Bosquejo del Juicio Universal, Vittorio Amadeo Alfieri

Cubierta de Bosquejo del Juicio Universal, Vittorio Amadeo AlfieriBosquejo del Juicio Universal

Vittorio Amadeo Alfieri (1749-1803)

2012

Este escueto libro (71 páginas), en formato pequeño (precioso), fue escrito por Vittorio Amadeo Alfieri en 1775 cuando tenía 25 años, 14 años antes de la toma de la Bastilla. Hijo de familia noble e ilustrada es autor de múltiples tragedias en verso, así como de numerosos ensayos.

Este libro, en cambio, presenta el diálogo entre Dios y las almas que van llegando a su presencia para ser juzgadas.

Algunos críticos le atribuyen ser el precursor del romanticismo en Italia, mi conocimiento no alcanza para tanto. Lo que a mi parecer está claro es que siendo ingenioso y satírico, no es malvado; y, permitiéndose muchas licencias, no creo que haya alma sensible que no lo encuentre plagado de estereotipos humanos (denominados asépticamente almas), espectacularmente caracterizados; personajes que van presentándose ante la corte celestial (fundamentalmente Dios, Hijo y Espíritu Santo), que a su vez dialogan entre ellos, así como con algún que otro arcángel (Rafael, Gabriel), y recibiendo el premio, aprecio o desprecio (a veces gordo) según la calidad de su sendero vital.

Vittorio Amadeo AlfieriEstoy convencida de que a estas alturas de la reseña algunos considerarán: “esto no es para mí”. Yo misma estaría de acuerdo si no fuera porque lo compré en un saldillo: 2 libros por 4 euros, a pesar de haber sido publicado por primera vez en castellano en 2012 en una edición de 500 ejemplares a cargo de Sd-edicions. Por eso, y por haberme sentido un poco avergonzada de haber pagado tan poco por tanta diversión y sano entretenimiento, he decidido hacer esta reseña; como decía Machado sólo el necio confunde valor y precio.

El título mismo: Bosquejo del Juicio Universal dice mucho del autor, pues incluir simplemente Juicio Universal apabulla, pero si sólo es un bosquejo… pues claro, la cuestión cambia y hace gracia… más gracia.

El destino de esta obra fue una representación teatral privada planeada para una de las reuniones de los sansguignon (sin-prejuicios) que era un pequeño círculo literario que se reunía en el domicilio del poeta. Alfieri escribía en francés (lengua materna de esta obra) por considerarlo en la época la lengua franca.

Pongamos algunos ejemplos de las sanciones del magistrado universal (Dios):

respecto al juicio de un Rey (cualquiera), Dios responde: “Los reyes aunque mediocres, se están convirtiendo en algo tan raro que haya que alentarlos con recompensas que en rigor no merecen”

mientras que en referencia a un Ministro (genérico) sanciona: “No lo inscribáis en ningún sitio, lo condeno a pasar su vida en un banco de escuela repitiendo el ABC”.

Portada de ejemplar de tragedia en verso de V.A. Alfieri

Bosquejo del Juicio Universal

Este es escueto libro (71 páginas), en formato pequeño (precioso), fue escrito por Vittorio Amadeo Alfieri a los 25 años, hijo de buena familia y escritor de múltiples tragedias en verso, así como numerosos ensayos. Algunos críticos le atribuyen ser el precursor del romanticismo en Italia, mi conocimiento no alcanza para tanto. Lo que a mi parecer está claro es que siendo ingenioso y satírico, no es malvado; y permitiéndose muchas licencias no creo que haya alma sensible que no lo encuentre plagado de estereotipos humanos espectacularmente caracterizados; personajes que van presentándose ante la corte celestial: fundamentalmente Dios, Hijo y Espíritu Santo (que a su vez dialogan entre ellos), así como algún que otro arcángel (Rafael, Gabriel), y recibiendo el premio (a veces gordo) a la calidad de su sendero vital.

Estoy convencida que a estas alturas de la reseña algunos considerarán: “esto no es para mí”. Yo misma estaría de acuerdo si no fuera porque lo compré en un saldillo de 2 libros por 4 euros (a pesar de haber sido publicado por primera vez en castellano en 2012 en una edición de 500 ejemplares). Por eso y por haberme sentido un poco avergonzada de haber pagado tan poco por tanta diversión y sano entretenimiento he decidido hacer la reseña; como decía Machado sólo el necio confunde valor y precio.

El título mismo: Bosquejo del Juicio Universal dice mucho del autor, pues incluir simplemente Juicio Universal apabulla, pero si sólo es un bosquejo… pues claro la cuestión cambia y hace gracia… más gracia.

El destino de esta obra fue una representación teatral privada planeada para una de las reuniones de los sansguignon (sin-prejuicios) que era un pequeño círculo literario que se reunía en el domicilio del poeta. Alfieri escribía en francés (lengua materna de esta obra) por considerarlo en la época la lengua franca.

Pongamos algunos ejemplos. Respecto al juicio de un Rey (cualquiera), Dios responde: “Los reyes aunque mediocres, se están convirtiendo en algo tan raro que haya que alentarlos con recompensas que en rigor no merecen”; mientras que en referencia a un Ministro (genérico) sanciona: “No lo inscribáis en ningún sitio, lo condeno a pasar su vida en un banco de escuela repitiendo el ABC”.

Un comentario

  • José Alejandro Martínez
    José Alejandro Martínez

    ¡Qué razón lleváis en lo de la confusión entre valor y precio! Extensible a la que se suele establecer entre contenido y continente. Por los indicios Alfieri debía ser un tipo listo que no caería en estos errores. Gracias por el “bosquejo”, los saldos son a veces una verdera caja de sorpresas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *