En esta sección te brindamos algunos consejos prácticos para llevar tu proyecto tutelado directo a la gloria y al éxito. No son medidas estrictas y rígidas de una receta, cada unx tiene su forma de trabajar y cada maestrillo tiene su librillo. Pero dada la experiencia de lxs más veteranxs, tener unos consejos antes o durante del desarrollo de un proyecto es algo que agradecen y un lujo que no muchas personas tienen. ¡Así que al lío!

¿Te imaginas un brazo robótico que clasifique tornillos?
¡Adiós a estar horas clasificando tornilleria!
  • Lo mejor es que el tutor domine un tema relacionado con la asociación: robótica, electrónica o automática. Es evidente que no haremos tutelados de como jugar al parchís, salvo que sea contra una máquina.
  • El tema puede ir desde cómo programar con el módulo WiFi hasta implementar Simulink para el control de un brazo robótico. ¡Propón tu propuesta sin miedo!
  • Mínimo han de ser 3 integrantes en total (incl. el tutor) en el proyecto. De esta forma se logra el objetivo de los tutelados: que lxs participantes aprendan. Y cuantos más aprendan mejor.
  • Documentación previa: un manual o algún artículo al que se pueda acceder desde casa. De esta forma podemos llevar un seguimiento y detectar los puntos del proyecto en los que te atasques o necesites ayuda. Poner en común tus experiencias con las de otrxs puede ser decisivo a la hora de buscar nuevos enfoques o ese “punto y coma” que le falta a tu código.
  • Organiza el tiempo. El método de las metas es muy efectivo: a medida que te vayas proponiendo pequeñas metas del proyecto y las cumplas, la motivación y la dopamina generada te dará un empujón extra que viene de lujo. Ya seas el/la tutor/a o no, llevar un orden y una constancia del tiempo de trabajo es esencial, tanto en el CREA como en los futuros proyectos en los que trabajes.
  • Acompañado con esto último está la organización del espacio. En la sala del CREA tenemos varias zonas de trabajo y varias mesas en las que puedes encontrarte varios grupos trabajando. El tema del espacio y el reparto de la sala por horarios lo tenemos estructurado y pensado para que nunca se llene. Pero una vez estés trabajando y utilizando materiales y herramientas no te olvides del orden. Llevar un orden a la hora de trabajar agiliza muchísimo el tiempo y te ayuda a pensar con claridad. Empezar con una tarea (por ejemplo soldar), terminarla, y empezar con la siguiente (por ejemplo hacer pruebas de conexión) es la mejor forma de no dejar nada a medias. Dividir el trabajo también es una muy buena opción.

Siguiendo estos consejos y con entusiasmo y ganas de enseñar y aprender te garantizas el éxito de tu proyecto tutelado. Y tus proyectos en el futuro también. Desde el CREA te ayudaremos en todo lo que necesites. Ya sabes, si puedes imaginarlo ¡puedes crearlo!.



Categorías: General

0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Redimensionar imagen