Contenidos ¿accesibles? en la formación online

21 octubre, 2019 - eLearning
Contenidos ¿accesibles? en la formación online
Share

Actualmente la formación online está gestionada en su mayoría por LMS o plataformas de teleformación. Algunas de las más conocidas como Moodle o Sakai (son plataformas de código abierto), y otras como Canvas o Blackboard, (son plataformas de pago). Estos LMS cumplen los estándares de accesibilidad. Pero realmente un LMS es sólo la puerta de acceso a la formación propiamente dicha. Una vez dentro, lo que el alumno se suele encontrar son: entornos de comunicación, actividades y materiales de estudio. Estos últimos a su vez, pueden ser de diferente tipo: texto (PDF, PPT o Word) o un contenido multimedia (imagen, audio o video).

Ahora bien, imaginemos a un alumno con algún tipo de discapacidad, por ejemplo visual, al que desplazarse a un centro para seguir una formación presencial, puede suponerle un problema diario y opta por matricularse en una titulación con metodología online. El alumno accederá al LMS elegido por el centro, pero a la hora de acceder esos contenidos de estudio, se encuentra con una barrera difícil de superar: los contenidos en formato texto (que a su vez son la mayoría), no son accesibles y su lector de pantalla no puede interpretarlos. Quizás el gran salto hacia la accesibilidad universal sea la concienciación, y en este caso particular, sería concienciar al profesor o creador de contenidos de la necesidad de tener en cuenta una serie de requerimientos básicos a la hora de crear los contenidos de estudio. 

Lo que nos encontramos actualmente son diferentes herramientas tecnológicas cuyo funcionamiento consiste en realizar conversiones de formatos, convirtiendo un contenido que no es accesible para una persona a otro formato más accesible según sus capacidades. Un ejemplo puede ser, convertir un documento textual en uno con formato audio, o a un audio, incorporarle una transcripción.

Algunas de las herramientas según su categoría serían:

Herramientas enfocadas a personas con problemas visuales:

Herramientas enfocadas a personas con problemas auditivos:

Hablando de herramientas, merece una mención especial, la herramienta ALLY de Blackboard. Su gran logro consiste en impactar en los tres grandes ejes de la educación: alumno,  profesor e institución.

Como punto extra para Ally, es importante destacar que esta conversión a formatos alternativos, no sólo será beneficioso para un porcentaje amplio de la  población (según la OMS EL 15% de personas presenta alguna discapacidad) sino que además, aportará un valor añadido al resto de la población. Imaginemos poder escuchar el contenido de una lección mientras realizamos otra tarea, o bien cuando comencemos con los síntomas de vista cansada, o simplemente, porque nos gusta estudiar escuchando. Otra de las opciones que hace muy interesante a esta herramienta, es la posibilidad de traducir el texto a diferentes idiomas. Con esta herramienta todos ganamos, porque poder elegir el formato en el que acceder a la información fomentará siempre nuestras capacidades individuales.

Por último,  es importante  no  perder de vista: “que  no se trata de entender a las personas discapacitadas pues no son las personas las que no están preparadas para asumir los retos de hoy, es la sociedad la que a lo largo de los años ha fallado y es la que debe contemplar las diferencias al momento de desarrollar cualquier componente que impacte la vida de las personas” (Fuente SICOM ¿Qué saber, qué evitar? Creando E-learning accesible). Debemos entender que debe ser la sociedad, la que debe ofrecer una alternativa al alumno que le permita acceder a este contenido en igualdad de condiciones que el resto de alumnos con independencia de su capacidad.

ab.perez@upm.es

Autor Ana Belén Pérez Martínez

Técnico en eLearning del Gabinete de Tele-educación de la Universidad Politécnica de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Redimensionar imagen