PATRIMONIO, URBANISMO Y MEDIO AMBIENTE DEL AULA A LA RED

Servicio de blogs UPM

SNIACE, empresa química

| Sin comentarios

SNIACE (Sociedad Nacional de Industrias Aplicaciones Celulosa Española) es una empresa ubicada en Torrelavega (Cantabria) la cual fue fundada en Madrid en 1939 como sociedad anónima por un periodo de tiempo indefinido y se instaló en Cantabria en el año 1941. Este grupo industrial químico se encarga de producir celulosa, fibrana, lignosulfonatos, energía eléctrica y hasta finales de 2005, poliamida. Desde su inicio tuvo un gran desarrollo, una diversificación de sus productos y una serie de relaciones sólidas con las empresas de su entorno. Adicionalmente, llegó a dar trabajo a mas de 3.500 personas en una zona en la que el paro abundaba. Sin embargo, hoy en día atraviesa problemas y cuenta con muchas instalaciones obsoletas.

Foto 1. Vista de la Fabrica SNIACE, Torrelavega (Fuente: www.cantabriaindustrial.com)

Probablemente haya sido el mayor consumidor de agua de España, cuando se construyó la fábrica, obtuvo una autorización para captar del Besaya. Sin embargo, cuando esa agua volvía al río lo hacía cargada de materias orgánicas procedentes del tratamiento de la celulosa lo cual hacía inviable la vida en él. El efecto inmediato se puede percibir en el pueblo pesquero de Suances, que es el que sufre directamente los problemas de contaminación debido a que disminuye cada vez más su pesca. No obstante, este no es el único problema que causa esta fábrica, a los problemas de polución en los ríos se une la mala calidad del aire, otra de las consecuencias es por tanto, el impacto que tiene en la salud de los ciudadanos los cuales aseguran estar sufriendo problemas respiratorios por las emisiones de gases ácidos, bisulfitos y concentraciones de lejía que emite la empresa además del ruido que produce.

A lo largo de los años parece que se ha ido tomando conciencia del impacto medioambiental que estaba causando la fábrica y han surgido varias polémicas.

Según un artículo del periódico EL País del 17 de Noviembre de 2016, la fábrica en dicho año “contamina más que una ciudad de 500.000 habitantes que vertiera al río sus aguas fecales sin depurar. La planta vierte 1.000 litros por segundo de residuos y metales pesados al río Besaya, a pesar de que en junio el Ministerio de Medio Ambiente le retiró la autorización de vertido por sus "reiterados incumplimientos".

En este mismo artículo se hace referencia a una de las principales consecuencias de las emisiones de esta fábrica. Según los datos de la Comisaría de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Norte, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, tanto el mal olor como el color turbio de las aguas del río se deben a la excesiva concentración de cloroformo en ellas, “si la concentración máxima de cloroformo admisible es de 12 microgramos por litro, el vertido de la empresa alcanza los 420 microgramos. En el río la concentración es de 220, 18 veces más de lo permitido”.

Desde 2002 la empresa tiene un permiso provisional de vertido que le obligaba a reducir de forma progresiva su contaminación.  No obstante, se ha podido ver que no ha cumplido con sus obligaciones. En los últimos años, la confederación le ha abierto diversos “expedientes sancionadores por valor de 180.000 euros” y “tiene otro en trámite de más de 100.000, según fuentes de la confederación”.

En abril de 2005, la Confederación cansada de medir una contaminación insoportable inició el trámite de retirada del permiso de vertido después de haber sido advertidos de su incumplimiento por la Comisión Europea. La empresa recurrió y el 31 de octubre el Tribunal Superior de Justicia de Asturias dio la razón al ministerio y recordó que "el interés general que supone el medio ambiente es superior al interés particular de la mercantil". El presidente de la Confederación Hidrográfica del Norte, dependiente de Medio Ambiente, Jorge Martínez afirma que los 650 empleos que genera la empresa "han pesado mucho y ha servido a las administraciones para tener excesiva manga ancha con la empresa".

En un reciente artículo del periódico El Pais del día 8 de enero de 2019 se indica que la Audiencia Provincial de Cantabria ha dado la razón a Ecologistas en Acción Cantabria y al Ministerio Fiscal y ha ampliado la investigación por los vertidos que se produjeron.

 

Foto 2. Fábrica SNIACE, Torrelavega (Fuente: www.elpais.com)

Por lo tanto, se ha podido ver que se trata de un problema muy serio que persiste en el tiempo desde hace muchos años y que a pesar de su gravedad y de las medidas que se han ido tomando, no se ha tomado ninguna medida concluyente que consiga poner fin a este problema. Por ello,  se ve claramente que en este caso el proyecto industrial y garantizar las condiciones ambientales son incompatibles y que la única medida eficiente ante este problema sería cerrar la fábrica definitivamente y así evitar que siga contaminando con todo lo que eso conlleva.

 

 

Álvaro Baeza Cabrero

Deja una respuesta

Los campos requeridos estan marcados con *.