PATRIMONIO, URBANISMO Y MEDIO AMBIENTE DEL AULA A LA RED

Servicio de blogs UPM

¿MASIFICACIÓN TURÍSTICA O MALA PLANIFICACIÓN?

| 0 Comentarios

Autor: Carlos López García

España es uno de los destinos favoritos para los turistas por su gastronomía, su belleza y  su buen clima. Entre los lugares favoritos para visitar se encuentran principalmente, las zonas de costa, entre las que destacan la Costa Brava, la Costa Blanca, la Costa del Sol y la Costa Cantábrica, así como las Islas Canarias y las Islas Baleares

 

La población española ronda sobre la cifra de 46.5 millones de habitantes aproximadamente. No obstante, durante los meses vacacionales, es decir, en los meses de junio, julio y agosto, aunque además cabe destacar así mismo  los meses de mayo y septiembre, esta cifra se ve fuertemente incrementada debido a la llagada de turistas sobretodo procedentes de Reino Unido en primer lugar, seguido de Francia, Alemania y Estados Unidos.

 

Es cierto que el turismo ha sido de vital importancia para el desarrollo de la economía española y que a día de hoy es uno de los fuertes económicos en nuestro país ya que constituye un alto porcentaje del PIB (Producto Interior Bruto). Cabe destacar que además genera un alto número de nuevos empleos sobretodo en relación con el sector terciario, con la pega de que en su gran mayoría son empleos temporales. Sin embargo, ¿es realmente esto un avance para nuestro país?

 

En las zonas de alta popularidad entre los turistas es muy común que se produzca lo que se denomina una congestión, provocando una sensación agridulce tanto en los turistas como en los residentes. Esta congestión se conoce también como “turistificación” lo que desemboca en una “turismofobia” y se da a causa de la ruptura del equilibrio entre la ordenación del territorio y el número de turistas. Es decir, el incremento de visitantes es mayor a la capacidad de servicios de la ciudad.

 

España no está preparada para la llegada masiva de turistas, lo que realmente causa un efecto negativo. Playas abarrotadas, atascos kilométricos, hoteles llenos, lo que hace que los turistas se decanten por el alquiler de pisos en las ciudades ya que pueden albergar a más gente por menos dinero. Esto hace que el alquiler de los pisos sea más caro y por tanto que muchos vecinos de la zona se vean obligados a dejar el centro de las ciudades para buscar zonas más asequibles en las periferias. Por otro lado, el overbooking de turistas ha generado un descenso de la calidad de sus restaurantes y así mismo de la calidad de atención al cliente, disturbios nocturnos dificultando la convivencia con los vecinos residentes y la degradación de la naturaleza por la masiva construcción descontrolada son algunos de los problemas más comunes.

 

El incremento de turistas en nuestro país crea nuevas necesidades provocando un impacto territorial ya que se masifica la construcción (afectando a la naturaleza como mencionamos previamente). Algunas de estas necesidades son la obligación de reconectar a España con el resto del mundo por medio de una mejora en los aeropuertos más transitados o crear una red de transportes públicos de manera que los turistas puedan acceder con mayor facilidad a puntos de interés sin verse obligados a alquilar un coche de manera que esto supondría una solución a otro de los grandes problemas, el tema “parking”.

 

Las zonas de playa, suelen verse muy afectadas por este problema ya que en su gran mayoría, las playas más llamativas no se encuentran bien conectadas con los núcleos turísticos provocando así una mayor rentabilidad de coches, lo que supone un plus para la economía española pero así también un plus para la “turismofobia” ya que estos vehículos han de ser estacionados en algún lugar y debido a la carencia de Parking/aparcamientos en las cercanías del sitio de interés, los lugares de estacionamiento son normalmente jardines, aceras o incluso los laterales de las carreteras. Esto supone pues, un círculo vicioso de problemas ya mencionados.

 

Centrándonos más en la zona del norte de España donde la mayoría del turismo procede de ciudades españolas en busca de una buena gastronomía y de la tranquilidad de los pueblos vemos que estos se acaban viendo acusados igualmente por el mismo tipo de problemas.

 

Más en concreto, analizando el pueblo Somo (Cantabria), lugar en el que resido, es un pequeño pueblo costero de mucha tranquilidad y pocos habitantes en invierno, pero toda una revolución en verano. Con la llegada de numerosos turistas, especialmente interesados en el surf y en el turismo de sol y playa, el incremento de la población es astronómico. En cuanto al alojamiento no es tanto la causa del problema fundamental, ya que muchos se hospedan tanto en apartamentos o en campings. No obstante el principal problema se centra en los accesos al pueblo. Somo se encuentra conectado con la capital de la provincia, Santander, tanto por vía marítima como terrestre, sin embargo, los precios son elevados y los horarios limitados lo que supone que los turistas se decanten por utilizar coches para llegar hasta sus playas lo que provoca que las carreteras principales se colapsan en las horas punta, alterando la dinámica habitual de los residentes, así como grandísimos problemas a la hora de aparcar los vehículos. Estos se aparcan en cualquier parte del pueblo, ya sea en aceras, parques, jardines e incluso en laterales de la calzada principal. La disponibilidad de aparcamientos es muy limitada, por eso el ayuntamiento ha pedido la participación de expertos para la redacción de una solución a dicho problema, la cual ha derivado en la construcción de un parking subterráneo en el centro del pueblo, una inversión  desorbitada por el pueblo.

¿Es realmente esta la única solución? Podría realizarse un aparcamiento en explanadas en los aledaños del pueblo, evitando así el trafico en el centro del pueblo, el impacto visual y los atascos a la hora de llegada. Se deberá disponer de un servicio de magdaleno complementario para acercar al pueblo a los turistas, al igual que se usa en otras actividades turísticas como en grandes estaciones de esquí.

Deja una respuesta

Campos requeridos marcados con *.