“1864” (la serie)

 

Cartel de la serie 1864

 "1864" (serie de televisión)

 

Esta vez mi recomendación es para una serie de televisión, una serie histórica danesa: “1864” que narra la “Guerra de los Ducados”. Escrita y dirigida por Ole Bornedal, está inspirada en la novela de Tom Buk-Swientys, Slagtebænk Dybbøl y en el testimonio de cientos de cartas de soldados reales. Es una serie de ocho capítulos y es la producción de televisión más cara de la historia de Dinamarca. Se estrenó el 12 de octubre de 2014 en la cadena pública Danmarks Radio, el 150º aniversario de esta guerra.

Pero ¿qué fue “la Guerra de los Ducados”? Fue un cruento conflicto militar en el que Dinamarca luchó contra la Confederación Germánica (Prusia y el Imperio austríaco). Una guerra que duró casi nueve meses y que perdió Dinamarca, obligándola a ceder el control del ducado de Schleswig que quedaría anexionado al de Holstein. Los daneses, pese a sus esperanzas de victoria y un ambiente generalizado de euforia bélica, fueron masacrados sin piedad. Aquella guerra dejó una profunda huella en la memoria histórica del país. Tras ella, Dinamarca adoptó una política de neutralidad que mantuvo durante la Primera Guerra Mundial.

La serie nos cuenta la historia de dos hermanos nacidos en una gran hacienda, Laust y Peter Jensen, que terminan sirviendo como soldados en esta guerra y de Inge, la hija del administrador de la granja, cuyo destino está unido al de los dos hermanos. Ellos representan a los daneses de a pie de la época, irresponsablemente conducidos a una carnicería frente a uno de los ejércitos más poderosos de Europa. También aparecen los aristócratas, fervientes defensores de la guerra y del honor danés, como el barón, propietario de la hacienda y su hijo, Didrich, que también irá a la guerra aunque en calidad de oficial, uno de los personajes más complejos e interesantes de la historia.

Fra forposterne 1864, de Vilhelm Rosenstand, cuadro que aparece en la introducción de la serie.

Fra forposterne 1864, de Vilhelm Rosenstand, cuadro que aparece en la serie.

¿Por qué recomendar una serie sobre un hecho que nos pilla tan lejos y de un asunto que nos es tan ajeno? Porque es una serie histórica muy bien contada y hace una recreación histórica impecable del ambiente político del momento, de la sociedad y sus conflictos.  También porque está muy bien hecha, manufacturada con un cuidado propio de producciones cinematográficas. 1864 no es una sólo una serie bélica. La primera secuencia de batalla no aparece hasta el cuarto episodio, si bien es cierto que en los siguientes capítulos la guerra empieza a acaparar mucho metraje (sobre todo el quinto, sexto y séptimo). La recreación de la batalla de Dybbol es estremecedora, realista y tremenda (igualable en impacto a la escena del desembarco de Normandía de otra excelente película de guerra “Salvar al soldado Ryan”).

De manera muy breve, tenemos representados a conocidos personajes como el implacable Otto von Bismarck y su emperador Guillermo I, la sinuosa reina Victoria de Inglaterra (gran secuencia la suya), el ministro británico Lord Palmerston, e incluso el famoso escritor de cuentos Hans Christian Andersen.

Un acierto el tema musical principal de la serie, de Marco Beltrami.

Otro detalle importante. Hay que verla en versión original (subtitulada) porque un mérito de esta serie es que se respetan los idiomas de los personajes: los prusianos hablan alemán, los gitanos hablan romaní, los ingleses hablan inglés y los daneses usan el danés; reflejando una realidad, como cualquier otra, de la época histórica en la que nos encontramos.

 

 

9 comentarios

  • Excelente recomendación, magnífica mini-serie, que confirma, una vez más, el desplazamiento del centro de gravedad cinematográfico a la producción televisiva seria y rigurosa. Destaco la crítica de Emilio de Gorgot en la revista “Jot Down”:
    http://www.jotdown.es/2015/01/series-recomendables-18
    Para los que quieran verla a su aire, la distribuidora A Contracorriente Films la comercializa en DVD y Blu-ray.

  • Hola Evelio.
    Me alegro que te guste la serie. Para mí fue una sorpresa. También estoy viendo otra serie danesa “Borgen” bastante distinta porque trata de la vida política actual en Dinamarca a través de su primera Ministra. Empezó bien pero a la altura del cuarto capítulo para mí está flojeando.
    Las series son un buen filón a explotar como alternativa al cine.
    Saludos.

  • ¡Hola, María! “Borgen” está muy bien, sí. Creo que lo que tanto ponderan crítica y aficionados no es que las series sean una alternativa al cine, sino justamente, que son cine; el cine que, sobre todo por razones de producción y formato, no se ve en las grandes pantallas. Insisto en que habría que distinguir entre series y mini-series, sobre todo si se trata de considerarlas un filón (ya sé que te referías a filón para los espectadores). Algunos seriales (en el sentido más tradicional) son un filón, otros no pasan de la primera temporada. En cualquier caso, para los espectadores es agotador, sobre todo cuando se ven cinco temporadas en un fin de semana. ¡Glup!

  • Sí, muchas veces dan ganas de pegarse un atracón y ver todos los capítulos de una sentada con palomitas. Series estupendas para mí: Walking Dead (un poco friki, lo reconozco), Breaking bad, The wire, Lost. Otras,Frasier o Friends, las vuelvo a ver pasado un tiempo. Clásicas: Urgencias, Retorno a Brideshead, Doctor en Alaska. Españolas que me están gustando: El Ministerio del tiempo, creo que matiene un buen nivel. Las series y mini-series son una buena alternativa a una televisión diaria que, salvo excepciones, oferta poca cosa interesante. Aunque, por supuesto, el cine siempre será el cine e ir a uns Sala, sentarte y disfrutar de una película es todo un placer. Saludos.

  • Bueno, puestos a enseñar cartas, ahí va mi baza:
    -Antiguas: Misión: imposible, El túnel del tiempo, Ladrón sin destino, El hombre del maletín, y, por supuesto, Los vengadores, El prisionero, Cita con la muerte, y El Santo. ¡Ah, y McMillan and Wife! ¡Pero qué antiguo que soy!
    -Modernas: A dos metros bajo tierra, El ala oeste de la Casa Blanca, En terapia, Anatomía de Grey, Homeland… Y ya no doy más de sí.
    -Miniseries: Band of Brothers, The Pacific…

  • José Alejandro Martínez
    José Alejandro Martínez

    Más arqueología: Los Intocables, con Robert Stack; y las series de marionetas de Gerry Anderson, en especial Thunderbirds.

  • Prehistoria: Supercar (Gerry Anderson); Rompeolas (Surfside 6); 77 Sunset Strip; Intriga en Hawai (Hawaian Eye); Bronco; Cheyenne; Bonanza… Y Jim West, Daniel Boone, Mannix…
    Y un poco de bibliografía: “La loi des series”, de François Julien; “Petit éloge des series télé”, de Martin Winckler… La bibliografía francesa es especialmente interesante (con permiso de la excelente profesora e investigadora Concepción Cascajosa Virino), porque el revival de todas esas series viejunas empezó en Francia (que nos dio el magnífico “Belphegor”, que tuvo a toda España pendiente), primero con las bandas sonoras (sintonías), en seguida con la edición de culto en VHS de “Chapeau melon et bottes en cuir” (Los Vengadores).
    Y no nos olvidemos de “Star Trek”: las primeras palabras que pronunció el hijo de una amiga mía, estadounidense, no fueron ajo, papá o mamá, sino: “…where no man has gone before”.

  • Un buen espectáculo! Voy a darle 8 de los 10 puntos! Ole hizo un buen trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.