PATRIMONIO, URBANISMO Y MEDIO AMBIENTE DEL AULA A LA RED

Servicio de blogs UPM

SUDS: ¿ESTÉTICA O FUNCIONALIDAD?

| 0 Comentarios

María Arias Casado 

Yo vivo en una ciudad, ¿y tú? Lo más probable es que también.

En concreto un 75% de la población europea vive en áreas urbanas, cifra, que, según estudios, se prevé que llegue a un 83% en el año 2025. Las zonas rurales dejan paso a las zonas urbanizadas, que cada vez ocupan más territorio, el entorno natural, por tanto, se convierte en entorno urbano. A pesar de las innumerables ventajas que plantean las ciudades, también presentan inconvenientes; el aumento de población en una urbe supone saturación en el tráfico, o aumento de las partículas nocivas contaminantes, pero también genera problemas no tan fácilmente tangibles para el ciudadano, con ello, me refiero al sistema de saneamiento de aguas pluviales.

Naturalmente, el terreno está cubierto de vegetación, de manera que el agua puede seguir un ciclo cerrado mediante su infiltración. Al urbanizar un terreno, se impermeabiliza la zona a construir y este ciclo se ve alterado, el porcentaje de agua infiltrada es mínimo, mientras, la escorrentía aumenta considerablemente, produciendo, asimismo, mayores caudales punta. Los sistemas de saneamiento son los encargados de evacuar el agua superficial (escorrentía), dirigiéndola hasta estaciones depuradoras, donde la tratan previamente a ser vertidas; pero, estos sistemas pueden ver superada su capacidad, llevando directamente el agua contaminada a su punto de vertido. Siempre se ha procurado que la recogida de agua se hiciera de la manera más rápida posible, mediante cunetas o tuberías; pero la velocidad de evacuación no es lo único a tener en cuenta, sino que también debe valorarse la posibilidad de hacerlo con unos caudales punta menores y una calidad y servicio adecuados. Entonces, aparecen los SUDS, (Sustainable Urban Drainage System) adaptados al castellano según Sistemas Urbanos de Drenaje Sostenible; estos se consideran como una alternativa o complemento al sistema convencional de tratamiento de aguas pluviales. Consisten en filtros naturales que permiten la penetración del agua en el suelo sin arrastrar contaminantes, evitando al mismo tiempo contaminar las aguas subterráneas; de tal manera que se consiga que la respuesta hidrológica del área impermeabilizada sea lo más semejante a la que tenía en su estado original, al mismo tiempo que se mejora la estética urbana. Ejemplos de estos sistemas de drenaje son los techos verdes, los filtros de arena, los pavimentos permeables, las cunetas verdes, los depósitos de infiltración y retención… Por su creciente utilización en construcción y restauración de edificios, así como el buen rendimiento que están ofreciendo, me voy a centrar en los techos verdes o azoteas vegetales.

Las azoteas vegetales cumplen la función de los tejados en los edificios, pero con las características que ofrece un Sistema de Drenaje Sostenible, es decir, trata de reducir el volumen de escorrentía y caudal punta. Constructivamente, están conformadas por un sistema multicapa que fomenta el crecimiento de la vegetación, por tanto, además de los sistemas aislantes generales que posee un edificio, ha de tener cuatro capas que permitan la existencia de dicha vegetación; estas son: la barrera de raíces -impide la penetración de las raíces en la membrana aislante-, la capa de drenaje -controla el agua de retención-, el sustrato –proporciona el alimento para el crecimiento vegetal- y finalmente, la capa de vegetación –en función del clima-. La colocación de un techo verde, además de su elevado precio en comparación con los tejados convencionales, implica unos requisitos básicos de mantenimiento característicos en cualquier zona ajardinada, ya sean el riego o la poda de la vegetación. Pero, a cambio, ofrecerá más beneficios que el hidrológico inicial, tienen una gran capacidad de eliminación de los contaminantes atmosféricos, mejorando la calidad del aire, asimismo, la vegetación consigue reducir el ruido, reduciendo también la contaminación acústica, ayudan a reducir el efecto isla de calor, muy frecuente en las áreas urbanas y dotan a la ciudad de un espacio de aprovechamiento público sin ocupar más que un espacio ya construido, a la vez que mejoran no sólo la estética del edificio, sino que también de la ciudad en su conjunto.

Actualmente, este sistema de drenaje está a la orden del día, Mercadona, una de las más conocidas cadenas de supermercados española, fundada por el empresario valenciano Francisco Roig, apunta que esta iniciativa lleva puesta en marcha en ciudades europeas desde hace 30 años. En España, comienzan con la implantación de azoteas vegetales en diciembre de 2015, en el centro del Paseo General Martínez Campos, en el barrio de Chamberí, en Madrid centro; año y medio después, en el mismo distrito, otro centro aparece cubierto con un techo verde, instalando unos 1.600 metros cuadrados de zonas ajardinadas en cada uno; la compañía prevé la construcción de tres jardines más en los próximos meses. Asimismo, también se ha decidido por los jardines verticales, como el que aparece en el centro de la calle Asura, todos ellos en Madrid. Previa construcción de los jardines, según comenta personal de Mercadona a El País, “a los vecinos se les explica y se les hace partícipes de los planes de actuación, apostando en todo momento por una interlocución que permita la comunicación fluida para desarrollar un proyecto común”. Y es que estos jardines, favorecen la visión de sus vecinos, además de mejorar la calidad del aire y humedad que les rodea. Como apunte, la fundación Capacis, dedicada a la inserción de personas con discapacidad, es la encargada del mantenimiento de la vegetación en unas cubiertas que suponen un incremento del coste de construcción en unos 300.000 euros.

El Ayuntamiento de Madrid, por su parte, dentro del plan Madrid+Natural, promete la instalación de jardines en 21 edificios y 11 terrazas municipales, que a diferencia de los construidos por Mercadona, sí serán visitables. Estos se instalarán en edificios tan emblemáticos como el Palacio de Cibeles o la Casa de Cisneros. Según Inés Sabanés, la delegada de Medio Ambiente y Movilidad en la capital, se pretende convertir Madrid en “una ciudad mucho más bonita, mucho más amable y mucho más atractiva”, de manera que se consiga mejorar “sus condiciones bioclimáticas”.

Un jardín sobre el supermercado que alegra a los vecinos | Madrid | EL PAÍS

La imagen muestra cómo una cubierta vegetal mejora el impacto visual, se trata de la transformación de uno de los centros de Mercadona en el barrio de Chamberí. La imagen ha sido obtenida del periódico El País.

Como hemos visto, las azoteas ajardinadas (y en general los SUDS) no son simplemente obras estéticas, sino que además de cumplir la función principal de drenaje, aúnan una serie de características que hacen de estos, unos sistemas muy completos. Podemos decir entonces que la ingeniería no es solo funcionalidad, hablamos de nuevos conceptos de obra estética+funcional.

Arquitectura, Universidad Tecnológica de Nanyang, naturaleza, Singapur,  Fondo de pantalla HD | Wallpaperbetter

La imagen muestra el poder estético de estos sistemas de drenaje vegetales. Se trata de la Universidad de Tecnológica de Nanyang, en Singapur, la imagen ha sido obtenida del periódico Expansión.

María Arias Casado

m.ariasc@alumnos.upm.es

Deja una respuesta

Campos requeridos marcados con *.