20 Septiembre: Jornada de demostración

Multitaladora: Cabezal Bracke C16 sobre Komatsu

El próximo 20 de septiembre, dentro del proyecto europeo SmallWood, un equipo de la Universidad Politécnica de Madrid dirigido por el Profesor Eduardo Tolosana, en colaboración con la Junta de Castilla y León y SOMACYL, organizamos una DEMOSTRACIÓN DE MAQUINARIA INNOVADORA para el APROVECHAMIENTO DE MATAS DE ROBLE MELOJO en Villar de Ciervos (León) entre las 11:30 y las 14:30 horas.

Lugar de la demostración (pincha aquí)

Si quieres acudir y para cumplir con las medidas de seguridad sanitaria y asegurar además una mayor calidad de la exhibición te rogamos que te apuntes aquí.

La maquinaria a ensayar es un CABEZAL TALADOR ACUMULADOR LIGERO BRACKE C16, equipado con una sierra circular y modificado por el fabricante para ganar eficacia en el manejo simultáneo de varios arbolillos completos. El cabezal se ha montado en una procesadora Valmet (Komatsu) 911 operada por un maquinista sueco con experiencia en trabajos con el citado cabezal.

Se ensayarán DOS MÉTODOS DE ENTRESACA ALTERNATIVOS: ENTRESACA SELECTIVA Y ENTRESACA SISTEMÁTICA (con “corredores” en espina de pescado desde las calles de desembosque), para valorar sus rendimientos y, al cabo de cierto tiempo, la eficacia selvícola del trabajo mecanizado.

El producto del aprovechamiento serán árboles completos que serán astillados y utilizados como biomasa para producción de energía.

Quemar evita incendios

Las quemas prescritas son una técnica eficaz y eficiente en la prevención de incendios forestales.

Noé Clemente García.

Trabajo de la asignatura de Incendios Forestales del Grado de Ingeniería Forestal

La gestión de los incendios forestales comprende tres disciplinas distintas: la prevención que son aquellas acciones que se llevan a cabo antes del incendio; la extinción que comprende aquellas medidas que se llevan a cabo para sofocar el incendio; y la restauración o medidas que se llevan a cabo después del incendio, destinadas a evitar pérdidas de suelo y volver a dar funcionalidad a la zona quemada. Las tres disciplinas pueden gestionarse coordinadamente asumiendo lo que se conoce como gestión integrada del fuego.

Para desarrollar la prevención de incendios de una manera sostenible, la introducción del fuego en la gestión forestal mediante el uso de quemas prescritas se está mostrando como un método eficaz y más que necesario en muchos ecosistemas. Esta técnica permite reducir la biomasa disponible mediante el uso ordenado y tecnificado del fuego y por tanto dificultar o impedir su propagación durante un incendio forestal. Además de la prevención de incendios puede perseguir diversos objetivos en función de la zona y las circunstancias en las que nos encontremos, como el mantenimiento y creación de pastos para facilitar el pastoreo de ganadería extensiva y fauna salvaje, incrementar el valor recreativo, facilitar la regeneración de ciertas especies o permitir una utilización ordenada de los recursos naturales.

En España, históricamente se llevan a cabo quemas controladas, generalmente en zonas rurales. Sin embargo las quemas prescritas en selvicultura preventiva tuvieron sus inicios recientes en la década de los 1990s en Galicia gracias a la labor del Centro de Investigaciones Forestales de Lourizán en Pontevedra. Se fue abriendo paso en otras zonas como Castilla y León, Cataluña y Andalucía, siendo pilotadas por las administraciones y gestores forestales competentes. Actualmente se aplica cada vez con mayor extensión, siendo este tipo de quemas desarrolladas por varios proyectos europeos de I+D, entre los que encontramos gestores forestales e investigadores de países como, España, Francia, Italia y Portugal en el Mediterráneo, pero también en países del centro y norte de Europa como Reino Unido, Alemania y Suecia

Los estudios I+D realizados han estado orientados al uso, comportamiento y efectos del fuego, estudiándose su ecología, efectos, gestión y sus aplicaciones. Estas investigaciones permiten realizar estas quemas de una forma más eficiente y obteniendo una mayor cantidad de beneficios debido al mayor conocimiento del fuego.

Por ello es importante que el gestor forestal conozca y dé a conocer este tipo de disciplina de prevención de incendios.

¿Qué son las quemas prescritas?

Las quemas prescritas son una herramienta barata y útil en el objetivo de prevenir  incendios forestales. Consiste en aplicar fuego en un área determinada, y con unas condiciones concretas, como son, intensidad del fuego, cantidad de combustible forestal a eliminar, o la fecha en la que se produce dicha quema.

Tienen una gran potencialidad en la creación y mantenimiento de infraestructuras lineales de prevención de incendios, como áreas cortafuegos y fajas auxiliares de pista, ya que elimina completa o parcialmente los combustibles forestales vivos y los combustibles finos y muertos que son los que más contribuyen a la propagación en caso de incendio..

Estas quemas deben ser previamente programadas en un plan de quemas, integradas dentro de la selvicultura para prevención de incendios forestales. Los planes de quema se encuentran integrados dentro de un plan general de quemas, en el que se encuentra información y actuaciones sobre toda la superficie del monte que va a ser gestionado. El plan de quemas, es un documento que contiene la información relativa sobre las actuaciones que se van a realizar (en una superficie determinada), esto es, contiene datos como el objetivo de la quema, sus ventajas, la zona en la que se va a realizar, el momento del día y la ventana de prescripción, esto es, la “receta” que el/la ingeniero/a forestal aplica a la zona en función del análisis efectuado: qué intensidad de quema es necesaria, cúando y en qué condiciones se puede quemar para alcanzar esta intensidad y los rangos meteorológicos y de comportamiento del fuego necesarios, fuera de los cuales se debe abortar la quema por seguridad y/o eficacia. Todo este plan es ejecutado por un equipo con una estructura organizada de las posiciones de quema (Jefe/a de quema, jefe/a de ignición, Jefe/a de seguridad). De esta forma, las quemas prescritas cumplen los cinco objetivos que se persigue en cualquier actuación selvícola: eficacia, ecológicamente beneficiosa, eficiencia, socialmente aceptable y bajo coste. Tras realizar estas quemas sobre una superficie determinada, es necesario realizar una evaluación con un informe sobre la actuación, en la que queden reflejados la consecución de objetivos, la conducción y el comportamiento del fuego, la superficie finalmente quemada, y el coste de dicha actividad. También es necesario incluir valoraciones sobre cómo se ha realizado la quema para reflejar los nuevos conocimientos adquiridos sobre la zona y evaluar la prescripción para capitalizar la experiencia y sugerir cómo debería estar dirigida la gestión de los programas de quema en el futuro con el fin de prevenir incendios de la forma más eficiente y compatible ecológicamente. El evaluación ecológica es conveniente realizarla en los tres años siguientes a la actuación donde también se puede evaluar la longevidad del tratamiento para mantener su eficacia preventiva.

¿Quema controlada es lo mismo que quema prescrita?

No, la quema prescrita se diferencia de la quema controlada, en que en las quemas prescritas es totalmente necesario tener con anterioridad un plan de quemas, en el que, como hemos dicho, se seleccione el área delimitada a quemarsiguiendo unos criterios técnicos mucho más seguros,eficaces y con cierto control de los potenciales efectos ecológicos o, al menos, la planificación de su evaluación a corto, medio y largo plazo

Las quemas controladas sin embargo suelen ser herramientas utilizadas para la creación y mantenimiento de pastos para ganado, o como complemento a actividades agrícolas para habilitar las tierras de cultivo. Estas quemas no precisan de un equipo tan completo como en las quemas prescritas, sino que las puede realizar cualquier persona siempre y cuando sea autorizada por la administración competente. Para que estas quemas sean seguras, es necesario que la zona a quemar quede aislada entes de iniciar la quema, para así evitar la propagación del fuego y dar origen a un incendio forestal. Desde este punto de vista la ausencia de control de muchos de los parámetros de la quema hace que sea difícil su monitoreo, evaluación y valoración de posibles efectos ecológicos y de eficacia preventiva.

Las quemas prescritas están siendo estudiadas y utilizadas cada vez con mayor frecuencia, mostrando que la probabilidad de que un incendio superficial se inicie o se propague disminuya, de tal forma que sea más fácil la extinción o la prevención del incendio forestal. Por tanto podemos afirmar que “quemar evita incendios” mientras que podamos quemar de forma prescrita

Webinario del Proyecto SmallWood

PRODUCTIVIDAD EN CLARAS Y CLAREOS DE ARBOLADO DE PEQUEÑO DIÁMETRO

Previa inscripción hasta el 4 de diciembre

7 diciembre 2020

El seminario será íntegramente en inglés

9:00 – 9:05 Bienvenida e introducción a la conferencia (Nike Krajnc, GIS)
9:05 – 9:15
Presentación del proyecto SMALLWOOD (Tomas Nordfjell, SLU) 9:15 – 9:25 Pruebas realizadas en Suecia con el cabezal Bräcke C16c mejorado (Dan Bergström, SLU)
9:25 – 9:35
Pruebas realizadas en Finlandia con el cabezal Bräcke C16c mejorado (Yrjö Nuutinen, UEF/LUKE) 9:35 – 9:45 Pruebas realizadas en Eslovenia con el cabezal Bräcke C16c mejorado (Matevž Triplat, GIS)
9:45 – 10:10
Resultados preliminares de las pruebas (Raúl Fernandez Lacruz, SLU) 10:10 – 10:20 Discusión
10:20 – 10:30
Descanso 10:30 – 10:50 Presentación y resultados preliminares de las pruebas realizadas en España (Eduardo Tolosana, UPM)
10:50 – 11:00
Discusión 11:00 – 11:20 Presentación y resultados preliminares de los daños en la masa remanente (Teresa de la Fuente, UPM)
11:20 – 11:30
Discusión

PROYECTO SMALLWOOD: Aprovechamientos en montes con árboles de pequeñas dimensiones.

Las masas arboladas con árboles de pequeñas dimensiones o bien no se aprovechan o bien se hacen trabajos forestales que llevan asociado un coste económico. En países con gran actividad forestal el manejo más común de SDS o Small Diameter Stands (masas arboladas de pequeño diámetro) está dominado por los clareos precomerciales, que generan costes, pero no ingresos, siendo una apuesta por mejorar la masa forestal, una inversión. En algunas plantaciones de crecimiento rápido o medio en España también se ejecutan estos clareos, como inversión de mejora forestal. En algunos montes bajos también se han practicado resalveos para la transformación a monte medio. Las principales razones del escaso aprovechamiento de estas masas en Europa son la baja productividad de las masas, los altos costes operativos y el bajo precio de mercado para la madera de pequeño diámetro.

A pesar de que existen algunos experiencias para el aprovechamiento de estas masas forestales, la investigación en este sector señala la gran necesidad de desarrollar técnicas de gestión, así como métodos de trabajo y sistemas de adquisición asociados, a fin de proporcionar una cadena de producción factible. Si se pudieran desarrollar técnicas y sistemas de explotación más eficientes, el volumen potencial de SDS para su aprovechamiento por parte de diversas industrias sería muy considerable, sobre todo en el caso de las masas forestales españolas, debido a las particulares características de las mismas.

Las condiciones climáticas de la cuenca mediterránea (exceptuando el norte peninsular) hacen inviable obtener producciones capaces de competir con las del centro y norte de Europa, en cuanto a madera de calidad o de grandes dimensiones, dejando, por tanto, una gran superficie con un alto potencial para las SDS.

Además, el abandono de los terrenos destinados a los cultivos agrarios ha propiciado un aumento considerable de la superficie forestal y en particular de masas densas y de pequeño diámetro debido, en gran medida, a la falta de gestión por parte de los propietarios, incapaces de obtener beneficios del manejo de este tipo de masas arboladas.

Otra casuística condicionadora del entorno mediterráneo son los incendios estivales, que afectan anualmente miles de hectáreas, quemándose el pasado año (2019) sin ir más lejos, aproximadamente 84.000 hectáreas. Una adecuada gestión de los montes y propiedades forestales impediría en gran medida el número de incendios y/o reduciría la superficie afectada por cada uno de ellos.

Los clareos juegan un papel fundamental en la prevención de los incendios, sin embargo, se realizan en un número y en una escala muy por debajo de lo recomendado. Esto se debe principalmente a que dichos trabajos por norma general suponen un coste y un beneficio difícil de cuantificar. El balance ingresos-gastos tras la venta de lo que se podría considerar una materia prima casi siempre es negativo

Es por todo esto y mucho más (mantenimiento de la población en los entornos rurales, gestión sostenible de los recursos naturales, creación de una economía circular y empleo de productos de cercanía, desarrollo industrial sostenible, etc.) que resulta de vital importancia la valorificación de este tipo de masas forestales.

Se ha podido comprobar en los últimos años que cada vez han sido más las empresas del sector energético (y no sólo de este sector) que han apostado por la biomasa como materia prima para el desarrollo de su actividad, apostando, de esta forma, por un método de producción de energía sostenible y con un balance neutro de la contaminación producida.

Sin embargo, para que dichos aprovechamientos de biomasa sean posible es necesario una adecuada gestión de estos últimos. Dicha gestión pasa, en líneas generales, por reducir los costes de producción y la existencia de una demanda. Solamente de esta forma el gestor forestal será capaz de obtener un balance económico positivo o al menos neutro.

Es precisamente en estos últimos aspectos en los que se centra los objetivos del proyecto Smallwood, siendo estos mismos los siguientes:

  • Desarrollar y evaluar nuevas tecnologías y nuevos modelos comerciales y operativos que puedan respaldar una gestión sostenible y la utilización de diferentes tipos de madera de pequeño diámetro.
  • Mejorar las técnicas y los métodos de trabajo hasta que se pueda construir un modelo de negocio rentable sobre la gestión y utilización de SDS.
  • Desarrollar estrategias para la gestión de SDS que sean sostenibles, con un perfil ambiental positivo y valores agregados a largo plazo para los múltiples actores de la sociedad.