PATRIMONIO, URBANISMO Y MEDIO AMBIENTE. DEL AULA A LA RED

Otro sitio más de PoliBlogs, servicio de blogs UPM

Plantas de gestión de residuos de construcción y demolición (RCD)

| 0 Comentarios

Una planta RCD es un centro dedicado a la gestión y valoración de los residuos procedentes de nueva construcción, reformas, reparaciones, excavación de tierras… La gestión y producción de estos RCDs está regulada por el Real Decreto 105/2008, de 1 de febrero, en el cual se establece el régimen jurídico de la producción y gestión de residuos de construcción y demolición, asegurando que el tratamiento que reciban los residuos sea el adecuado y contribuya al desarrollo sostenible.

Las actividades básicas que se realizan en una planta RCD, todas ellas reguladas por el Real Decreto antes mencionado, son la recepción de residuos, la valoración de los mismos, la separación y el tratamiento con el fin de su reaprovechamiento, que no es poco. Es bien conocida la posibilidad del reciclado de productos de uso diario como los plásticos o el vidrio, pero referido a RCDs, las opciones de aprovechamiento son enormes, puesto que además de los materiales con los que todo el mundo está acostumbrado a tratar, como son la madera, los envases de plásticos antes citados, el vidrio…, haciendo una buena gestión de los residuos, se puede reutilizar prácticamente todo, salvando los materiales peligrosos, como el fibrocemento(amiento), botes de spray y demás residuos peligrosos que puedan estar mezclados en pequeñas cantidades con el resto de escombros. Estos residuos peligrosos, que solamente son tratados por operarios con  una cualificación adecuada, se deben transferir a otras plantas habilitadas para su tratamiento.

Los finos procedentes del cribado del material es un material idóneo para el soterramiento de todo tipo de conducciones y una estupenda tierra vegetal, el asfalto triturado sirve como subbase y para la rehabilitación de caminos, los ladrillos, azulejos y demás materiales cerámicos machacados es muy buen material para rellenos, uso como subbase y rehabilitación de caminos rurales. El hormigón machacado tiene diferentes usos, se puede utilizar como árido en el hormigón (regulado por la EHE-08), si bien es cierto que en España se dispone de áridos de muy buena calidad y la utilización del hormigón machacado como árido en la dosificación supondría la necesidad de utilizar más cemento para dotar al hormigón de resistencia, lo que incrementaría los costos, en países como Holanda, donde no se disponen de áridos de tan buena calidad, es habitual fabricar hormigón con una alta dosificación de material reciclado. Además, el hormigón machado da muy buena prestaciones como zahorra artificial Z1, siendo un material muy adecuado para su uso en base y subbase, puesto que supera con éxito los ensayos a los que ha sido sometido.

Imagen 1: escombros sin clasificar, separación de residuos, machaqueo de áridos.

Las medidas que se toman en el Real Decreto para asegurar el correcto tratamiento de escombros son la inclusión en el proyecto de ejecución de la obra un estudio de gestión de residuos de RCDs con la cantidad estimadas de los escombros que se generarán en la obra, una valoración del coste previsto de la gestión de los residuos que formará parte del presupuesto en capítulo independiente, disponer de la documentación que acredite que los RCDs han sido gestionados por un gestor autorizado y una fianza que asegure el cumplimiento de gestión de residuos.

En el Real Decreto también se diferencia entre poseedor y productor de los RCDs, siendo el productor la persona física o jurídica titular de la licencia urbanística o el titular del inmueble donde se realizan las obras o las demoliciones, y el poseedor la persona física o jurídica que tenga en su poder los residuos y no ostente la condición de gestor autorizado de los mismo, siendo el poseedor el ejecutante de la obra, constructor, subcontrata o trabajadores autónomos.

El poseedor de los residuos está obligado a entregarlos a un gestor de residuos autorizado, que los destinará, en este orden, a la reutilización, reciclado o a otras formas de valoración. Además el poseedor estará obligado a sufragar los correspondientes costes de gestión y a entregar al productor los certificados y demás documentación acreditativa de la gestión de los residuos.

Las comunidades autónomas y las entidades locales son las encargadas de hacer cumplir la legislación en relación a la gestión de residuos de construcción y demolición, y las acciones que deben llevar a cabo son la autorización, vigilancia, inspección y sanción de la producción. Así mismo, la administración pública fomentará la utilización de materiales procedente del reciclado de residuos de construcción y demolición, en especial en la restauración de espacios ambientales degradados. También la administración pública fomentará que en las obras públicas se ahorren recursos naturales mediante el empleo en las unidades de obra de áridos y otros productos procedentes de la valoración de residuos.

 Aunque cada vez es más común que los escombros se lleven a este tipo plantas para ser tratados y reutilizados, todavía se pueden ver muchos escombros tirados en el campo a las afueras de las ciudades sin ningún tipo de control, al igual que se pueden ver vertederos de residuos de construcción en los que posteriormente no se realizan ninguna de las funciones propias de una planta RCD para el aprovechamiento del material y la restauración del terreno. En cuanto a la utilización del material reciclado por estas plantas también va creciendo, pero todavía es muy bajo, se le podría dar mucho más uso y rendimiento del que se le da actualmente. Este material pasa sobradamente las especificaciones técnicas para su uso, es sumamente barato y normalmente este tipo de plantas, donde se almacena el material valorado están cerca de los núcleos urbanos y de las obras, reduciendo mucho uno de los principales costes cuando se habla de áridos, el transporte.

Imagen 2: RCDs vertidos descontroladamente y residuos valorados reutilizados.

Estas plantas tienen un efecto muy positivo para el medio ambiente local, previniendo la contaminación del terreno, reciclando y reutilizando los residuos de construcción y demolición, reduciendo la utilización de recursos naturales y con ello reduciendo la huella ecológica local haciendo la zona donde se encuentre un poco más autosuficiente ecológicamente.

SERGIO TELLO GONZALEZ
Alumno de la ETSI Caminos, Canales y Puertos. Universidad Politécnica de Madrid

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.