Cine clásico en la UPM: Vacaciones en Roma. William Wyler. 1953

Cartel de Vacaciones en Roma

Vacaciones en Roma (Roman holiday). Estados Unidos, 1953 (113 minutos). Director: William Wyler. Intérpretes: Gregory Peck, Audrey Hepburn, Eddie Albert. Paramount Pictures.

Es sin duda una de mis películas favoritas. Se trata de la maravillosa “Vacaciones en Roma”, de William Wyler. Es lo que se denomina una “comedia romántica clásica”, género en el   que  el cine estadounidense ha sido (y sigue siendo) un maestro.

Una joven princesa cansada de los protocolos y obligaciones cortesanas  huye del palacio donde se aloja en Roma en visita oficial para visitar la ciudad de incógnito. Pasea sin rumbo por las calles y se encuentra con Joe Bradley, un periodista americano que,  viendo la posibilidad de una exclusiva para su periódico, finge desconocer la identidad de la princesa y  la acompaña galantemente por toda la ciudad. Se trata de Audrey Hepburn y Gregory Peck: palabras mayores. Y  lo que empezó siendo una aventura interesada acaba en…. (tendréis que verla para saberlo).

Escena de la película. Descubriendo a la princesa

La elegancia de la cámara de Wyler , que sigue a sus personajes como de lejos, y el guión de  John Dighton e Ian McLellan Hunter (sobrenombre utilizado por  Dalton Trumbo, por estar en la lista de la Comisión Warren de delitos antiamericanos)  hacen el resto.

Y que se puede decir de Audrey Hepburn y Gregory Peck, dos actores que hagan lo que hagan llenan la pantalla. Peck, en esta película ya era una estrella consagrada y en el cartel de la película su nombre tenía más importancia que el «presentando a Audrey Hepburn». Cuando acabó el rodaje, Peck llamó a su agente e hizo que le dieran la misma importancia a los dos nombres. Peck predijo que ella ganaría el Óscar, como efectivamente ocurrió. La película además se llevó otros dos Oscars: argumento original y vestuario.

Hay escenas que se quedan en la retina para siempre:  la visita a la “Bocca della Verità”, la escena en el embarcadero,  la vuelta por Roma en Vespa, la escena final….. Cada vez que la veo, contengo el aliento y espero, como hace  Gregory Peck,  que acabe la audiencia de la princesa con la prensa (quien la haya visto sabe de lo que hablo. Los que no, cuando la vean, lo entenderán). Como curiosidad decir que entre los periodistas que aparecen acreditándose hay uno del Abc  y otro de La Vanguardia.

Paseo en Vespa por Roma
 

 

Roma no podía salir más bonita. W. Wyler no quiso rodar en decorados sino en escenarios reales y retrata una ciudad preciosa, que se convierte en la tercera protagonista. Roma, en blanco y negro, de día y de noche.

Rotulo Via Margutta

Calle donde vive el periodista Joe Bradley

De verdad, si os gusta el cine y queréis disfrutar con una buena película, no dejéis de verla.

Ésta y otras películas de W. Wyller en la UPM.

 

4 comentarios

  • Evelio Montes López

    María, muchas gracias por la reseña. Uno es fan de”Vacaciones en Roma” (como de otras películas clásicas, imprescindibles, que has comentado en NST), que ocupa un puesto de honor en la mitología cinematográfica. Siempre que voy a Roma, al regreso me pongo la película, que cada vez encuentro más fresca. Como dice una amiga mía: Hepburn y Peck, ¡están para comérselos! (Cada quien que se coma al que prefiera, claro; o a los dos).Y William Wyler, ¿qué? Un cineasta de fuste, mal que les pesase a los de la Nouvelle Vague. Truffaut le descalificaba, indirectamente, despreciando a “esos directores que podían cambiar de género a cada película que les encargaba el estudio”. Bueno, ¿y qué? A ver quién ha hecho “La loba”, “Cumbres borrascosas”, “Ben Hur”, “Horizontes de grandeza”, “La calumnia”, “El coleccionista”, “Los mejores años de nuestra vida”, “La heredera”, “Brigada 21”, “La señora Miniver”… Y eso, por citar sólo algunas de las más conocidas del público hispano de cierta edad. Pero en “Vacaciones en Roma” lo bordaron todos. ¿Habéis visto como se presenta a la princesa el ilustre Julián Cortés-Cavanillas, mítico corresponsal de “ABC”en Roma? Se inclina, y dice: “Cortés-Cavanillas, ABC”. ¡Una película deliciosa! (Ahora mismo me la pongo otra vez). ¡Gracias!

  • Evelio, un placer. La verdad es que es de esas películas que, como tú dices, la vuelves a ver y la vuelves a disfrutar. Están todos muy bien. Yo, por Gregory Peck tengo debilidad ( mi Atticus Finch) pero también por Audrey Hepburn. Además hay una colección de secundarios estupendos: el amigo fotógrafo (Eddie Albert), el director del periódico (Hartley Power), el buenazo del casero, el peluquero italiano (Paolo Carlini). De las de Wylder, además de ésta, una de mis preferidas es “Los mejores años de nuestra vida”. Todas estas pelis las vi de pequeña en la tele (efectivamente vamos teniendo una edad) cuando ponían mucho cine clásico, y ahora me doy cuenta de que fue un lujo porque en la tele actual no hay cabida para estas películas (La Sexta Cine cubría en parte este vacío pero la quitaron). Las generaciones jóvenes tiene que verlas porque no deberían perderse estas joyitas. Y doy fe de que cuando las ven las disfrutan. Saludos cinematográficos.

  • José Alejandro Martínez
    José Alejandro Martínez

    Tengo un recuerdo remoto pero muy agradable de esta peli. La Vespa me remite inmediatamente a Caro Diario, de Nanni Moretti, un título que me gusta mucho y que sí tengo más reciente. Ahora me entran ganas de hacer una lectura en parelelo de ambas Vespas. Saludos.

  • Evelio Montes López

    Muchas gracias: el placer es mío. En efecto, el reparto de la película es magnífico. Eddie Albert (claro precursor del Paparazzo de “La dolce vita”) sacrificó su sempiterno “crew cut” (corte de pelo a cepillo), y se dejó una insólita barba para dar mayor verosimilitud a su personaje de fotógrafo bohemio y granuja. Lo de las películas de la tele, ya sabes que se lo debemos sobre todo a un gran programador, José Fernández Cormenzana (1927-2011), que dirigió la programación cinematográfica de TVE entre 1964 y 1972, y nos regaló aquellos estupendos ciclos, entre otros: “Su nombre es Bogart”, “Recordando a Gary Cooper”, “Marylin Monroe”, etc. En cuanto a Gregory Peck, el American Film Institute le eligió “Héroe cinematográfico estadounidense” por antonomasia, seguramente por su Atticus Finch de “To kill a mockingbird”: Harper Lee, la autora de la novela, dijo que Peck se había interpretado a sí mismo. ¡Le perdonamos haber hecho de hermano canalla de Joseph Cotten en “Duelo al sol”! Por cierto que, en el rodaje de “Roman Holiday” conoció a la que fue su esposa hasta el fin de sus días. A Mr Wyler también se le puede perdonar que, al final de su carrera, dirigiese a Barbra Streisand en “Funny Girl”, premiada con el Oscar por esta actuación, galardón que igualmente obtuvieron muchos otros actores dirigidos por Wyler. Las nuevas generaciones ahora tienen un mayor legado cinematográfico a sus espaldas: antes, las listas eran cortas y muy cerradas: “La quimera del oro”, “Iván el Terrible”, “El maquinista de la General”, “Centauros del desierto”… Ahora las preferencias pueden ser más discutibles, pero con los clásicos siempre se acierta. ¡Y desde luego que los disfrutan!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *