Asesinato en la catedral de T.S. Eliot

  

   Asesinato en la catedral

   T. S. Eliot

   Ediciones Encuentro

    

 

 

 

 

     Por corto tiempo el hambriento halcón

     tan sólo se remonta y planea, revoleando,

     esperando una excusa, un pretexto,  la ocasión oportuna.

     El fin será sencilla, repentino, enviado por Dios.

     Mientras tanto, la sustancia de nuestra primera acción

     Hecha estar de sombras, y lucha será con las sombras.

     Más duro será el intervalo que la consumación.

     Todas las cosas prepararán el acontecimiento. ¡Cuidado!

Tal día como hoy del año de Señor de 1170, cuatro caballeros,  Reginald Fitzurse, Hugo de Morville, William de Tracy y Richard Brito, cuatro hombres de armas del Rey Enrique II de Inglaterra,  acudieron a la catedral de Canterbury.  Entraron con las armas prestas. Respondían con su presencia en ese  lugar a  las palabras del Rey. “¿No hay nadie entre mis servidores que vengue la afrenta que me inflige este miserable sacerdote?”. Ese clérigo es Tomás Becket.

    Caballeros

¿Dónde está Becket, el traidor al rey?

¿Dónde está Becket, el sacerdote entrometido?…

    Tomás

El hombre justo

Es como el león denodado, que ignora el miedo.

Aquí estoy.

No soy traidor al rey. Soy sacerdote.

Un cristiano salvado por la sangre de Cristo,

dispuesto a sufrir con mi sangre.

El signo de la Iglesia es siempre

el signo de la sangre. Sangre por sangre.

Su sangre fue dada para rescatar mi vida,

mi sangre es dada en pago de su muerte.

Mi muerte por su muerte.

Tomás Becket, Arzobispo de Canterbury y antiguo Canciller está enfrentado a Enrique II. El antiguo amigo se convierte en feroz enemigo. El compañero de juergas y principal valedor de las ideas del rey  que le llevo a ser nombrado Canciller de Inglaterra ha cambiado desde su nombramiento como arzobispo. Se convierte en acérrimo defensor de la libertad de la Iglesia frente al poder real. Becket se niega a ratificar las Constituciones de Clarendon en la que el rey pretendía subordinar la justicia de la Iglesia a la justicia real. Eso no lo puede soportar el rey. TS Eliot nos cuenta sus últimos días en los que Becket presiente su final y lo acepta como testigo de  Dios.

Becket-9220-CEn 1964 bajo la dirección de Peter Glenville, Richard Burton como Becket y Peter O’Toole como el rey Enrique llevaron a la pantalla la vida arzobispo.

¿Quién en el mundo llorará y se regocijará por una misma razón? Porque o el gozo habría de ser reprimido por el dolor, o el dolor será ahuyentado por la alegría. Más sólo en nuestros misterios cristianos podemos llorar y regocijarnos a un tiempo por la misma razón.

Tomás Becket murió a la hora de vísperas, al pie del altar dedicado a San Benito en la catedral de Canterbury, el martes 29 de diciembre de 1170

Thomas Stearns Eliot nació en la ciudad de San Luis, Estados Unidos, en 1888 y murió en Londres en 1965.

 

 

T.S. Eliot en la Biblioteca Universitaria UPM

 

 

 

3 comentarios

  • pilar alvarez del valle

    Espectacular película. La he visto por internet y es increible  :). Me ha recordado a A man for all seasons https://blogs.upm.es/nosolotecnica/2012/10/18/un-hombre-para-la-eternidad/ 

    No sé que tenías in mente al hacer la reseña, pero ha sido un momento afortunado

    Feliz año, Best wishes

  • Mejor no sepas lo de mi mente…A man for all seasons es una estupenda pélicula también con el otro Tómas famoso. En esa pelicula todos los actores estan de fabula, desde Paul Scofield como  Tomas Moro, hasta a Orson Welles como Cardenal Wosley. Es curioso que tanto Becket como Moro acabasen igual y por motivos de desavenencias con el rey.

  • José Alejandro Martínez
    José Alejandro Martínez

    También tengo un recuerdo deslumbrante de Becket-película. O'Toole bordaba los papeles turbios. Muy buen rescate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *