FORMACIÓN Y SENSIBILIZACION

La Asamblea General de las Naciones Unidas declara el Día Internacional contra el Desperdicio de Alimentos

El pasado 29 de septiembre la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró, por primera vez en su historia, el Día Internacional contra el Desperdicio de Alimentos.

Este año la primera celebración del Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos se produce durante la pandemia mundial de la COVID-19, la cual ha provocado un despertar mundial sobre la necesidad de transformar y reequilibrar la forma en que se producen y consumen nuestros alimentos.

De acuerdo con datos de FAO, la tercera parte de la producción mundial de alimentos se pierde a lo largo de todas las fases de la cadena de valor, desde la recolección hasta el punto de venta. Es un problema importante que afecta a todos los actores del sector agroalimentario incluyendo a los consumidores finales. Cuando se despilfarran alimentos, se están malgastando también los recursos utilizados para producirlos como agua, energía, tierra, mano de obra y recursos monetarios.

Desde FESBAL se concibe fundamental el incrementar los esfuerzos para reducir las pérdidas y el desperdicio de alimentos para asegurar la seguridad alimentaria especialmente entre los más vulnerables, más aún en estos momentos ya que la crisis sanitaria de la COVID-19 ha debilitado aún más los sistemas de producción, transporte y distribución de alimentos en todo el mundo.

Debemos ser conscientes de la importancia de la pérdida y el desperdicio de alimentos ahora más que nunca. Es por eso que, en 2019, la 74ª Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 29 de septiembre como el Día Internacional de Conciencia de la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos, reconociendo el papel fundamental que desempeña la producción sostenible de alimentos en la promoción de la seguridad alimentaria y la nutrición. Sin duda, este nuevo Día Internacional se enfrenta a muchos desafíos para alcanzar las metas de “Consumo y producción responsables” que contribuirá a la lucha contra el Hambre Cero y el Cambio climático.

Coincidiendo con la declaración de este importante día se celebró el 8º Punto de Encuentro contra el Desperdicio Alimentario. Evento organizado por la Asociación de Fabricantes y Distribuidores –AECOC- y que tuvo como principales protagonistas a más de 250 profesionales de la cadena agroalimentaria para luchar de manera conjunta contra el desperdicio de alimentos.

El encuentro, como cada año, analizó destacados casos de éxito impulsados desde el sector primario, la industria y la distribución alimentaria, mostrando los mejores exponentes nacionales e internacionales. Es el caso, por ejemplo, de la multinacional danesa CHR Hansen, la cual expuso sus investigaciones en el estudio de bacterias para el beneficio alimentario o el éxito de la cerveza artesanal “Rosita Kellogg´s Choco Krispies” como ejemplo evidente de reciclaje alimentario.

De esta manera el 29 de septiembre se suma a otras grandes citas, como la celebrada el 16 de octubre, Día Mundial de la Alimentación y que este 2020 trae como eslogan “Cultivar, nutrir, preservar. Juntos”. Este año se hace un llamamiento mundial a la solidaridad para conseguir que los alimentos saludables lleguen a todos los rincones del planeta, especialmente a los lugares más desfavorecidos y que han resultado más dañados por la crisis del COVID-19.

Entre los eventos organizados para conmemorar este día, destaca la celebración del seminario web organizado por la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas (ETSIAAB) de la Universidad Politécnica de Madrid en colaboración con el Centro de Estudios e Investigación para la Gestión de Riesgos Agrarios y Medioambientales (CEIGRAM) titulado “Seguridad alimentaria y nutrición en tiempos de crisis”.

Además, desde FESBAL se quiere también homenajear a los #HéroesdelaAlimentación de todo el mundo que plantan, cultivan, pescan o transportan los alimentos. Aquellas personas anónimas que, con su duro trabajo consiguen que podamos tener todo tipo de alimentos en nuestra mesa a pesar de la pandemia de la COVID-19.