PATRIMONIO, URBANISMO Y MEDIO AMBIENTE. DEL AULA A LA RED

Otro sitio más de UPM[Blogs], servicio de blogs UPM

APARCAMIENTOS DISUASORIOS EN LOS ACCESOS A LAS GRANDES CIUDADES

| 0 Comentarios

Los parkings disuasorios son aparcamientos para automóviles ubicados en la periferia de las grandes ciudades, y en algunos casos en medianas ciudades, con el objetivo de que los conductores estacionen en dichos aparcamientos su vehículo privado y accedan al centro de la ciudad en transporte público.  Este tipo de emplazamientos se deben situar en lugares con buenas conexiones con el transporte público con el fin de facilitar lo máximo posible el transbordo. Se trata, por lo tanto, de intercambiadores que fomentan la intermodalidad entre el transporte público y el privado.

Asimismo, los aparcamientos disuasorios deben cumplir con una serie de características para favorecer su empleo y cumplir con los objetivos establecidos. Las singularidades más destacadas que deben poseer estas instalaciones son que deben ser utilizados en larga estancia ya que sino podrían llegar a emplearse de forma sistemática como aparcamiento para pequeños periodos de tiempo, además de tener un bajo precio y llevar asociada una tarjeta integrada de prepago aparcamiento-transporte público. Por otra parte, las comunicaciones con el transporte colectivo deben ser cómodas y debe permitir un acceso fácil y rápido a las instalaciones del transporte público. Además, es importante que estos aparcamientos resulten atractivos para los conductores persuadiendo así a su uso, como por ejemplo mediante la instalación de establecimientos de servicio para vehículos y viajeros como locales de ocio y compras que pueden resultar interesante para los usuarios de estos parkings.

Las razones que han llevado a la incorporación de este tipo de soluciones son múltiples y comunes en las grandes ciudades, y que van en aumento,  por lo que resulta  cada vez necesario adoptar estas medidas. A estas soluciones  se les atribuye importantes impactos ambientales, territoriales y socioeconómicos. Entre las causas más importantes para adoptar estas soluciones destacan la congestión de tráfico existente en el centro de estos núcleos urbanos que deteriora de forma significativa la calidad de vida de los ciudadanos, con una gran tasa de accidentalidad, altos niveles de contaminación y una considerable afección a la salud pública y al medio ambiente. Otras de las razones, es el aumento de la dispersión de las ciudades, en contra de la densificación, que dificulta la prestación del servicio público y la dependencia del vehículo propio que existe en la actualidad.

Imagen 1: Aparcamientos disuasorios en Madrid

En este tipo de proyectos es interesante realizar un análisis de las consecuencias, no solo a corto plazo, sino también los efectos que supondrán en un futuro a largo plazo.

Por un lado, los efectos a corto plazo que suponen los aparcamientos disuasorios son el cambio de movilidad que lleva asociado, un cambio en la costumbre de los ciudadanos, mejora de la calidad de vida y bienestar de los ciudadanos, menor congestión de tráfico, menor accidentalidad, menores problemas medioambientales y de salud pública debido a la contaminación, y un mayor espacio dedicado a los peatones y la mejora de su accesibilidad.

 

Por otro lado, las consecuencias a largo plazo que se producirían en un futuro son un cambio en la ordenación territorial junto con un cambio la de mentalidad del ciudadano en cuanto a la ubicación de las viviendas y de los lugares de trabajo que constituyen la movilidad obligada, reduciéndose las distancias entre ellos, e incrementando de esta manera el transporte no motorizado y el uso del transporte público, junto con un aumento del poder adquisitivo ya que los gastos que genera el vehículo propio como son los costes de combustible, seguro, mantenimiento, y plaza de garaje, son mucho mayores que los que provoca el uso del transporte público.  Además, este cambio de ordenación territorial prevé un aumento de la densidad de población lo que lleva a una mejora de la prestación del servicio público con mayores frecuencias y mayores líneas, aumento del comercio local en decrecimiento de las grandes superficies comerciales ubicadas en la periferia, y el aprovechamiento de parte del espacio público ocupado por el viario y las plazas de aparcamiento para lugares de ocio y compras para el disfrute de los ciudadanos.

En conclusión, con esta medida se pretende reducir de forma significativa la congestión de tráfico que existe actualmente en las grandes ciudades con lo que ello conlleva, como es la mejora de la calidad de vida, el aumento de la accesibilidad y el bienestar de los ciudadanos, la reducción de la accidentalidad, mejora de la calidad medioambiental, y la reducción de ruido, contaminación atmosférica y emisiones de gases efecto invernadero. Además, todo ello conlleva a un cambio de mentalidad en aspecto de movilidad y un amento del uso del transporte público que dotará al territorio de un mayor espacio dedicado al disfrute de los peatones.

 

 

Imagen 2. Parking disuasorio Vicálvaro

 

Lorena de la Fuente Sanz

Deja una respuesta

Campos requeridos marcados con *.