PATRIMONIO, URBANISMO Y MEDIO AMBIENTE. DEL AULA A LA RED

Otro sitio más de UPM[Blogs], servicio de blogs UPM

Madrid Río

| 1 Comentario

Calle 30 es como se conoce al proyecto de remodelación de la M-30, una importante autopista urbana de circunvalación de Madrid. La realización de esta obra estuvo cargada de controversia por diferentes motivos. Sobre los túneles se construyó un parque lineal conocido por el nombre de Madrid Río.

Antes de la obra, la M-30 era una autopista que transcurría por el centro de Madrid afectando en su tránsito a diferentes áreas residenciales que deberían lidiar con la contaminación y el malestar que supone una carretera de tal magnitud, con una alta densidad de tráfico.

En septiembre de 2004 comenzaron las obras para que la M-30 en su paso por el río Manzanares transcurriera en túneles. Estas obras finalizaron en mayo de 2007. Tras estas obras tuvo lugar el ajardinamiento de la superficie, dando lugar al actual parque de Madrid Río.

El proyecto “calle 30” supuso numerosos conflictos. La obra tuvo un alto costo económico que fue muy criticado por ciertos sectores que lo consideraron un despilfarro, los cálculos cifran en 24.000 euros el metro cuadrado de zona verde. Las obras se llevaron a cabo rápidamente, disminuyendo la calidad de las mismas, dando lugar a numerosos defectos. También hubo numerosos accidentes laborales y se constataron 9 fallecimientos en el lugar de trabajo. La Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) fue simplificada, dividendo la obra en tramos para que no fuera ordinaria, lo cual ha sido declarado ilegal por la Unión Europea. Además, las obras dieron lugar a altos niveles de ruido y suciedad, sometiendo al entorno a peligrosos niveles de polución y gases tóxicos, con un "repunte de la contaminación", alcanzando niveles récord. Además, la obra estuvo sujeta a distintos intereses partidistas ya que se intentó inaugurar a toda costa antes de las elecciones municipales de mayo de 2007.

Por todo esto, el proceso constructivo fue una mala práctica. Las obras no pueden estar sujetas a intereses políticos, se deben de realizar con el tiempo necesario y han de ser de lo más viable económicamente. Además, el proceso constructivo debe minimizar el impacto sobre el medio, de ahí la importancia de la Evaluación Impacto Ambiental.

A pesar de todo esto, el parque de Madrid Río en la actualidad ha mejorado  notablemente la calidad del entorno. Lo que antes era una carretera ahora es un paseo donde poder realizar actividades deportivas, disfrutar del aire libre, sentarse…  Esta zona verde ha reducido la contaminación tanto acústica como del aire, y ha hecho del entorno una zona más agradable, aumentando la calidad de vida de los vecinos.

El convertir una autopista en una zona verde y peatonal es una muy buena práctica, que mezcla la ingeniería, el urbanismo y el medioambiente llevándola a su máxima calidad.

Foto 1. Entrada de la M-30 Fuente: Pablo Vidal

En esta foto podemos apreciar cómo en un entorno urbano se observa el equilibrio entre la funcionalidad del túnel que evita la contaminación, la zona urbana con viviendas en las proximidades del estadio Vicente Calderón de Madrid y la zona verde del parque con el río. El túnel permite que los coches sigan circulando por la misma zona sin ser un problema para el entorno, y el entorno ha mejorado en ausencia de los vehículos y con el aumento de zonas verdes que ha mejorado la calidad de vida.

 

Foto 2. Isla del río Manzanares. Fuente: Pablo Vidal

Durante estos dos últimos años el Ayuntamiento de Madrid ha llevado a cabo una política de apertura de escusas del río permitiendo la libre circulación del agua. Esto ha hecho que baje el nivel de río a lo que es su caudal natural. En este período se han plantado en el río diferentes especies de plantas acuáticas. Las plantas junto con el bajo del nivel río han favorecido la migración de diferentes de especies de aves que antes no había en la zona aun siendo estas aves autóctonas. También ha habido un aumento de peces que antes había aguas arriba y aguas abajo pero no en esta zona. Esto es una buena práctica en el ámbito medioambiental.

 

Para terminar, la M-30 puede ser un gran ejemplo para el futuro de las ciudades en su desarrollo y remodelaciones. Este tipo de ciudades supondrían un entorno más agradable y mejorarían notablemente la calidad de los ciudadanos. Del proyecto de la M-30 debemos aprender qué cosas se han hecho mal (como el proceso constructivo, del que se debe tener en cuenta que se desarrolla en una zona urbana y supondrá una obra de gran calibre). Por esta razón, hay que tomar las medidas correspondientes. También se deben tener en cuenta los criterios económicos y la viabilidad del proyecto.  Un posible ejemplo de futura obra podría ser la A-5 en la continuación del paseo de Extremadura en Madrid, ya que es una autopista con una gran densidad de tráfico en una zona urbana, lo cual causa un efecto barrea en la población. La M-30 en otros de sus tramos también podría ser remodelada.

Pablo Vidal

Un Comentario

  1. Me gusto mucho la nota, gracias! Pero no pude ver las fotos, una pena.

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.


Redimensionar imagen