PATRIMONIO, URBANISMO Y MEDIO AMBIENTE. DEL AULA A LA RED

Otro sitio más de UPM[Blogs], servicio de blogs UPM

AMPLIACIÓN DEL PUERTO DE IBIZA

| 0 Comentarios

La isla de Ibiza pertenece al archipiélago de las Islas Baleares y tiene una población aproximada de 130.000 habitantes. Su principal actividad económica es el turismo. Actualmente se trata de una isla concebida por y para éste.  En la isla hay una enorme multitud de hoteles, restaurantes, bares de copas, discotecas, etc. Todo ello sin olvidar las más de 70 playas y calas que salpican el litoral de la isla. Es, sin duda, un destino con un gran atractivo para los turistas, sobre todo durante los meses de calor.

Fomentar el turismo la principal motivación para llevar a cabo el proyecto en el que se centra este documento: la ampliación del puerto de Ibiza.

La citada ampliación consta de tres grandes proyectos:

  • El dique de Botafoch.
  • La Explanada y muelles comerciales al abrigo del dique de Botafoch.
  • La nueva estación marítima.

La construcción de la explanada y muelles comerciales, así como la nueva estación marítima tiene un objetivo claro: aumentar la capacidad de atraque de grandes cruceros y convertir a Ibiza en una escala atractiva para las grandes empresas del sector. Además se pretende descongestionar la zona de la Marina, liberando el tráfico portuario y dotándola de paseos peatonales, zonas comerciales, etc.

foto 1

Foto 1: Vista general de la construcción de la explanada y muelles comerciales.

En conjunto, estos proyectos sitúan a Ibiza en un gran lugar a nivel europeo, con una infraestructura poderosa, moderna, y con capacidad para recibir a un gran número de turistas en escalas de cruceros.   

Técnicamente son proyectos sobresalientes que utilizan técnicas de vanguardia en la construcción. En este aspecto, el proyecto más interesante es la explanada y muelles comerciales al abrigo del dique de Botafoch. Este proyecto consta de tres partes muy diferenciadas:

  • Muelles de cajones.
  • Muelles de pilotes: la autentica joya del proyecto. Se utilizaron Células Osterberg en su construcción, lo que permitió calcular la resistencia exacta de los pilotes, y ahorrar bastante dinero.
  • Explanada, en la cual se utilizo un moderno sistema de drenaje conocido como “slott-drain”.   

Toda obra portuaria afecta a la morfología de la costa y en este caso no es diferente. La construcción del dique, la explanada y los muelles han supuesto una gran variación en la línea de la costa Ibicenca.

Además de la propia costa de la isla, la fauna y la flora oceánica se puede ver seriamente afectada por culpa de este tipo de actuaciones. Para ganar espacio al mar se han dragado cerca de 500.000 metros cúbicos de material de fondo de la bahía que, por supuesto, han sido vertidos al mar. Los materiales de fondo que han sido dragados son vertidos al mar en un punto determinado y estudiado de forma que su impacto sea el menor posible. Este punto de vertido tiene que estar a una mínima distancia de la costa y de otros puntos de interés medioambiental. 

En el caso de Ibiza hay que tener un especial cuidado con las praderas de posidonia oceánica que rodean la isla y que han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. También se puede ver afectado el parque natural de Ses Salines, próximo a la zona de las obras.

Por todo ello fueron numerosas las organizaciones ecologistas que afirmaron (y lo siguen haciendo) que dichas obras atacaban de manera importante al medio marino, concluyendo que no debieron licitarse. Además se generó una cierta controversia en las adjudicaciones de los contratos de suministro de áridos para la obra y de explotación de las canteras, pudiendo darse un caso de tráfico de influencias.

Por la parte de la dirección de la obra se llevaron a cabo las medidas adecuadas de seguimiento del plan de vigilancia ambiental.  El coste total destinado al control ambiental asciende hasta 6,5 millones de euros. Se puede afirmar, como mínimo, que el medio ambiente ha influido en gran medida en el desarrollo de estos proyectos.  

Estudiando el proyecto de los muelles comerciales y la explanada en su conjunto, el coste total asciende a 77 millones de euros. Se prevé además que la nueva terminal de pasajeros esté a pleno rendimiento en 2016. En el año 2012 se llevo a cabo una entrega parcial del proyecto, pudiendo acoger grandes buques desde entonces, alcanzándose el máximo histórico de pasajeros recibidos por la isla en escala de cruceros. Este dato no es muy revelador ya que al ser una infraestructura nueva y atractiva llama la atención de las grandes empresas del sector en un primer momento, pero en los dos años siguientes el número de viajeros descendió considerablemente.

Por tanto habrá que esperar hasta el año 2016, cuando la estación marítima esté a pleno rendimiento para comprobar a ciencia cierta si estos proyectos tan ambiciosos cumplen con sus objetivos prioritarios, o si por el contrario se trata de proyectos sobredimensionados.

España es el país líder en licitación de obra pública y en muchas ocasiones la necesidad de dicha obra pública queda en entredicho. El aeropuerto de Castellón es el mayor ejemplo del despilfarro llevado a cabo por la Administración y es uno de los errores en los que no se debe caer en un futuro. Desde este punto de vista no es descabellado pensar que probablemente el proyecto de ampliación del puerto de Ibiza es demasiado ambicioso para las necesidades reales de la isla, aunque habrá que esperar para sacar conclusiones reales.

foto 2

Foto 2: Panorámica del cambio en la linea de costa que supone la ampliación.

Juan Manuel Míguez

Carlos Domínguez

Universidad Politécnica de Madrid

Deja una respuesta

Campos requeridos marcados con *.