PATRIMONIO, URBANISMO Y MEDIO AMBIENTE. DEL AULA A LA RED

Otro sitio más de UPM[Blogs], servicio de blogs UPM

Los cubos de la Memoria

| 1 Comentario

Los “Cubos de la Memoria” del pintor Agustín Ibarrola situados en la escollera que protege el puerto marinero de la villa de Llanes constituyen una atrevida y original idea que consistió en la transformación de los bloques de hormigón grises e inertes en una composición artística, con volumen, geometría, color y mensaje, otorgando de alma a aquellos cubos indiferentes.

Ibarrola convirtió un elemento funcional y necesario en un hito bello y significativo del paisaje urbano y marinero de la Villa de Llanes. Con esta obra Agustín Ibarrola rinde tributo al paisaje y a las huellas físicas que las personas han dejado sobre el territorio llanisco a través del tiempo.

Este espigón portuario es la obra de un artista interdisciplinar, como se considera a sí mismo el propio Ibarrola en un artículo publicado por el periódico El país: "Ni estrictamente pintor, ni exclusivamente escultor".

La creación de los cubos de la memoria se realizó en dos fases:

La 1ª Fase se inició en el verano de 2001 y se desarrolló en el frente interior de la escollera del puerto (cara sur), aquí Ibarrola actuó sobre 300 caras en 100 bloques de hormigón. En esta fase las pinturas tienen carácter figurativo y representan la realidad física de las cosas.

En noviembre de 2003 concluyó la 2ª Fase, en la que se actuó en el frente que da al mar abierto (cara norte), donde se pintaron 177 caras sobre 66 cubos. Esta segunda etapa extiende el patrimonio de la memoria del arte a través de figuras conceptuales y abstractas. Ibarrola la describió con la siguiente frase: "Será como perseguir no el alma del cubo, sino el espíritu del artista dentro del cubo".

 

 

Foto 1. Cubos de la memoria (Fuente: http://www.fotosdeasturias.com/displayimage.php?album=16&pos=8)

La obsesión del autor era componer una intervención artística de abierta interpretación para lo se valió de los colores de los elementos figurativos y abstractos que juegan con la geometría y la discontinuidad de los cubos de hormigón produciendo diversos efectos ópticos que cambian con las luces del día y el movimiento del agua que cubre y descubre los elementos.

Ibarrola hizo convivir dos vertientes artísticas, una figurativa y expresionista, y otra conceptual y abstracta. Ambas vertientes en su conjunto entablan un diálogo del que emergen tres memorias:

§  La memoria del arte que mediante símbolos abstractos representa códigos prehistóricos.

 

§  La memoria del artista que representa una trayectoria artística preocupada por las formas y el color, y que aparece reflejada conceptualmente en el acabado de la obra.

 

§  La memoria del territorio, resaltada en los temas figurativos, muestra las señas de identidad del patrimonio cultural de Llanes, su memoria cultural y paisajística. En ella se reproduce la vida presente y pasada de la cultura popular llanisca y se hace relación a la historia rural y urbana de la zona, al mar, la montaña, usos y costumbres, creencias religiosas y mitológicas, naturaleza, desarrollo económico, modo de vida de los llaniscos.

 

 

La obra constituye uno de los rincones más emblemáticos y relevantes de Asturias, y no sólo ha tenido una gran repercusión a nivel nacional sino también internacionalmente, atrayendo a representantes culturales de otros estados. Con todo ello se ha alcanzado así el objetivo para el que fueron creados, ser un centro de convocatoria, un punto de atención del arte europeo contemporáneo.

Esta intervención artística considerada una de las mejores manifestaciones de arte público por la combinación de la trayectoria del artista con el pasado histórico-cultural de la villa de Llanes, además de despertar el interés por el arte y la trayectoria del artista, pretende propiciar entre los viajeros el interés por explorar el territorio que visitan.

Foto 2. Cubos de la memoria deteriorados (Fuente: https://www.elcomercio.es/asturias/oriente/201602/18/llanes-descarta-rehabilitar-cubos-20160218002708-v.html)

Un aspecto negativo de la obra es su ubicación ya que se encuentra expuesta a los temporales, a las embestidas del mar Cantábrico y a las frecuentes lluvias propias de la zona lo que ha producido que algunos de los cubos pintados por Ibarrola presenten un avanzado estado de deterioro, especialmente los cubos pertenecientes a la primera fase, algunos de ellos ya prácticamente borrados.

Pintar de colores el gris austero del hormigón de los cubos supuso la utilización de más de 5.000 kilos de pinturas especiales empleadas para buques y plataformas petrolíferas.

Sin embargo, Llanes no contempla rehabilitar 'Los cubos de la memoria', al menos a corto plazo, porque económicamente no es viable dado su coste elevado, lo que lleva a pensar en el sentido que tiene realizar una obra de estas características si luego no se puede mantener.

Sheila Gómez Hernández

Un Comentario

Deja una respuesta

Campos requeridos marcados con *.