PATRIMONIO, URBANISMO Y MEDIO AMBIENTE. DEL AULA A LA RED

Otro sitio más de UPM[Blogs], servicio de blogs UPM

Normativa frente a la realidad

| 0 Comentarios

Autor: Gonzalo García Fernández

 

Ferrol es un municipio que se localiza en el norte de la Provincia de Coruña. Con respecto a su población, ésta se encuentra concentrada en su cara interior, junto a la ría, quedando la parte que se encuentra bordeada por el océano Atlántico más despoblada y consecuentemente en un entorno más natural.

Presenta dos tipos de playas: las primeras son las interiores (de ría), que disponen de un mar más calmado, contaminado y con suelos fangosos, mientras que las segundas y abiertas al Océano, la mitad dispone del distintivo de “bandera azul”. Luego resulta evidente que estas últimas resulten ser las favoritas de los visitantes para tomar un baño.

Las playas más conocidas de la zona (Doniños, San Jorge, Santa Comba y Ponzos) se encuentran situadas una a continuación de la otra y disponen de características muy similares. Son playas de más de 1400 metros de longitud, cuentan con dunas de arena blanca y fina, además de tener unas aguas limpias y cristalinas que, gracias al ser playas abiertas al océano, sus aguas son renovadas de forma permanente.

“Foto 1. Vista de Ferrol y de sus cuatro playas más importantes (Fuente: Google Earth)”.

 

La Playa de Doniños y la de San Jorge son playas con bandera azul, y consecuentemente, gozan de unas instalaciones que, siendo respetuosas con el medioambiente, dotan a las playas de lo necesario para los turistas sin generar masificación alguna. Por otro lado, la Playa de Santa Comba, al presentar un gran sistema dunar, son muy pocas las actuaciones llevadas a cabo debido a que forman parte del LIC (Lugar de Importancia Europea, según la directiva 92/43/CEE) y esto conlleva a la protección de las mismas.

La problemática y el motivo por el que se redacta en este blog, radica en la situación actual de la cuarta playa de la zona: Ponzos. Esta playa, al igual que las anteriores, se trata de una playa en entorno natural, prácticamente virgen, que cuenta con un gran sistema de dunas. Dispone de muy pocas actuaciones realizadas, y las pocas existentes, se caracterizan por que son agresivas con el medioambiente.

La playa dispone de 3 zonas de aparcamiento: el aparcamiento occidental, central y oriental. El aparcamiento occidental se encuentra pavimentado y sin ningún tipo de ordenación, además de encontrarse situado en su totalidad dentro del Dominio Público. Según la Ley 22 de Costas de 1988, que se trata de la máxima autoridad en materia de regulación, protección y utilización de la ribera marítima, define el Dominio Público Marítimo Terrestre como:

1. La ribera del mar y de las rías, que incluye:

 

a) La zona marítimo-terrestre o espacio comprendido entre la línea de bajamar escorada o máxima viva equinoccial, y el límite hasta donde alcancen las olas en los mayores temporales conocidos.

 

b) Las playas o zonas de depósito de materiales sueltos, tales como arenas, gravas y guijarros, incluyendo escarpes, bermas y dunas.

 

2. El mar territorial y las aguas interiores.

 

3. Los recursos naturales de la zona económica y la plataforma continental.

 

4. También forman parte del DPMT los sistemas dunares, los acantilados, las marismas, los humedales litorales, etc.

 

La Ley 22 de Costas de 1988 es muy clara con respecto a los usos permitidos y prohibidos en cada una de las servidumbres que distingue, y recoge que se prohibirá cualquier tipo de actividad dentro del DPMT que no pueda tener otra ubicación, además de la circulación y estacionamiento de vehículos. Luego la Ley de Costas, prohíbe la entrada y salida de vehículos en dominio público. No obstante, se está llevando a cabo el incumplimiento de la misma, ya que los vehículos emplean este aparcamiento como lugar de estacionamiento en cualquier momento del año, sea o no época estival.

“Foto 2. Imagen del Visor del Dominio Público Marítimo Terrestre (Fuente: Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medioambiente)”.

 

En segundo lugar, se encuentra el aparcamiento central y oriental. Estos otros aparcamientos se encuentran situados fuera del Dominio Público (aunque muy próximos de la línea de deslinde). El problema radica en que en época estival, dada la falta de espacio y gran demanda, los automóviles estacionan fuera de estas áreas. Aquí es el momento de especial interés de este artículo, ya que los coches emplean los senderos naturales existentes entre las dunas, y que conectan los aparcamientos, para circular y estacionar. El problema que esto genera, no se basa sólo en las emisiones, sino el hecho de que los coches utilicen de manera indiscriminada los senderos existentes y acaben circulando entre las dunas deriva en una situación muy grave, ya que las dunas se ven dañadas cuando en realidad, son elementos de protección de costas además de formar parte del dominio público; La reserva de arena para la regeneración natural de las playas, la protección de las costas, la riqueza de flora y fauna en una zona de aguas de transición y su enorme valor ecológico son los factores que hacen que estos sistemas naturales tengan tanto valor tanto social como ambiental.

El simple hecho de que los automóviles circulen y estacionen entre las dunas, no solo afecta negativamente a la playa en el sentido de que su morfología se ve estrangulada, sino que también el paso de vehículos conforma un camino más ancho, definido y uniforme incitando a que el resto de vehículos lo usen también, ocasionando la erosión de las dunas y convirtiendo esto en un ciclo sin fin.

Actualmente, va cobrando cada vez más importancia el factor ambiental debido a la creciente y permanente presión humana sobre el planeta. Por este motivo, resulta necesario tomar una serie de medidas que no sólo permitan disminuir las emisiones o los volúmenes de tierra desmontados, sino proteger lo más cercano y conocido que resulta para nosotros como son las playas. Demoler el aparcamiento bituminoso que se encuentra en dominio público y trasladarlo fuera de la línea de deslinde permitiría que se respetase la ley de costas, además de que se reduciría el impacto visual y el daño al medio. Y con respecto a los senderos en las dunas, se han llevado a cabo actuaciones

similares en otras playas colindantes como la de Doniños, en las que se proyecta la construcción de una senda litoral en forma de pasarela de madera sobre los senderos. De este modo, no solo se consigue evitar la entrada de vehículos dentro de dominio público y que estos circulen entre las dunas, sino que se mejoraría la accesibilidad y movilidad de los visitantes.

Nota: En la segunda imagen que se adjunta, la cual se ha tomado del Visor del DPMT, aparece representada como una línea verde la Línea de Deslinde, mientras la línea rosa es la que delimita la Servidumbre de Protección.

 

Gonzalo García Fernández

Deja una respuesta

Campos requeridos marcados con *.