PATRIMONIO, URBANISMO Y MEDIO AMBIENTE. DEL AULA A LA RED

Otro sitio más de UPM[Blogs], servicio de blogs UPM

EL BOSQUE DE ACERO DE CUENCA

| 0 Comentarios

El bosque de acero es el edificio icono de una gran intervención que se llevó a cabo en el margen del rio Júcar, en la ciudad de Cuenca, en la que se pretendía regenerar la zona y crear un pabellón multifuncional. Su misión principal era recuperar el paraje natural que se encontraba desatendido y crear un lugar de ocio de referencia.

 

Es un edificio que desde su concepción nunca tuvo una función determinada. Esta concebido como un edificio objeto, una especie de gran escultura que engrandeciese la ciudad y atrajese turismo. El bosque de acero de cuenca es ejemplo de arquitecturas en las que priman la forma y la firma sobre la funcionalidad. El proyecto del mismo fue llevado a cabo por el prestigioso estudio de arquitectura Moneo-Brock teniendo un coste superior a los 7.700.000 €. El espacio arquitectónico creado tiene un área total de más de 3.700 m2. Su construcción se inicio en el 2007 y su inauguración tuvo lugar ya en el año 2010.

 

Como la idea de plaza cerrada no terminaba de funcionar empezaron a plantearlo como un espacio para ferias. En él se realizaron algunas ferias de poco renombre las cuales no tuvieron mucho éxito. En la actualidad este espacio se encuentra en desuso e incluso llegó a ser ocupado. Es un claro ejemplo de mala gestión municipal, de despilfarro de dinero público, que ha dejado una estructura abandonada, una especie de fantasma que muestra lo que no se debe hacer en política municipal. En los tiempos de concepción de este pabellón se preveía además la construcción de muchas viviendas al oeste de la ciudad con lo que esta zona iba a dar servicio a todas esas nuevas viviendas que nunca se llegaron a hacer. Arquitectónicamente es notable su valor, pero en Cuenca la población es reducida, por lo que esta baja densidad también explicaría las dificultades para poder dar un uso cotidiano a este bosque de acero.

 

Otro factor clave que explica el fracaso lo encontramos en las características constructivas del edificio. Las mismas lo comprometen mucho en cuanto a su viabilidad. Es un edificio constituido en su practica totalidad de vidrio y de acero. Esto da lugar a unas características técnicas que son perjudiciales en distintos ámbitos. Sus características climáticas hacen muy difícil su mantenimiento en las condiciones de confort adecuadas y en cuanto a la acústica del recinto esta hace imposible que se lleven a cabo conferencia y conciertos, es decir que la inhabilita para muchos usos.

 

El Bosque de Acero conquense tiene un hermano gemelo que se encuentra en Grüningen, un pequeño municipio suizo de poco más de 3.000 habitantes. La estructura cuyo diseño es muy similar al de Cueca, se encuentra en el interior de un jardín botánico y ha sido diseñada como invernadero, concebido para armonizar con la naturaleza que lo rodea. Se trata de un pabellón de 180 m2 construido en 2012, dos años después de inaugurarse el de Cuenca. A pesar de sus similitudes conceptuales la suerte que han corrido ambos hermanos arquitectónicos ha sido muy desigual. Mientras que el bosque suizo se ha convertido en un espacio lleno de vida, con prestigio entre vecinos y visitantes, el conquense se encuentra en un estado absoluto de abandono ocho años después de su inauguración.

 

La gran diferencia entre ambos proyectos y que podría explicar la disparidad en cuanto a su éxito como proyecto podría estar en el entorno del mismo. El proyecto inicial del Bosque contemplaba un gran parque urbano en la ribera del Júcar, adecentando esta zona degradada de la ciudad. En medio estaría el Bosque de Acero, un edificio que daría servicio a este nuevo trozo de ciudad. La crisis económica frenó la construcción de viviendas en la zona oeste y también la culminación de este gran proyecto. En medio de la nada, quedó una moderna estructura que, sin embargo, no tiene una función.

Desde el consistorio indican que su puesta de nuevo en funcionamiento costaría alrededor de 300.000 €, a lo cual habría que sumar otra importante cantidad de dinero si se quisiera reformar todo su entorno creando un parque urbano que lo alojase; pero por el momento no han encontrado ninguna finalidad para el edificio que permita su desanquilosamiento. Se encuentra en manos del ayuntamiento encontrar una función para el pabellón de tal forma que pueda general algún tipo de rendimiento la gran inversión que se hizo en su día.

En la primera imagen se observa el estado inicial del Bosque de Acero tras su inauguración, se ha obtenido de la página web del Ayuntamiento de Cuenca (http://ayuntamiento.cuenca.es/portal/lang__en/tabid__10571/default.aspx).

En la segunda imagen se puede ver la situación actual del Bosque de Acero, abandonado y con grafitis, se ha obtenido del periódico Eldiario.es (https://www.eldiario.es/clm/Cuenca-Abstracta-turistico-Bosque-Acero_0_581991871.html)

 

 

 

Rafael Blanco Rávena

Alumno Máster ICCP

Deja una respuesta

Campos requeridos marcados con *.