Historias Naturales. Un proyecto de Miguel Angel Blanco

Águila Real, MNCN – CSIC Foto: Pedro Albornoz/Museo Nacional del Prado

Historias Naturales

Un proyecto de Miguel Angel Blanco

 

 

Museo del Prado
Edificio Villanueva, plantas  0, 1 y 2
19 noviembre de 2013-27 abril 2014

 

En el Museo del Prado hasta el 27 de abril se puede vivir una experiencia artística diferente, y emocionante,  gracias al proyecto que ha llevado a cabo el artista contemporáneo Miguel Angel Blanco.

Descubrí su trabajo en 2006 en una exposición titulada Visiones del Guadarrama en la Casa  Encendida de Madrid. Imposible olvidarle.

Se exponía su Biblioteca del Bosque dedicada a la Sierra de Guadarrama. Se trata de una colección de cajas de madera, ya tiene más de mil, en las que ha metido, textualmente, los bosques españoles empezando por la Sierra de Guadarrama. Blanco ha encapsulado los musgos, las semillas caídas en el suelo, el perfil delicado de las hojas y hasta el rocío;  por meter ha metido el perfume del bosque, o lo que es más difícil,  ha logrado que los aromas los ponga el espectador ya conquistado por su magia.

 Estas cajas, no se las pierdan, son, directamente, poesía.

Mi obra nace en el corazón del valle de la Fuenfría, en la sierra madrileña.

 

En el proyecto actual,  Historias Naturales, su trabajo es el de un creador de emociones poéticas, a veces muy fuertes,  que logra relacionando una obra del Museo del Prado con su propia sensibilidad a través de objetos de la naturaleza.

Se exponen 150 piezas, 22 instalaciones, procedentes del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), el Museo de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de  Minas y Energía (UPM) y  del Museo de la Farmacia Hispana (UCM)

Aparecen  por las salas del Museo aminales, minerales y vegetales que adquieren diferentes significados dependiendo de las obras con las que las relaciona Blanco.

 

El Museo del Prado se creó para albergar el Real Gabinete de Historia Natural y este trabajo contemporáneo  es también un guiño a esa idea de Carlos III que pudo haber sido y no fue.

El director del Museo del Prado, Miguel Zugaza, recordaba estos días  como en las Cámaras de las Maravillas estaban juntas las pinturas, los objetos científicos y los animales exóticos  "el prestigio compartido por el arte y la naturaleza, cuando el arte no estaba aislado de la vida, como ahora se nos presenta".

Miguel Angel Blanco no escribe ni pinta, se expresa con otro lenguaje. Su universo es el mundo de la naturaleza, utiliza desde  un águila o un esqueleto de delfín hasta gotas de lluvia fosilizadas.

Mete la vida en el Museo. Trasforma los lienzos, los agiganta, nos los redescubre.

Su sensibilidad nos despierta el cuadro, desvela la intención del pintor, la dimensión del retratado o el verdadero significado de una escultura.

En cada caso el trabajo, la intención y el resultado es diferente.

Esta es una exposición muy seria, en la que nunca he buscado ni una gracia, ni una tontería, y con el lujo de seleccionar desde la excelencia.

 

Posiblemente todo esto suena extraño pero se sorpenderán si se dejan arrastrar por este interesante acercamiento al espíritu de las obras de arte que nos regalan Miguel Angel Blanco y el Museo del Prado.

 

 

Folleto de la exposición.

4 comentarios

  • José Alejandro Martínez
    José Alejandro Martínez

    Fascinante, a ver si tengo tiempo. Y con el Guadarrama por delante: mejor tarjeta de visita imposible.

  • Buenas tardes Mª José,

    Definitivamente tengo que ir. Aunque sólo sea por ver las láminas de Mutis junto al precioso retrato de la Condesa de Chinchón.

    MUCHAS GRACIAS por la información.

    Un saludo,

    Beatriz

  • Javier Vidaltella

    Me parece un buen comentario el tuyo –no he visto todavía la exposición pero tengo mucha curiosidad- la idea de recuperar el espirtu de las WUNDERKAMMER (Gabinetes de las Maravillas) desde hace un par de años es un nuevo trend en varias exposiciones interesantes por los países de centroeuropa.

    La exposición de Blanco en la Casa Encendida tuve por suerte la ocasión de verla y gozarla con muchas calma en la Casa Encendida,me parece extraordinario como extrae la belleza de sus experiencias de la Sierra de Guadarrama –yo haría su obra de enseñanza obligatoria para las escuelas de Madrid –está llena de poesía y de amor a esa Sierra y es una manera muy intensa de disfrutarla.

    Me compré entonces el catálogo, pero las reproducciones no eran muy buenas, si sabes de algún libro bien hecho sobre su obra te agradecería que me pesaras el dato.

  • Evelio Montes López

    Javier: Miguel Ángel Blanco tiene una buena web (que conocerás, http://www.labibliotecadelbosque.net), con una sección bibliográfica en la que se recogen las reseñas sobre su obra, los propios textos del artista, y una relación de sus catálogos publicados, con imágenes de las cubiertas, que puede ser útil para localizar los catálogos con las reproducciones más interesantes, o mejor hechas. Aparte de esto, podemos decirles a los editores de Taschen o Phaidon que le dediquen una publicación en condiciones. Merece la pena que se hiciera con medios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *