Los eclipses españoles. Los eclipses de sol de 1900, 1905 y 1912. Exposición.

Los eclipses españoles.

Los eclipses de sol de 1900, 1905 y 1912.

Exposición bibliográfica.

Universidad Politécnica de Madrid, 2009.

Los tres primeros eclipses totales de sol del siglo XX son conocidos internacionalmente como los eclipses españoles. La razón es que nuestro país fue reconocido como unos de los mejores lugares para observarlos de toda Europa, esa circunstancia hizo que vinieran a verlos científicos del mundo entero convirtiéndose en tres acontecimientos decisivos para el desarrollo de la astronomía española.

Desde mediados del siglo XIX la astronomía había tenido un enorme desarrollo. Lo explican por una parte la introducción de la fotografía en la observación astronómica, lo que permitió ver más allá de lo que veían los ojos y conservar las visualizaciones, y por otro la aparición de asociaciones de aficionados a las ciencias en general y a la astronomía en particular por todo el mundo. La British Astronomical Association (1890) y la Societé Astronomique de France (1876) propiciaron la difusión de noticias sobre los eclipses entre los profesionales y los aficionados a la astronomía, desde las condiciones de los viajes hasta los lugares de observación y las posibilidades de alojamiento.

Estos tres eclipses totales de sol fueron por lo tanto una ocasión extraordinaria para los astrónomos españoles. Se anunció que vendrían los más importantes científicos europeos y para estar a la altura y dar una buena imagen de nuestro país se aprovechó para actualizar los equipos de observación. Se crearon nuevos observatorios como el de La Cartuja de Granada en 1902, el Fabra de Barcelona en 1904 y el de Roquetas (Tarragona) también en 1904.

Además se añadía la posibilidad histórica de colaborar con los más importantes astrónomos extranjeros en las observaciones, en la valoración  del material utilizado por unas y otras delegaciones de los observatorios , etc.

La presencia en Elche en el año 1900 para observar  el eclipse, de Camille Flammarión el más popular astrónomo del momento, actuó también como reclamo para muchos otros astrónomos. Le recibió una multitud en el Puerto de Valencia y salió en los periódicos y en las revistas especializadas.

Lugares como Plasencia, Elche, Burgos, Carrión de los Condes, Daroca o Navalmoral de la Mata , entre otros,  se convirtieron durante unos días en centros de reunión de astrónomos españoles y de todas las nacionalidades  que para asombro de los habitantes de aquellos lugares montaron sus tiendas de campaña y sus sofisticados aparatos de observación por huertos y campos dado que las zonas de totalidad, zona de oscuridad, no pasaron por las grandes ciudades del país.

También vinieron observadores individuales, curiosos y turistas. Se fletaron trenes especiales para ir a ver los eclipses como en 1905 para verlo en Burgos. Científicos  importantes, curiosos venidos de lejos y curiosos españoles  se unían a los habitantes del lugar para vivir juntos la emoción de la repentina oscuridad porque como dijo Camille Flamarión:

De todos los fenómenos astronómicos que existen, ninguno ha sorprendido y maravillado tanto a los hombres como los eclipses totales de sol.

 

2 comentarios

  • Antonio Conesa-Morales

    En l900 Camille Flammarion, famoso astrónomo francés, estuvo en Elche, por ser el punto donde se iba a ver y estudiar el Ecipse  solar en mejores condiciones meterologicas. Fue un acontocimiento y vinieron colegas y estudiosos de toda Europa. Un fotógrafo familiar, frances y residente en Torrevieja,me contaba que el acompañó a Flammarión durante su estancia en Elche y lo invitó a comer y visitar el contorno le comentó al fotografo Darblade "que aquí es seguiro que por estar rodeado de estos lagos de Salinas es `seguro que lloverá muy poco, solo cuando tengan viento del mar"  Así ocurre, cuando hablan de lluvia en la Tele,y muestran Alicante y llueve en su norte, pero nunca en Torrevieja. Cofirmado esta anécdota pues estamos mas de un año sin una sola gota. Saludos a mis Ochenta.    

    • María José Rodulfo

      Buenos días.

      Veo que el recuerdo de aquel eclipse sigue vivo en Elche, me alegra, fue efectivamente un acontecimiento muy importante, puso a Elche en las agendas de todos los astrónomos del momento. Flamarión fue un hombre muy popular en su época, lo que hoy llamaríamos un gran divulgador.

       Hay muchas fotos preciosas de aquel día, me gustan especialmente las que  hizo un fotógrafo pionero y muy importante nacido en Monóvar:  Arturo Cerdá y Rico, no se si las conoce. Se ve a vecinos de Elche subidos a las terrados con  cristales oscuros en la mano viendo el eclipse.

      Muchas gracias por su comentario y un saludo muy cordial.

      María José Rodulfo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *