FORMACIÓN Y SENSIBILIZACION

Los Bancos de Alimentos ante la crisis del COVID

La crisis del Covid 19 ha puesto en jaque a los Bancos de Alimentos que, a pesar de las dificultades, han permanecido al pie del cañón para continuar con su actividad y han sabido reaccionar para atender a un mayor número de personas.

El Estado de alarma decretado por el gobierno, que con sus sucesivas prórrogas se prolongó desde el 15 de marzo hasta el 21 de junio, incluyó primero la prohibición y luego la limitación de todas las actividades consideradas no esenciales. La reducción de la actividad económica se tradujo – durante el segundo semestre de 2020 y según datos del INE – en un descenso del 18,5 por ciento del PIB y del 7,5 por ciento del empleo.

Las consecuencias han sido inmediatas. Y devastadoras para muchas personas. En el mes de mayo, la demanda de ayuda alimentaria aumentó en toda España en torno a un 30 por ciento, y superó el 50 por ciento en algunas provincias. Un aumento de solicitudes que en su mayor parte procedía de personas que recurrían a la ayuda alimentaria por primera vez en su vida.

A su vez, el estado de alarma y el confinamiento afectó de manera importante a la actividad de los Bancos de Alimentos que se vieron obligados a suspender operaciones presenciales de recogida de alimentos, al tiempo que dejaron de recibir donaciones tradicionales. Sus medios humanos también se vieron reducidos porque la mayoría de los voluntarios, al ser población de riesgo por edad, se tuvieron que quedar en casa. Los Bancos se adaptaron a la nueva situación y mantuvieron su actividad en la medida de lo posible, contando con la ayuda logística de empresas del sector, del ejército, de los bomberos o de jóvenes estudiantes. Solo unos pocos se vieron obligados a cerrar temporalmente sus instalaciones.

Los Bancos de Alimentos fueron gestionando sus existencias. Pero con la reducción de las donaciones de empresas y la suspensión de las actividades de recogida, en poco tiempo las salidas de alimentos superaban a las entradas produciéndose una reducción insostenible de los stocks. La situación se iba agravando con la mayor demanda, que fue creciente durante los tres meses de confinamiento.

Este escenario ha ido marcando la cronología de FESBAL que, junto con los Bancos de Alimentos, el FEBA, distintas empresas y otros agentes, tomó desde el principio una actitud activa para poder seguir cumpliendo con su mandato de atender a las personas desfavorecidas.

Durante el mes de marzo los esfuerzos de FESBAL se dedican a promover las donaciones de las empresas. El día 15, día en que se inicia el estado de alarma, el presidente de FESBAL invita a los bancos de alimentos federados a mantener en la medida de lo posible su actividad. El día 17 se inicia una campaña en Facebook para incentivar donaciones con el eslogan “Ayúdanos a combatir el covid-19”. El día 18, en el informativo “Las mañanas de RNE” se cede un espacio a los Bancos de Alimentos en el que exponen la situación, alertando de que si no reciben ayuda las existencias no durarán más allá de dos o tres meses. Distintos periódicos se hacen eco de la noticia.

El día 23 de marzo, el FEBA lanza el Fondo Europeo de Emergencia Social Covid-19 `para asegurar la actividad de los bancos de alimentos europeos.

En el mes de abril se hace patente la solidaridad y el compromiso de otros organismos y empresas. El uno de abril se inicia la campaña “Ningún hogar sin alimento” de la Fundación la Caixa y Caixa Bank. El día nueve de abril se hace un llamamiento por parte de Lisa Moon presidenta y CEO de The global FoodBanking Network. El día 13, El Mundo lanza una campaña de donaciones a Bancos de Alimentos para combatir la emergencia alimentaria.

El 5 de Mayo se hace un nuevo llamamiento por parte del Director de FESBAL, para la colaboración con los Bancos de Alimentos.

Un nuevo impulso llega en Junio de 2020 cuando los Bancos de Alimentos reciben el premio Alimentos de España 2019 “por la extraordinaria labor social que realizan estas entidades a diario y especialmente durante el estado de alarma provocado por el coronavirus”.

El lunes 29 de Junio se produce la reincorporación a la oficina de FESBAL en la nueva normalidad.

Durante el periodo de marzo a julio de 2019 los Bancos de Alimentos han conseguido recaudar aportaciones dinerarias de casi nueve millones de euros: 7.980.743 euros de más de 60 empresas; 858.009 euros procedentes de otras donaciones con más de 120 donantes. El record de donaciones se alcanzó en el mes de mayo, seguido del mes de julio, debido principalmente a las aportaciones, en primer lugar, de Fundación la Caixa y, en segundo lugar, de la Fundación Telefónica. Por su parte, la donación del FEBA alcanzó 700.741 Euros. Además, se reciben donaciones en especie de más de 200 donantes.

El esfuerzo conjunto, la solidaridad y el compromiso compartido hacen posible que los Bancos sigan cumpliendo con su misión. También en tiempos de pandemia.