PATRIMONIO, URBANISMO Y MEDIO AMBIENTE. DEL AULA A LA RED

Otro sitio más de UPM[Blogs], servicio de blogs UPM

EL PELIGROSO ESTADO DEL CABLEADO PARA LOS CUZQUEÑOS

| 0 Comentarios

Cuando hablamos del gran Perú, nos imaginamos las preciosas ruinas de la ciudad Inca o el lago Titicaca, el lago navegable más alto del mundo. Pero probablemente nunca pensaríamos que en este país rodeado del océano Pacifico situado al oeste de América del Sur, se encontraría en algunos lugares en una situación tan lamentable como peligrosa refiriéndonos al ámbito del cableado. Y es que es completamente inaceptable que los habitantes o viajeros de la ciudad de Cuzco, situada al sureste de Perú, tengan que ver y sufrir la “telaraña de cables” que se ven al transitar sus calles.

Al principio del siglo XX, surgió el “boom” del cableado eléctrico que mejora el nivel de vida en las ciudades y pueblos, ya que es capaz de hacer llegar electricidad a lugares remotos. De esta forma, los habitantes podían utilizar bombillas y alumbrar sus hogares, sin la necesidad de utilizar velas como se llevaba haciendo durante años. Estos cableados eran únicamente aéreos y se apoyaban sobre postes. Más adelante, y con los nuevos inventos, surgieron nuevos tipos de cables, que eran capaces de llevar internet, televisión, etc. a los distintos hogares también mediante cableado aéreo. Con estas nuevas adquisiciones los postes sujetaban más peso del que podían aceptar. Para no empeorar la situación y que no se cayeran estos al suelo, se empezaron a apoyar los mismos en fachadas. Es necesario saber de los peligros que puede acarrear a lo largo del tiempo el estado de los cables. Estos peligrosos cables, tienen una contaminación visual notable ya que no es lo mismo ver una fachada limpia, pintada; a ver una fachada llena de cables incluso obstaculizando ventanas. Cuando se construyeron los postes para sostener el cableado estaban alejados de la ciudad, ¿pero ahora? En estos momentos, los postes están en medio de las aceras, entre viviendas, ya que la ciudad se ha desarrollado y ha crecido. En algunos casos, los cables no cumplen la normativa y descienden 2 metros de la altura de la norma fijada, debido al peso de estos. ¿Os imagináis que podría pasar si un niño jugara al futbol en medio de la carretera? ¿Y si cruzara por un paso de cebra sin mirar? Por desgracia, nada bueno.

Lo que me sorprende es que los gobiernos vean los peligros de los dos casos recién mencionados, pero no de lo que podría suceder si un cableado eléctrico se cae al suelo, o si un niño toca un cable eléctrico que esté a su alcance. Hace 4 años, las dos empresas principales poseedoras de este cableado tenían la obligación de quitar los cables y cambiar su cableado aéreo por cableado subterráneo. El subterráneo tiene muchas más ventajas que el anterior, ya que se puede confiar mucho más en este tipo de cables que van por debajo de la tierra; ya que, no atentan contra la seguridad de la población. También hay que decir que, como no se ven, no rompe la estética de las fachadas. El mayor problema de esto es su precio elevado para el soterramiento. Dentro de los motivos por los cuales el precio del soterramiento es elevado, es que al estar bajo tierra los cables necesitan de un recubrimiento, en los aéreos en cambio no. Es cierto también que el hecho de meter todo debajo de la tierra, es darles la opción a los roedores de disfrutar de un “gran manjar” y dejar sin electricidad a toda la población de una ciudad. En mi humilde opinión creo que la gran pregunta es; ¿les parece un coste demasiado elevado cambiar el cableado aéreo por cableado subterráneo, para así quitar los riesgos de vida que suponen los primeros? O ¿Qué es más importante la seguridad de la población de Cuzco o ahorrar los costes del soterramiento? Sé que el gasto es muy elevado y lo más fácil es seguir así para el gobierno diciendo que no ha pasado nada todavía, que no ha habido ningún muerto. Pero cuanto tempo va a aguantar así?, ¿Hay que esperar a que pase algo para mejorar? Yo creo, que la seguridad de los ciudadanos de una gran ciudad es lo primordial, y si hay que quitar presupuesto de otros lados habrá que reducirlo; ya que lo primero es la salud.

Lander García Oleaga

Deja una respuesta

Campos requeridos marcados con *.