PATRIMONIO, URBANISMO Y MEDIO AMBIENTE. DEL AULA A LA RED

Otro sitio más de UPM[Blogs], servicio de blogs UPM

Las murallas de Zamora

| 2 Comentarios

La ciudad castellana de Zamora, por su situación geográfica, se encuentra en un importante emplazamiento estratégico, al estar situada en un punto elevado sobre el río Duero. Esta ciudad llegó a contar con tres recintos amurallados que le dieron fama y cuya importancia hizo que la ciudad de Zamora pasara a la historia como “la bien cercada”.

En la actualidad solo se conservan algunos tramos de los recintos que conformaban estas murallas, siendo el primero, construido en el siglo XI, el mejor conservado. Este recinto rodea el casco histórico en el que se encuentra una de sus construcciones más importantes, el castillo. El segundo pertenece al siglo XIII, se extiende al este del primer recinto y es el peor conservado de todo el conjunto. El tercero data del siglo XIV y está situado al sur de los dos anteriores.

La muralla ha sufrido modificaciones de trazado a lo largo de la historia debidas tanto a los enfrentamientos en los que se encuentra envuelta la ciudad a lo largo de su existencia como al crecimiento de la ciudad. A mediados del siglo XIX, el recinto amurallado de Zamora, que se conservaba prácticamente completo, perdió su función defensiva y fiscal por lo que dejó de ser útil y con ello comenzó su destrucción.

En 1871 comenzó el proceso de venta de trozos de muro, aplicándose el derecho que concedía el Estado por la ley de Desamortización de Madoz de 1855. Muchas de estas ventas fueron seguidas del derribo de trozo de muralla correspondiente. Sus propietarios actuaron según sus necesidades y deseos, derribándola total o parcialmente o utilizándola como muro de carga de nuevas edificaciones.

El Ayuntamiento de forma paralela comenzó la demolición de algunos tramos y puertas. Para estas acciones no le faltaron pretextos: necesidades de higiene, mejoras en la urbanización o el supuesto estado de ruina en el que se encontraban.

La Comisión Provincial de Monumentos intentó sin resultado la conservación de la muralla, excluyendo de la venta algunos de los elementos más significativos, especialmente algunas de sus puertas, pero las ventas siguieron hasta épocas recientes.

Hoy en día la situación es otra, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha propiciado una nueva fase de restauraciones e intervenciones urbanísticas en las murallas. Todas las actuaciones están incluidas en el Plan Nacional de Arquitectura Defensiva.

Los Planes Nacionales nacen a finales del siglo pasado para organizar las intervenciones de restauración y conservación del patrimonio histórico. Dentro de éstos se encuentra el Plan Nacional de Arquitectura Defensiva, que se ocupa fundamentalmente de las estructuras construidas a lo largo de la historia para defender y controlar ciertos territorios.

Para intervenir o no en un determinado bien cultural, se establece la necesidad de la elaboración de Planes Directores, encargados de recoger toda la información que sea necesaria para alcanzar el mejor y mayor conocimiento del bien cultural a tratar y organizar las distintas acciones que llevar a cabo para su mejor cuidado y restauración.

El Plan Director de las murallas de Zamora tuvo como objetivo el estudio del trazado de la muralla, existente o derribada, en la situación actual de la ciudad, con el fin de descubrir las modificaciones realizadas en el mismo, aclarando la situación de diferentes puntos del recorrido.

Las intervenciones realizadas para la recuperación de la muralla por parte del Ayuntamiento junto con el Ministerio de Cultura tienen dos objetivos: el proceso de despeje de la muralla y su restauración y mantenimiento. Con las actuaciones efectuadas por el Ayuntamiento en esta última década para el proceso de liberación se ha conseguido rescatar más del 50% del monumento, pero su objetivo es la recuperación total de la muralla.

Uno de los mayores problemas causante de la gran lentitud con la que trabaja en el proyecto es el relacionado con las expropiaciones. En un principio se negoció con los propietarios ofreciéndoles una compensación económica que más tarde fue sustituida por acuerdos urbanísticos.

Imagen_1

Uno de los edificios sin demoler en la actualidad, impidiendo el avance de la recuperación de la muralla al completo (Ronda de la Feria, Zamora)

Las intervenciones realizadas para la restauración y el mantenimiento de las murallas por el Ministerio de Cultura, Educación y Deporte han supuesto una inversión de 891.000€ en zonas pertenecientes al primer recinto amurallado. Las obras, dirigidas por el arquitecto zamorano Francisco Somoza se han centrado en la limpieza y la consolidación de los elementos desgastados, para recuperar la forma y las características originales de la muralla.

El castillo y su entorno han sido también restaurados, dándoles una imagen nueva. Las obras de reforma en la fortaleza permiten el acceso a toda la estructura, incluyendo las almenas, convirtiendo la torre del homenaje en un extraordinario mirador.

El edificio conocido como “la casa de los gigantes”, que formó parte de las estructuras defensivas del castillo, ha sido acondicionado como museo dedicado al escultor internacional Baltasar Lobo, nacido en Zamora en 1910. Tanto en este edificio como en los jardines, se puede contemplar una parte importante de su obra formada por casi setenta esculturas.

De esta forma el castillo ya no es solo un lugar histórico, sino un lugar en donde el arte se ha convertido en un factor esencial dentro del conjunto histórico de la ciudad.

Imagen_2

A la izquierda, uno de los tramos de muralla recuperados completamente, con el puente románico sobre el Duero. A la derecha, una de las esculturas de Baltasar Lobo en los jardines del castillo de Zamora.

En la actualidad, aun a falta de la completa recuperación de la muralla, se puede disfrutar del monumento y su entorno no sólo desde el punto de vista turístico y cultural. El espacio liberado junto a la muralla gracias a la demolición de las construcciones anexas al monumento se ha convertido en un espacio abierto para el disfrute de toda la ciudad, constituyendo un “anillo” que rodea el centro de la ciudad en el que se han adecuado jardines, fuentes, zonas de paseo y espacios libres que ayudan a poner en valor un monumento testigo de la rica historia de la ciudad de Zamora.

PABLO ALONSO MEDINA

Universidad Politécnica de Madrid

2 Comentarios

Deja una respuesta

Campos requeridos marcados con *.