PATRIMONIO, URBANISMO Y MEDIO AMBIENTE DEL AULA A LA RED

Servicio de blogs UPM

Lodos en el embalse de la presa vieja del Aulencia

| 9 Comentarios

María Lucía Cueva Duarte.

La presa vieja del Aulencia es una presa de gravedad en hormigón situada entre Valdemorillo y Colmenarejo. Fue construida en 1945 para el abastecimiento de las poblaciones de Brunete, Villanueva del Pardillo y otros pueblos de la zona como Villanueva de la Cañada y Quijorna.

Foto 1. Panorámica de la presa del Aulencia

La presa se encuentra en una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), lugar de importancia comunitaria (LIC), y además forma parte del Parque Regional de Guadarrama. En la zona se encuentran especies como la nutria, la cigüeña negra o el tejón.

Las crecientes necesidades de agua en la provincia de Madrid debidas al gran incremento de la población a finales de los años 60 (pasando de 2.260.000 habitantes en 1960 a 3.150.000 en 1970) motivaron la creación de un nuevo embalse para aprovechar el caudal del río Guadarrama. En 1976 entra en funcionamiento el embalse de Valmayor y la ETAP de Valmayor, dejando así en desuso la presa vieja del Aulencia.

La localización del embalse de Valmayor puso en peligro a la presa del Aulencia, que se encuentra  2 kilómetros aguas abajo del embalse. Desde el año 1976 hasta finales de los 90 los lodos de la ETAP fueron vertidos en el río y retenidos por la presa, contaminando un pantano con un interés medioambiental muy importante y convirtiéndolo en uno de los lugares más contaminados de la Comunidad de Madrid. El vaso de la presa se vio colmatado por los lodos ocupando aproximadamente unos 300.000 metros cúbicos del embalse (el 80% del vaso) En épocas de lluvias, el agua de la presa rebosa  llevando restos de los lodos al cauce del Aulencia.

Foto 2. Perfil de la Presa de Aulencia (Fuente: Elaboración Propia)

La información que recoge el Canal de Isabel II indica que la ETAP de Valmayor entró en servicio en 1976, pero la planta de tratamiento de fangos no lo hizo hasta 2001.
La situación insostenible de la contaminación de la presa hizo que el Patronato del Parque Regional encargara en 2005 al CEDEX (Centro de Estudios de Experimentación de Obras Públicas) un informe de las aguas. En el informe que se recogió en esos momentos se detectaron restos de 12 metales (Cromo, hierro, manganeso o cadmio), 74 contaminantes (derivados de jabones, hidrocarburos, disolventes de productos textiles…) y 31 compuestos en el residuo sólido como azufre. El informe concluía que los materiales encontrados en el embalse correspondían “a residuos de fangos procedentes de la estación depuradora ETAP que trata las aguas del embalse de Valmayor, situada aguas arriba del embalse y de los vertidos procedentes de las aguas residuales que genera el núcleo urbano de Colmenarejo”.

Foto 3. Presa aguas abajo (Fuente: Elaboración Propia)

Aunque en los últimos años se “han paralizado” los vertidos (desde la creación de la planta de tratamiento de fangos y la remodelación de la planta en el 2008), el problema persiste y varios colectivos medioambientales lo han denunciado. Sin embargo, el Canal de Isabel II, organismo responsable de la explotación y gestión del Valmayor deriva las competencias de limpiar el cauce del río Aulencia y de la presa a la CHT (Confederación Hidrográfica del Tajo). Este organismo público confirmó hace años su intención de limpieza del cauce, pero la dificultad técnica de acceder al Parque Regional y el elevado coste económico que conlleva hacerlo ha hecho que ambos organismos  eviten el avance para la recuperación de la presa y el paisaje natural.

Uno de los principales problemas del fango es el peligro que constituye para los ecosistemas de la zona, siendo la fauna piscícola prácticamente inexistente en el embalse. Además, la presencia de agentes tóxicos en estos lodos hizo descartable su reutilización en el campo de la agricultura. Aunque es un hecho que tanto los embalses como lagos están abocados de forma natural a su colmatación, no es común que esta colmatación se produzca tan brevemente y menos con fangos de procedencia dudosa.

Este texto invita a los lectores a cuestionar  las consideraciones morales y éticas de los organismos y autoridades que permiten este tipo de problemas al medio ambiente. ¿Es ético verter fangos en el río aunque la legislación de vertidos no fuese tan restrictiva como en la actualidad?, ¿es aceptable pagar una sanción por verter lodos en lugar de la construcción de una planta de fangos porque es más económico? Aunque en la Constitución Española, art.25.1 manifiesta: “Nadie puede ser condenado o sancionado por acciones u omisiones que en el momento de producirse no constituyan delito, falta o infracción administrativa, según la legislación vigente en aquel momento.  ¿Se le pueden exigir responsabilidades a una autoridad que conocía y sabía el riesgo medioambiental del problema?

 

9 Comentarios

  1. Buenos días,

    Felicidades por la calidad del articulo, la temática que toca y lo que más me ha gustado es que sale del aula para moverse por la red. Esperemos que se den los pasos necesarios para la recuperación del entorno.

     

     

     

  2. Es vergonzoso que organismos públicos desvíen la responsabilidad del problema a otros organismos en vez de colaborar y solucionarlo.

    Su objetivo es preservar el medio ambiente y asegurarse de que el ecosistema es apto para las especies de fauna y flora autóctonas de la zona.

    Gracias por sacar a la luz este crimen ecológico y mostrar el secretismo y la dejadez que hay en algunos organismos del Estado.

    Gran artículo, buena redacción y buena documentación.

  3. Me parece muy buena esta exposición del tema.Y creo que hace falta que se hable de esto porque a veces la falta de información sobre estos lugares hace que no se valoren lo suficiente y por lo tanto nadie hará nada por preservar este lugar y sus infraestructuras.Ánimo y a seguir luchando por el Medio Ambiente

  4. El respeto del medio ambiente es algo esencial pero en este país aún no se considera como lo que es: un tema de vital importacia.   Este artículo es interesante pues nos informa sobre un caso concreto y expone como resolverlo. Cuando se proyecta una obra es clave el estudio de sus repercusiones en el medio.  La  desidia de los organismos (que capean la situación cuando en el pasado había un vacío legal y  en la actualidad no queda claro quien debe responsabilizarse de los gastos para solventar el problema ecológico ) conlleva una pasividad que condiciona al medio.

     

     

     

  5. Un desastre medioambiental bastante desconocido aún para los que vivimos en la zona. Ya sea por abandono o negligencia el problema ha ido creciendo a lo largo de los años y algún día nos tocará a todos pagar las consecuencias de lo que no se solucionó a tiempo. Una lástima porque el entorno de la presa es muy bonito. Enhorabuena a la autora por refrescar la noticia y por la redacción.

  6. Gracias por visibilizar este problema, contextualizarlo, y explicarlo de forma rigurosa. Las consecuencias en la fauna piscícola, en la agricultura, la presencia de contaminantes y otros residuos y el origen del problema en las depuradoras, con entidades urbanísticas y administraciones, que prefieren en muchos casos pagar multas y no solucionar los problemas, la connivencia de las administraciones que miran para otro lado, son cuestiones que están perfectamente explicadas en este artículo a cuya autora felicito desde aquí. Informar y divulgar el problema es el camino para acabar con la permisividad existente.  Hace falta buscar los recursos legales que obliguen a la/s administración/es competente/s  a reparar este daño causado en una zona con un tremendo valor medioambiental. 

  7. Es triste ver como le dan importancia a temas superfluos, y pasan por alto un tema fundamental  como lo es el  futuro de la sociedad. En los tiempos que corren, el medio ambiente debería ser motivo de debates principales  y sobre todo de encontrar soluciones efectivas. Nosotros como ciudadanos, y como plantea la autora de éste artículo, si deberíamos poder exigir responsabilidades a los encargados de ésta mala gestión. Creo que el gran problema está en creer que los recursos son ilimitados.

  8. Los daños permanentes al medioambiente no conocen fronteras, se multiplican por doquier, y se perpetúan hasta que un artículo académico como este lo revela.

    De acuerdo en la conclusión: el problema escapa del alcance de las leyes; subyace el problema ético.

    Es un circulo vicioso perverso, sin solución: crecimiento poblacional y desarrollo económico que genera nuevas industrias contaminantes ; estas proliferan y crecen sin guía ni precepto ético; la legislación reacciona con desfase e impone multas al agente contaminante: este por costo-beneficio prefiere asumir la multa (u obtener legislación parlamentaria favorable mediante cubileteo), sin detener su acción contaminante; sube la multa la que siempre resulta insuficiente – porque ya se trata de indemnizar a la sociedad, o cesar la actividad contaminante , no de seguir incrementando o creando multas.

    Este ensayo de una próxima ingeniera tienen la enorme importancia de sacar a luz para el debate ético, un problema que las autoridades siempre prefieren mantener oculto.

  9. Este articulo debe servirnos a todos para hacer una reflexión sobre la importancia de la política medioambiental que muchas veces brilla por su ausencia como en este caso sobre el embalse de la presa del Aulencia, está degradación demuestra los serios impactos negativos sobre la naturaleza, es importantisimo respetar los recursos naturales para el desarrolo sostenible y los beneficios ambientales. Gracias por divulgar este grave problema ecológico dentro del Parque Regional de Guadarrama.

Deja una respuesta

Campos requeridos marcados con *.