PATRIMONIO, URBANISMO Y MEDIO AMBIENTE DEL AULA A LA RED

Servicio de blogs UPM

Cambios de trazado del AVE a Galicia

| 1 Comentario

Los primeros planes para construir el AVE (Alta Velocidad Española) a Galicia empezaron ya hace más de 10 años. La idea se empezó a desarrollar sobre el año 2002, y se preveía su apertura para el año 2012. Pero a medida que se empezó a desarrollar el proyecto se encontraron varios problemas que lo retrasaron. De hecho, a día de hoy, aún no está completada la obra.

La orografía de Galicia es complicada, tanto que obliga a la mayoría del trazado a ser subterráneo o en viaducto. Por ejemplo, la línea Ourense – Vigo, de tan sólo 54 kilómetros de longitud, cuenta con 20 viaductos y el 76% del trayecto discurre de manera subterránea. Uno de los túneles tiene una longitud de 18 kilómetros, el más largo de la red ferroviaria gallega.

El trazado inicial de la línea se presentó y fue aprobado por el Ministerio de Fomento en el año 2003. El primer problema de gran magnitud que se presentó tenía relación con la mina de cuarzo y silicio de Serrabal, en la provincia de A Coruña.

Como se puede ver, la mina está situada justo al lado de la vía del tren, representada por una raya blanca. El dueño de la mina, Juan Miguel Villar Mir, que también era presidente de OHL, presentó un recurso ante el Tribunal Supremo que fue desestimado en el 2014. El recurso intentaba anular una sentencia de la Audiencia Nacional de septiembre del 2010, pero los magistrados rechazaron esta pretensión, al considerar que no hubo ninguna infracción normativa de Fomento en la toma de esta decisión, apoyada en informes técnicos. Además, el Supremo alega que el tribunal no puede revisar la idoneidad de un trazado por los múltiples factores que intervienen en la selección de una alternativa. La empresa llegó a reclamar 895 millones en concepto de indemnización, que luego rebajó a 270, por la afección de la línea ferroviaria a los yacimientos de cuarzo, frente a los 5 que le ofrecía Fomento.

También pidió a la Xunta de Galicia seguir la explotación subterránea, y presentó una propuesta calificada como “innovadora e inédita” por el Presidente de la Xunta del momento, pero se realizó un informe de impacto medio ambiental que desechó la idea. Finalmente, tras agrios conflictos e incluso bloqueos de las expropiaciones, tan solo se llevó a cabo un justiprecio. El trazado del AVE siguió el camino previsto, aunque hubo que protegerlo de las voladuras con un falso túnel.

Un año después del fallo del Supremo, en diciembre 2015, se llevó a cabo una investigación en dicha mina a raíz de una denuncia por irregularidades medioambientales, que aún sigue en curso.

No muy lejos de esta zona, a 30 km, se encontraron con otro imprevisto. Mientras se llevaba a cabo una simple fase de sondeo en octubre de 2006, próxima al pueblo de Bendoiro, situado en el municipio de Lalín, se descubrieron unas ruinas celtas que pertenecían a la Edad de Hierro. Un equipo arqueológico llevó a cabo un estudio de la zona, donde encontraron varias tumbas que parecían ser de incineración, las primeras que se encontraban en el noroeste peninsular. Para evitar dañar el hallazgo, en vez de realizarse el desmonte previsto se construyó un túnel, que se muestra en la imagen inferior.  (IMAGEN2)

En la provincia de Ourense, el informe aprobado preveía la ocupación de 190.000 metros cuadrados para la construcción del tramo del AVE en Ourense, entre Vilariño y Cerdedelo, en pleno Macizo Central ourensano, pero las excavadoras iniciaron los trabajos sobre una planificación de explanado que abarcaba un total de 450.000 metros cuadrados, es decir 260.000 metros cuadrados sin aval técnico alguno. Se realizó una explanada que afectaba a unos dos mil castaños centenarios próximos al pueblo de Cerdedelo, en el municipio de Laza, no incluidos en el informe de Impacto Ambiental aprobado, así como a unos tres mil árboles de ribera del río Támega, castaños, nogales, álamos, abedules y otras especies de alto valor ambiental, vitales para los cauces de ríos de alta montaña, como el río Támega que nace a 950 metros de altura, en zona indebidamente ocupada y declarado lugar de interés comunitario (LIC) por la Unión Europea.

La Sociedade Galega de Historia Natural denunció en 2012 ante los Ministerios de Fomento y Medio Ambiente, la Subdelegación del Gobierno y Consellería de Medio Ambiente en Ourense, las obras de explanación no incluidas en el informe de Impacto ambiental aprobado para la construcción del AVE.

El tramo en cuestión, como el resto del trazado del AVE entre Ourense y Lubián, aún no está totalmente rematado. En el tramo de Cerdedelo, el impacto ambiental fue algo mayor que el aprobado en la Declaración de Impacto, pero se consiguió minimizar el que ocasionarían las modificaciones pretendidas por la empresa constructora.

El Camino de Santiago, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO también ha sido afectado por las obras. Y algo más: los túneles a través del Macizo Central Orensano estaban presupuestados para hacerse con tuneladora pero en realidad se están haciendo a base de barrenas, -porque es más barato- y por supuesto no se ha tenido en cuenta ni el tiempo ni el impacto ambiental acústico que eso representa.

Victoria Sesto Muñoz

Un Comentario

  1. Sin duda el trayazo del AVE a Galicia en zonas próximas a Zamora, como en la entradas a ciudades como Vigo no van a ser nada sencillas de resolver.

Deja una respuesta

Campos requeridos marcados con *.