PATRIMONIO, URBANISMO Y MEDIO AMBIENTE DEL AULA A LA RED

Servicio de blogs UPM

El CREAA de Alcorcón

| 0 Comentarios

Alcorcón es un municipio perteneciente a la Comunidad de Madrid, situado a 13 km de la capital. Con aproximadamente 170.000 personas, es uno de los ayuntamientos con mayor deuda de España. Más del 60% de esa deuda se debe a uno de los proyectos culturales más ambiciosos de lo que llevamos de siglo, el CREAA (Centro de Artes de Alcorcón).

El faraónico proyecto del CREAA pretendía que Alcorcón fuera un punto de referencia cultural a nivel europeo, para ello, contaba con una serie de 9 edificios destinados a actividades tales como el teatro, el circo, la danza o el espectáculo entre otras. Con un presupuesto total de unos 180 millones de euros, y un mantenimiento anual de unos 10 millones, el CREAA se ha convertido en un proyecto inviable para la empresa promotora (EMGIASA) e insostenible para el ayuntamiento de Alcorcón. A modo de comparación, el Guggenheim de Bilbao costó ciento veintitrés millones y la ampliación del Museo del Prado, ciento cincuenta.

El emplazamiento elegido para llevar a cabo un proyecto que ocupa 66000 m2 fue el Parque de Los Castillos. Un parque muy transitado por los vecinos de la zona, conocido por sus fuentes, sus jardines y donde se encuentran los castillos que bautizan el barrio.

Estos Castillos fueron mandados construir a principios del siglo XX, concretamente en el año 1917, por José Sanchiz de Quesada, conocido como el Marqués de Valderas, un capitán del Ejercito Español destinado en Alcorcón en aquellos años. Se distinguen 3 edificios: un castillo principal de estilo sajón, que fue el primero en levantarse y cuyo uso era servir como residencia principal de la familia del Marqués de Valderas. Posteriormente, se construyen los otros dos, ambos más pequeños.  Uno de ellos fue destinado al servicio de la casa, mientras que en el otro se instala un oratorio bajo la advocación de san José. Estos datos nos dan una idea de la relación de estos castillos con el patrimonio histórico y cultural de la zona, ya que tanto el Marqués de Valderas, como el ya mencionado oratorio particular, dan nombre al barrio que hoy se conoce como San José de Valderas.

Las obras del CREAA comienzan en 2007 y se paralizan cerca de tres años después, por falta de financiación, como era previsible. Desataca la vasta superficie ocupada por edificios enormes, con fachadas de cobre y cristal que desentonan con las viviendas unifamiliares de la zona y con los Castillos mencionados, ya que estos están totalmente pegados a las obras, dando un aspecto contrario al que se tenía antes de la puesta en marcha. Además, para la ejecución del CREAA se tuvieron que talar 300 árboles y derribar la biblioteca municipal.

Cabe destacar que no hay posible recuperación alguna del impacto ambiental, si bien la única solución posible sería acabarlo o derruirlo, evitando así que se prolongue en el tiempo lo que llevan siendo ruinas más de 6 años. Además, el terreno no se permite vender ni alquilar y la recalificación resulta imposible.

Actualmente, tras casi diez años, se pretende que sirva  para generar empleo y para ofrecer servicios a la comunidad de Madrid. David Pérez, alcalde de Alcorcón, solicitó que, a través de la Oficina del Inversor, se realizaran las gestiones necesarias para aumentar las posibilidades de conceder el espacio CREAA a potenciales inversores, debiendo asumir parte de los costes restantes para terminar la obra.

El 15 de Marzo de 2016 el Gobierno municipal aprobó el inicio del expediente de reversión a favor del Ayuntamiento del Centro de Creación de las Artes de Alcorcón, por lo que se ha ofrecido el CREEA a entidades, empresas, universidades, a la Comunidad de Madrid e incluso a la NBA, ya que desde el ayuntamiento afirman: -“Nosotros seguimos con propuestas abiertas porque creemos que parte de este centro debe revertir en el pueblo que lo ha sufragado. Ahora la mayor necesidad no es que sea un circo, sino el empleo. Por eso, mejor uso que el que planteamos ahora no nos parece”.

@wikimedia

Como conclusión podemos afirmar que el CREAA es un error urbanístico, proyecto que no respetó los estudios de viabilidad llevando a la quiebra al empresa promotora, y dejando una gran deuda, no solo  al Ayuntamiento, también al paisaje de la zona con unas obras paradas durante muchos años. El futuro del CREAA es incierto, aunque se espera que finalmente se termine  y la sociedad obtenga algún beneficio.

Deja una respuesta

Campos requeridos marcados con *.