Her, I am Mother o Ética para máquinas: reflexiones para una noche de Halloween

Jose Ignacio Latorre, catedrático de física teórica de la Universidad de Barcelona y Director del Instituto de Ciencias de Benasque Pedro Pascual, nos ofrece un libro espectacular: Ética para Máquinas (pincha aquí), un relato inquietante digno de una noche de Halloween. Latorre es un científico que, según la glosa que figura en la solapa de su libro, es un experto reconocido en el campo de la física cuántica, con aportaciones en la teoría cuántica de campos y el entrelazamiento.

carátula del libro
imágen del autor

Si a pesar de este prólogo de horror, seguimos adelante con esta reseña, descubriremos que el título es un guiño para rememorar: Ética para Nicómaco (Aristóteles), o Ética para Amador (Savater). Ambos libros escritos por filósofos (salvando la distancia sideral) y ambos dirigidos a sus hijos. Podríamos por tanto pensar que Latorre propone considerar a las máquinas hijos o herederos culturales de la Humanidad.

Ética Nicomaquea

La idea fundamental podría resumirse en: ¿pueden tener las máquinas un sentido ético?, ¿podrán ellas en su caso sustituir a la Humanidad, cuando ésta se extinga?

Quizás antes de sumergirnos en este texto (que por otra parte es de una lectura sencilla y muy entretenida) merezca también el disfrute (que no la pena) de visualizar los trailers de Her, Ex Machina y I am Mother, que son respectivamente dos películas y una serie de Netflix que ahondan este dilema particular.

Abramos entonces la caja de Pandora, y que comience el debate, feliz Halloween

Her película
I am mother Serie Netflix

ex machina
cita final

4 comentarios

  • José Alejandro Martínez
    José Alejandro Martínez

    Permitidme añadir la sugerencia de A.I. Artificial Intelligence, para mí una obra maestra, dirigida por Steven Spielberg.

  • Pilar Alvarez del Valle

    tomo nota 🙂

  • Pilar Alvarez del Valle

    Jo…acabo de re-visualizar “the imitation game”, y me ha dejado helada el carácter visionario de Turing, y sobre todo su vulnerabilidad personal y fortaleza interior. No podía dejar de comentarlo

    Feliz tarde

    • José Alejandro Martínez
      José Alejandro Martínez

      La peli me gustó. Buena ambientación histórica, además. Da la impresión de que Turing fue una de esas personas para quienes una herida emocional originaria actúa como palanca, acicate y motivación. Una pena que tuviera que desenvolverse en un medio social horrendo en tantos aspectos. Saludos desde la calle Alan Turing.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *