyos como El libro negro del emprendedor que aborda los errores más habituales que cometen los emprendedores,  o La buena suerte que escribió junto a Alex Rovira. Es posible consultar su bibliografía completa en: http://www.triasdebes.net/libros; una amplia selección de sus relatos y artículos puede descargarse desde allí incluso en versión audio pues han sido emitidos en programas radiofónicos

Toni Batllori Obiols, curioso compañero de viaje de Trías, es humorista gráfico del “La Vanguardia” y “El Jueves”, nacido en Barcelona en 1951, e hijo de  Antoni Batllori i Jofré, uno de los dibujantes de TBO (de casta le viene al galgo). En TBOsfera descubrimos que Batllori aparte de dibujar, también pinta y esculpe, actividades por las que ha recibido varios premios: el Premi Gat Perich (2004) y El Ciutat de Barcelona (2008). Se autodefine como “uno de esos hombres genuinos capaces de tropezar dos veces en la misma piedra después de haberla cambiado de sitio, universitario en mayo del 68… pero aquí”.

Mil Millones de mejillones se publicó por primera vez en 2010 y ya  va por su quinta re-impresión. A mí en dos días diez amigos me lo han quitado de las manos, mucha es la necesidad de humor inteligente.Batllori

El libro incluye como anejo unas breves biografías de famosos economistas que se van apareciendo (literalmente) en el relato: Adam Smith, Karl Marx, Friedrich Engels, Milton Friedman, David Ricardo, John Kenneth Galbraith o John Maynard Keynes.

Alguna vez hemos escuchado la frase:

¿Economía? ¡Eso te lo explico yo en dos tardes!

Pues con este texto quizás nos sobre una.

Fernando Trías de Bes en la Biblioteca UPM

Mañana no será lo que Dios quiera, Luis García Montero

Un poeta: Ángel González (1925-2008) visto por otro: Luis García Montero (1958). Retrato de un buen amigo a través de un amigo entrañable. Homenaje de una nueva generación a su precedente. Una curiosa y liviana exégesis de losCubierta de Mañana no será lo que Dios quiera, Luis García Montero poemas de Ángel González que se van trenzando de manera agradable con su biografía.

Ángel González, ovetense, cuarto hijo de una familia con amplia tradición pedagógica nace en una España convulsa y golpeada por la guerra civil. En Asturias a los hijos tardíos e inesperados se los denomina cariñosamente “caga nidos” y este parece un buen descriptor del poeta que a ratos se confiesa mal criado por las circunstancias.

Es un libro dulce y acogedor, a veces terrible, que a pesar de los sinsabores que describe resulta optimista y vital, incluso cuando al protagonista siendo aún muy joven le diagnostican una tuberculosis que en aquella época era el anuncio inequívoco de una corta vida. De esta enfermedad se deriva su estancia en Páramo del Sil, donde su hermana era maestra (castigada),  un remoto lugar leonés marcado por la minería y la desolación y al que a pesar de todo llegaba la primavera.

Al hilo de esa situación nos deja una curiosa reflexión sobre el significado del porvenir y del futuro. Cómo se puede tener lo primero sin lo segundo y viceversa, aunque con diferencia es más dramática la segunda opción: ausencia de futuro.

Fotografía de Luis García MonteroLuis García Montero lo describe como: “una mezcla de filósofo clásico y de anciano del lugar, de superviviente estoico que lo vio y contó todo, mientras pedía una última copa para no dar por terminada la noche que de manera inevitable se perdía por la grieta rojiza del amanecer. Detrás de su barba larga escondía un mentón demasiado corto y una vida demasiado larga. Apenas conoció a su padre, porque murió cuando él no había llegado a cumplir los dos años. Un Ángel ferozmente humano creció sin las enseñanzas directas de uno de los mejores pedagogos asturianos de principios de siglo XX”.

La prosa de los poetas, éste es quizás otro de los aspectos interesantes del libro. Susan Sontag ya introdujo esta particularidad en un curioso y pequeño ensayo homónimo pues la prosa del poeta “en general adopta la forma de dos modalidades narrativas. Una es francamente autobiográfica. La otra, también en el molde de las memorias, es el retrato de otra persona, bien de un escritor o de un pariente querido… La prosa de los poetas suele ser elegiaca, retrospectiva…La prosa de un poeta es la autobiografía del ardor”.

Para que yo me llame Ángel González,
para que mi ser pese sobre el suelo,
fue necesario un ancho espacio
y un largo tiempo:
hombres de todo el mar y toda tierra,
fértiles vientres de mujer, y cuerpos
y más cuerpos, fundiéndose incesantes
en otro cuerpo nuevo.
Solsticios y equinoccios alumbraron
con su cambiante luz, su vario cielo,
el viaje milenario de mi carne
trepando por los siglos y los huesos.Fotografía de Ángel González
De su pasaje lento y doloroso
de su huida hasta el fin, sobreviviendo
naufragios, aferrándose
al último suspiro de los muertos,
yo no soy más que el resultado, el fruto,
lo que queda, podrido, entre los restos;
esto que veis aquí,
tan sólo esto:
un escombro tenaz, que se resiste
a su ruina, que lucha contra el viento,
que avanza por caminos que no llevan
a ningún sitio. El éxito
de todos los fracasos. La enloquecida
fuerza del desaliento…

-Ángel González-

Luis García Montero en la Biblioteca UPM

Ángel González en la Biblioteca UPM

La ecuación de la vida (L’équation africaine). Yasmina Khadra

Cubierta de La ecuación de la vida, Yasmina Khadra

En África no hay turistas, solo mirones

Yasmina Khadra

(pseudónimo de Mohammed Moulessehoul)

Cuál es esa extraña alquimia que anula el instinto de supervivencia en las sociedades avanzadas y lo estimula en las situaciones más extremas. Cuál es la ecuación. Qué justificación puede haber para el suicidio en una sociedad ahita cuando una parte de la humanidad se aferra con alegría a la existencia, distanciándose de las limitaciones que le impone su entorno.

Esta es una novela de aventuras y de crecimiento personal, de un médico alemán que abrumado por una tragedia personal se incorpora a un viaje humanitario en África exponiéndose a las más variadas y brutales experiencias. Una vez más el título en español resulta significativamente distinto al original aunque no por ello menos sugerente.

Es una novela reciente (2011), que se ha editado en España en 2012 casi coincidiendo con su presentación internacional en el Salón del Libro de París, donde encontramos una breve entrevista con su autor Yasmina Khadra (jazmín verde en argelino).

Y aquí viene el otro aspecto curioso. No se trata de una escritora como parece indicar su nombre (Yasmina) sino de un militar argelino (Mohammed Moulessehoul) que habiendo escrito varias novelas previas decide ocultar su identidad bajo un pseudónimo que le evite la necesidad de autocensura. Es menos claro por qué elige este pseudónimo femenino, aunque según sus palabras es en primer término un homenaje a su mujer, de la que toma dos de sus nombres, y en un plano más general a todas la mujeres argelinas que según sus propias palabras son capaces de mantener una llama de esperanza en un país desesperado.

Podemos imaginar la calurosa acogida de Yasmina por parte de los lectores franceses, que se trocó en desconfianza hacia Mohammed cuando éste decidió desvelar su indentidad, abandonar el ejército argelino y dedicarse definitivamente a la literatura; no fue menos incomprendido por sus compatriotas.

Esta novela no es la más conocida, ni la más premiada. Ha sido eso sí mi primera aproximación a este autor, hijo de una beduina y de un enfermero oficial del ejército de liberación nacional argelino, y que estudia impelido por su padre en la Escuela Nacional de Cadetes de la Revolución.

En su novela autobiográfica El Escritor narra sus duras experiencias familiares y escolares en la Escuela de Cadetes de la Revolución. Con este libro descubrió su identidad al gran público. Personalmente me parece más auténtica que La ecuación de la vida… más sentida. Las experiencias infantiles en el mundo árabe pueden ser tremendas, bien me acuerdo de El Pan a Secas de Mohamed Chukri. Esta es menos desoladora y quizás por eso más reconfortante.

Mohammed Moulessehoul expresa su admiración por la mujer argelina (esto sin duda le honra), yo preferiría que ellas no tuvieran que serlo tanto.

Yasmina Khadra en la Biblioteca de la UPM

Vive cada día como si fuera el primero

y olvida tus pesares y fechorías,

Vive cada noche como si fuera la última

pues nadie sabe del próximo día.

Fotografía de Mohammed Moulessehoul

De Balzac… al ojo de jade (retales de Laogais). Dai Sijie, Diane Wei Liang

Las dos novelas qCubierta de Balzac y la joven costurera china, Dai Sijieue se citan en esta reseña son de géneros muy distintos: narrativo costumbrista la primera y policiaca la segunda, aunque las dos parecen incluir pinceladas autobiográficas de los autores DAI SIJIE -1954-DIANE WEI LIANG1966-) y ambas hacen referencia sin acritud al impacto que los centros de re-educación tuvieron sobre ellos. En la primera el autor es enviado al Laogai en su juventud donde permanece durante cuatro años, mientras que la segunda nace en uno de ellos y lo abandona en su tierna infancia de manera que los recuerdos que llegan a ella son indirectos.

El autor de Balzac y la joven costurera china es asimismo director de cine y ha llevado a la gran pantalla esta novela de manera magistral (pincha aquí).

Destila amor por la literatura (especialmente la francesa del siglo XIX como Balzac y Flaubert), y sobre el poder de ésta para proyectarnos más allá de nosotros mismos. ¿Qué impacto puede suponer Madame Bovary para una pequeña costurera de un entorno rural chino? ¿son experiencias transferibles?

Reconozco que cuando leí esta novela hace algunos años (Ed. Salamandra, 2000) acabé algo molesta con los protagonistas masculinos que me resultaron unos bobos, engreídos, e inconsecuentes… verosímiles; el ritmo y la belleza plástica me subyugaron. Ahora que he descubierto la película, me ha sorprendido su capacidad de reproducir las imágenes que se habían impreso en mi imaginación.Cubierta de El ojo de jade, Diane Wei Liang

El ojo de jade (Ed. Siruela, 2007) es una novela de detectives en un ambiente local. Transcurre en Beijing, en una China actual inmersa en la vorágine del desarrollo económico con sus desigualdades y contradicciones. Probablemente tiene menos valor literario que la primera, pero es entretenida e interesante por los detalles que aporta de la situación actual en China y sus retazos históricos.

Ninguno de los dos autores reside actualmente en este país, el primero se ha radicado en París y ha adoptado el francés como su lengua de escritura. Diane Wei, 12 años más joven, participó en los movimientos universitarios que terminaron los incidentes de la plaza de Tian’anmen, se trasladó a USA donde cursó estudios universitarios, residiendo posteriormente en Gran Bretaña.

Los laogai fueron creados en China en 1949 por Mao Zedong para recluir a los disidentes políticos y a los delincuentes comunes y promover su rehabilitación por medio del trabajo. Según la agencia EFE, en septiembre de 2012 a raíz de la detención en un Laogai de una mujer que protestó públicamente por la violación de su hija, más de 7.000 personas en China, entre ellas renombrados escritores y empresarios, firmaron una carta abierta pidiendo su fin. A principios de enero de este año, el régimen chino ha comunicado su intención de cerrarlos a corto plazo aunque aún sin determinar, el cierre podría ser votado y aprobado en el plenario anual de la Asamblea Nacional Popular (ANP, Legislativo), en marzo próximo.

Dai SijieDiane Wei Liang

Ambas novelas han sido publicadas en bolsillo: Ed. Quinteto (2005), y Ed. Debolsillo (2011)

Dai Sijie en la Biblioteca de la UPM

Los amores de Nikolai, Marina Lewycka

Los amores de Nikolai

(hours and hours and hours writing and re-writing)

Marina Lewycka

A caballo entre la ficción y la autobiografía, este libro nos descubre a una familia de origen ucranianoCubierta de Los amores de Nikolai, Marina Lewycka que se instala en Inglaterra tras la segunda guerra mundial. La acción transcurre, sin embargo, en un tiempo reciente con un padre viudo y anciano que se enamora de una compatriota joven, dando lugar a toda una serie de peripecias a ratos risibles, y en ocasiones con tintes amargos aunque contadas siempre en clave de humor.

La vida en los suburbios de Sheffield queda muy bien retratada y nos devuelve imágenes post-industriales tipo Full Monty contrapeadas con la imagen más amable de una ciudad universitaria, profesora universitaria es asimismo la narradora de esta historia que no su autora.

El padre y protagonista principal es un excéntrico ingeniero, inventor en sus ratos libres con más de 15 patentes a sus espaldas, y una obsesión por los tractores y el efecto de la mecanización en Ucrania sobre la calidad ambiental. Aspecto que da título a la versión inglesa del libro: A short story of tractors in Ucrania; este personaje comparte detalles biográficos muy nítidos con su padre.

El choque cultural entre el Este y el Oeste, y el conflicto generacional, no sólo con el padre sino de las hermanas entre sí, son el marco narrativo de un libro que te atrapa desde el principio. Lo he puesto a disposición de una variedad de amigos y conocidos con gran disfrute por parte de todos ellos.

Marina Lewycka nació en un campo de refugiados en Alemania en 1946, y vive en Inglaterra desde su infancia.  Adolescente conflictiva, estudiante universitaria en el 68, realizó estudios de lingüística inglesa, e inició un doctorado en literatura que abandonó. Vivió como ocupa, y ha tardado muchos años en  hacerse famosa como escritora. Es precisamente esta novela, de elevado contenido autobiográfico, la que le ha permitido dedicarse a la literatura de manera profesional desde 2005.

Este libro nunca se ha llegado a publicar en Ucrania (en un extraño ejercicio de autocensura) aunque se ha traducido a multitud de lenguas.

Fotografía de Marina Lewyka

Marina Lewycka en la Biblioteca UPM

Un hombre para la eternidad

Tomás Moro. Hans Holbein

A man for all seasons. Un hombre para la eternidad

(Fina estampa caballero)

La primera y segunda líneas de esta reseña corresponden a la misma película (dirigida por Fred Zinnemann, basada en la obra teatral homónima de Robert Bolt adaptada al cine por él mismo en 1966); por eso la traducción importa, y en muchos casos se convierte en imposible.

La sinopsis que encontramos en internet es sencilla: Sir Thomas More, gran humanista (“Utopía”, 1516), ferviente católico y hombre de confianza del monarca, se encuentra en una encrucijada: ¿debe actuar de acuerdo con su conciencia, arriesgándose a ser tachado de traidor y ejecutado, o debe ceder ante un rey que no tiene ningún reparo en adaptar la ley a sus necesidades?

La plétora de personajes es espectacular: Paul Scofield (Sir Thomas More), Wendy Hiller (su doliente esposa que se negó a aprender a leer por el riesgo que comportaba, y del que quería proteger a su familia), Susannah York (la hija bien amada con una educación sin parangón en su época y que se debate entre el cariño y devoción a su padre, y el amor a su esposo), y así seguiríamos un ancho espacio y un largo tiempo, pero es mejor que lo disfruten ustedes que no conviene masticarles a los demás el íntimo descubrimiento.

Un hombre para la eternidad.Por otro lado, tampoco conviene tomarse la vida a la tremenda y podemos acudir a la imagen que Chabuca Granda (María Sueños), en cambio, ofrece de su padre: Fina estampa caballero. Chabuca Granda es una gran desconocida en España pero no en Hispanoamérica, donde es medularmente admirada y podemos disfrutar de una entrevista que nos regala la máquina del tiempo.

Definitivamente, para Fina Estampa la de Sir Thomas More

Fred Zinnemann en la Biblioteca UPM

Tomás Moro en la Biblioteca UPM

La residencia de estudiantes, Yoko Ogawa

Yoko Ogawa

Entre el  intimismo y el suspense

La residencia de estudiantes es uno de los últimos relatos de Yoko Ogawa publicado en castellano. Lectura para una tarde estival (corta), curiosa manera de generar suspense (casi terror) a partir de un sencillo suceso familiar.Cubierta de La residencia de estudiantes, Yoko Ogawa

Escogí este relato como un impulso inconsciente, basado en una novela previa de la autora: La fórmula preferida del profesor. Esta última deliciosa, podrá paladearla por más tiempo. Es curiosa la manera que tiene la autora de invocar curiosidades matemáticas en clave de intriga: imagine un anciano profesor que, a consecuencia de un infortunado accidente, dispone de una memoria volátil (80 minutos) que le obliga a colgarse de la ropa instrucciones para la vida diaria; imagine que acude a cuidarlo una asistenta (madre soltera), y cómo se va generando un clima de confianza y confidencia entre el hijo de ésta al que llamará root (raíz cuadrada) y el profesor, que a su vez sorprenderá por su agitada vida anterior.

El ritmo de ambas historias está francamente conseguido, te atrapa suavemente dejando un buen sabor de boca; no todas sus novelas provocan esta dulce sensación pues puede ser durísima cuando se lo propone.

Cubierta de La fórmula preferida del profesor, Yoko OgawaLa biografía de la autora no parece indicar la fuente del interés matemático, pero rebuscando encontramos una interesante colaboración con el matemático nipón Masahiko Fujiwaraha, especialista en ecuaciones diofánticas (véase el tradicional problema de los monos y los cocos para quien quiera entretenerse y recordar ejercicios con aroma secundaria no exentos de complejidad).

La fórmula preferida del profesor ha sido llevada al cine: the professor and his beloved equation por el director nipón Takashi Kako, aunque no ha sido difundida en España y no está disponible en castellano (sí en versión subtitulada al inglés). Aun así algunos de sus fotogramas (acceder al vínculo anterior) nos transportan fácilmente al ambiente del libro, y el tema musical de la película es increíble. La mencionada página web: cine y matemáticas, nos ofrece para terminar esta acertada cita de William Blake:

Fotograma de The professor and his beloved equation, Takashi Kako

Ver el mundo en un grano de arena,

y el cielo en una flor silvestre.

Tener el infinito en la palma de la mano

y la eternidad en una hora.

Yoko Ogawa en la Biblioteca UPM

Mary Wollstonecraft

If women be educated for dependence;

that is, to act according to the will of another fallible being, and submit,

Mary Wollstonecraft

right or wrong, to power,

where are we to stop?

 

Si las mujeres fueran educadas para la dependencia

es decir, para actuar de acuerdo con el deseo de otro ser humano falible, y someterse

de manera correcta o incorrecta, al poder

¿dónde acabaríamos?

 

Mary Wollstonecraft

(27 de abril de 1759 – 10 de septiembre de 1797)

 

Mary Wollstonecraft en la Biblioteca de la UPM

 

1 6 7 8 9 10 11