Home » Noticias UE

Category Archives: Noticias UE

Previsiones económicas del verano de 2022: la guerra de Rusia empeora las perspectivas

Bruselas, 14 de julio de 2022

La guerra de agresión de Rusia contra Ucrania continúa afectando negativamente a la economía de la UE, situándola en una senda de menor crecimiento y mayor inflación en comparación con las previsiones de la primavera. Las previsiones económicas (intermedias) del verano de 2022 vaticinan que la economía de la UE crecerá un 2,7 % en 2022 y un 1,5 % en 2023. En la zona del euro, se espera que el crecimiento se sitúe en el 2,6 % en 2022 y que se modere hasta el 1,4 % en 2023. Las previsiones indican que la inflación media anual alcanzará máximos históricos en 2022, del 7,6 % en la zona del euro y del 8,3 % en la UE, antes de disminuir en 2023 hasta el 4,0 % y el 4,6 %, respectivamente.

Las perturbaciones provocadas por la guerra socavan el crecimiento

Muchos de los riesgos negativos que se mencionaban en las previsiones de la primavera de 2022 se han materializado. La invasión de Ucrania por parte de Rusia ha aumentado las presiones al alza sobre los precios de la energía y de las materias primas alimentarias. Esto está a su vez provocando presiones inflacionistas a escala mundial, menoscabando el poder adquisitivo de los hogares y desencadenando una respuesta de política monetaria más rápida de lo que anteriormente se preveía. La deceleración actual del crecimiento en los Estados Unidos se suma a los efectos económicos negativos de la política estricta de COVID cero adoptada por China.  

La economía de la UE sigue siendo particularmente vulnerable a la evolución de los mercados de la energía debido a su fuerte dependencia de los combustibles fósiles rusos, y el debilitamiento del crecimiento mundial reduce la demanda externa. Se augura que la buena dinámica alcanzada con el repunte del pasado año y un primer trimestre algo más positivo de lo que inicialmente se esperaba sustentarán la tasa de crecimiento anual de 2022. Pese a ello, se prevé una actividad económica moderada durante el resto del año, no obstante una temporada turística veraniega prometedora. En 2023, se anticipa que el crecimiento económico trimestral cobrará impulso, cimentado sobre un mercado laboral resiliente, una inflación moderada, el apoyo del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia y el importe aún elevado de ahorro excedentario.

En general, la economía de la UE seguiría creciendo, si bien a un ritmo significativamente inferior al anunciado en las previsiones de la primavera de 2022.

Se prevé que en 2023 la inflación descienda desde máximos históricos

La inflación general ha alcanzado hasta junio máximos históricos, a medida que los precios de la energía y de los alimentos seguían creciendo y las presiones sobre los precios se extendían a los servicios y otros bienes. En la zona del euro, la inflación aumentó con fuerza en el segundo trimestre de 2022, desde el 7,4 % de marzo (interanual) hasta un nuevo máximo sin precedentes del 8,6 % en junio. En la UE, el incremento de la inflación fue aún más pronunciado, dado que se elevó un punto porcentual completo entre marzo y mayo, del 7,8 % al 8,8 %

Las previsiones de inflación se han revisado considerablemente al alza en comparación con las de la primavera. Además del pronunciado aumento de los precios en el segundo trimestre, se espera que una nueva subida de los precios del gas en Europa llegue a los consumidores a través de los precios de la electricidad. En el tercer trimestre de 2022, la inflación aumentaría hasta un máximo del 8,4 % interanual en la zona del euro, para descender después de manera constante y caer por debajo del 3 % en el último trimestre de 2023, tanto en la zona del euro como en la UE, a medida que las presiones derivadas de las restricciones del suministro y los precios de las materias primas se disipen.

Los riesgos siguen siendo altos y dependientes de la guerra

Los riesgos para las previsiones de actividad económica y de inflación dependen en una enorme medida de la evolución del conflicto bélico y, en particular, de sus repercusiones sobre el suministro de gas a Europa. Nuevos incrementos de los precios del gas podrían elevar la inflación y frenar el crecimiento. Los efectos indirectos podrían, a su vez, amplificar las corrientes inflacionistas y conducir a un endurecimiento más acusado de las condiciones de financiación, lo cual no solo afectaría al crecimiento, sino que también aumentaría los riesgos para la estabilidad financiera. No puede excluirse la posibilidad de que el resurgimiento de la pandemia en la UE lleve aparejadas nuevas perturbaciones en la economía.

Al mismo tiempo, las recientes tendencias a la baja de los precios del petróleo y otras materias primas podrían intensificarse, lo que redundaría en un descenso de la inflación más rápido del que ahora mismo se augura. Además, gracias a un mercado laboral sólido, el consumo privado podría resultar más resiliente al incremento de los precios si los hogares utilizasen una porción mayor de su ahorro acumulado.

Declaraciones de los miembros del Colegio de Comisarios:

Valdis Dombrovskis, vicepresidente ejecutivo responsable de Una Economía al Servicio de las Personas, ha declarado: «La guerra de Rusia contra Ucrania sigue proyectando una alargada sombra sobre Europa y su economía. Nos enfrentamos a retos en múltiples frentes, desde la subida de los precios de la energía y los alimentos hasta la incertidumbre creciente de las perspectivas mundiales. Afortunadamente, partimos de una posición fuerte, ya que superamos la anterior crisis con un sólido retorno al crecimiento. El crecimiento económico se va a ralentizar acusadamente en la segunda mitad de este año, pero obtendrá impulso en 2023. En vista de la elevada inflación y del endurecimiento de las condiciones de financiación, será importante encontrar el equilibrio correcto entre el avance hacia una orientación más prudente de la política fiscal y la protección de los más vulnerables. También debemos reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles rusos».

Paolo Gentiloni, comisario de Economía, ha comentado: «La invasión no provocada rusa contra Ucrania continúa emitiendo ondas de choque por toda la economía mundial. Las acciones de Moscú están perturbando los suministros de energía y grano, elevando los precios y debilitando la confianza. En Europa, se espera que el impulso cobrado con la reapertura de nuestras economías sustente el crecimiento anual en 2022, pero hemos revisado a la baja de manera notable nuestras previsiones para 2023. Actualmente se prevé que los máximos históricos de inflación lleguen a su punto álgido durante este año y desciendan gradualmente en 2023. Ante las dudas sobre el curso del conflicto bélico y la fiabilidad del suministro de gas, estas previsiones adolecen de una gran incertidumbre y riesgos a la baja. Europa debe mostrar liderazgo para surcar estas agitadas aguas, con unas políticas definidas en tres palabras: solidaridad, sostenibilidad y seguridad».

Contexto

Las previsiones económicas del verano de 2022 actualizan las previsiones económicas del otoño de 2022, presentadas en mayo de este año, y se centran en la evolución del PIB y la inflación en todos los Estados miembros de la UE.

Estas previsiones se basan en una serie de hipótesis técnicas sobre los tipos de cambio, los tipos de interés y los precios de los productos básicos elaboradas hasta el 30 de junio. Por lo que respecta a los demás datos considerados, incluidas las hipótesis en materia de políticas públicas, las previsiones se basan en la información obtenida hasta el 5 de julio.

La Comisión Europea publica cada año dos previsiones completas (primavera y otoño) y dos previsiones intermedias (invierno y verano). Las previsiones intermedias incluyen el PIB y la inflación anuales y trimestrales del año en curso y el año siguiente correspondientes a todos los Estados miembros, así como los datos agregados a escala de la UE y de la zona del euro.

Las próximas previsiones económicas de la Comisión Europea serán las del otoño de 2022, cuya publicación está prevista en noviembre.

Previsiones económicas del verano de 2022 (europa.eu)

Ley de Servicios Digitales: la Comisión se congratula del acuerdo político sobre unas normas que garantizan un entorno en línea seguro y en el que se rinden cuentas

Comisión Europea. Zona de prensa

LSD: la Comisión se congratula del acuerdo político (europa.eu)

La Comisión se congratula del rápido acuerdo político alcanzado hoy entre el Parlamento Europeo y los Estados miembros de la UE sobre la propuesta relativa a la Ley de Servicios Digitales (LSD), presentada por la Comisión en diciembre de 2020. La LSD establece una nueva normativa sin precedentes para la rendición de cuentas de las plataformas en línea en relación con los contenidos ilícitos y nocivos. Esta Ley brindará una mejor protección a los usuarios de internet y sus derechos fundamentales, y definirá un conjunto único de normas en el mercado interior que ayudará a las plataformas más pequeñas a expandirse.

A este respecto, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha declarado: El acuerdo de hoy sobre la Ley de Servicios Digitales es histórico, tanto por la rapidez con que se ha alcanzado como por su fondo. La LSD actualizará las normas de base para todos los servicios en línea de la UE y garantizará que el entorno en línea siga siendo un espacio seguro, donde se proteja la libertad de expresión y las oportunidades para las empresas digitales. Con ella se concreta el principio de que aquello que es ilegal cuando no está en línea, debe ser ilegal también cuando esté en línea. Cuanto mayor sea su tamaño, mayor serán las responsabilidades de las plataformas en línea. El acuerdo de hoy, que viene a completar el acuerdo político sobre la Ley de Mercados Digitales del mes pasado, envía una señal clara a todos los europeos, a todas las empresas de la UE, y a todos nuestros homólogos internacionales.

La vicepresidenta ejecutiva para una Europa Adaptada a la Era Digital, Margrethe Vestager, ha añadido: Con la Ley de Servicios Digitales ayudamos a crear un entorno en línea seguro y con responsabilidad. Las plataformas deben ser transparentes en cuanto a sus decisiones de moderación de contenidos, impidiendo que la desinformación peligrosa se convierta en viral y evitando que se oferten productos que no son seguros en los mercados en línea. Con el acuerdo de hoy garantizamos que las plataformas sean responsables de los riesgos que sus servicios pueden entrañar para la sociedad y los ciudadanos.

El comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, ha comentado: Con la Ley de Servicios Digitales, la época en que las grandes plataformas en línea se comportaban como si fueran «demasiado grandes como para preocuparse» está llegando a su fin. La LSD fija obligaciones claras y armonizadas para las plataformas, en proporción al tamaño, el impacto y el riesgo. La Ley encarga a la Comisión que supervise las plataformas de muy gran tamaño, incluyendo la posibilidad de imponer sanciones eficaces y disuasorias de hasta el 6 % del volumen de negocios global o incluso llegar a una prohibición de operar en el mercado único de la UE en caso de infracciones graves y reiteradas. Las instituciones de la UE han trabajado codo con codo en un tiempo récord, con determinación y voluntad de proteger en línea a nuestros ciudadanos.

Una nueva normativa en materia de servicios digitales

La nueva normativa de la LSD se basa en los valores europeos, tales como el respeto de los derechos humanos, la libertad, la democracia, la igualdad y el Estado de Derecho. Reequilibrará los derechos y responsabilidades de los usuarios, los intermediarios en línea, incluidas las plataformas en línea y también las plataformas en línea de muy gran tamaño, y las autoridades públicas.

La LSD establece obligaciones de diligencia debida a escala de la UE que serán aplicables a todos los servicios digitales que ofrezcan bienes, servicios o contenidos a los consumidores, incluidos nuevos procedimientos para la retirada más rápida de contenidos ilícitos, así como una protección completa de los derechos fundamentales de los usuarios en línea.

En el ámbito de la LSD entran diversos servicios de intermediación en línea. Sus obligaciones en virtud de la LSD dependen de su función, tamaño e impacto en el ecosistema en línea. Estos servicios de intermediación en línea abarcan:

  • servicios de intermediación, que ofrecen infraestructuras de red: proveedores de acceso a internet, registradores de nombres de dominio;
  • servicios de alojamiento de datos, tales como los servicios de computación en nube y de alojamiento de sitios web;
  • motores de búsqueda en línea de muy gran tamaño, que den servicio a más del 10 % de los 450 millones de consumidores de la UE y, por tanto, con mayor responsabilidad en la lucha contra los contenidos ilícitos en línea;
  • plataformas en línea que reúnan a vendedores y consumidores, tales como mercados en línea, tiendas de aplicaciones, plataformas de economía colaborativa y plataformas de redes sociales;
  • plataformas en línea de muy gran tamaño, que lleguen a más del 10 % de los 450 millones de consumidores de la UE, que podrían suponer riesgos en especial desde el punto de vista de la difusión de contenidos ilícitos y perjuicios para la sociedad.

Más concretamente, la LSD contiene:

  • medidas para luchar contra la oferta de bienes, servicios o contenidos ilícitos en línea, tales como:
    • un mecanismo para que los usuarios alerten fácilmente de esos contenidos y para que las plataformas cooperen con los denominados «alertadores fiables»;
    • nuevas obligaciones en materia de trazabilidad de los usuarios profesionales en los mercados en línea.
  • Nuevas medidas para empoderar a los usuarios y a la sociedad civil, y en particular:
    • posibilidad de impugnar las decisiones de moderación de contenidos de las plataformas y de obtener reparación, ya sea a través de un mecanismo extrajudicial de litigios o de un recurso judicial;
    • facilitación de acceso a investigadores autorizados a los datos fundamentales de las plataformas más grandes y facilitación de acceso a las ONG en relación con el acceso a datos públicos, a fin de conocer mejor la evolución de los riesgos en línea;
    • medidas de transparencia aplicables a las plataformas en línea en relación con diversas cuestiones, tales como los algoritmos utilizados para recomendar contenidos o productos a los usuarios.
  • Medidas para evaluar y paliar los riesgos, tales como:
    • obligación de que las plataformas de muy gran tamaño y los motores de búsqueda de muy gran tamaño adopten medidas basadas en el riesgo para evitar el uso indebido de sus sistemas y de que se sometan a auditorías independientes de sus sistemas de gestión de riesgos;
    • mecanismos para adaptarse rápida y eficazmente a las crisis que afecten a la seguridad o la salud públicas;
    • nuevas salvaguardias de protección de los menores y límites al uso de datos personales sensibles con fines de publicidad personalizada.
  • Mejora de la supervisión y el control del cumplimiento por parte de la Comisión en lo que respecta a las plataformas en línea de muy gran tamaño. La normativa en materia de supervisión y control del cumplimiento también reafirma el importante cometido de los coordinadores de servicios digitales independientes y de la Junta de Servicios Digitales.

Próximos pasos

El acuerdo político alcanzado por el Parlamento Europeo y el Consejo está ahora sujeto a la aprobación formal de los dos colegisladores. Una vez adoptado, el Reglamento sobre la LSD será directamente aplicable en toda la UE quince meses después de su entrada en vigor, o a partir del 1 de enero de 2024, si esta fecha fuera posterior. Por lo que respecta a las plataformas de muy gran tamaño y a los motores de búsqueda de muy gran tamaño, la LSD será aplicable a partir de una fecha anterior, en este caso cuatro meses a partir de su designación.

Contexto

La Comisión presentó su propuesta sobre la Ley de Servicios Digitales el 15 de diciembre de 2020, junto con la propuesta de Ley de Mercados Digitales, sobre la que el Parlamento Europeo y el Consejo alcanzaron un acuerdo político el 22 de marzo de 2022. En este enlace puede consultarse un documento de preguntas y respuestas actualizado. Los acuerdos políticos sobre estos dos asuntos servirán para garantizar un entorno en línea seguro, abierto y justo en la UE

Espacio: la UE pone en marcha un sistema de conectividad por satélite e impulsa medidas de gestión del tráfico espacial para lograr una Europa más digital y resiliente

Comisión Europea. Zona de prensa

Espacio: la UE lanza un sistema de conectividad por satélite (europa.eu)

La UE presenta hoy dos iniciativas para impulsar sus ambiciones espaciales: una propuesta de Reglamento sobre una conectividad espacial segura y una Comunicación conjunta sobre un enfoque de la UE en materia de gestión del tráfico espacial. La tecnología espacial es esencial para facilitar nuestra vida cotidiana y nos ayuda a avanzar hacia un futuro más digital, ecológico y resiliente para nuestro planeta. El Programa Espacial de la UE, en tanto que una de las principales potencias espaciales, ya proporciona datos y servicios valiosos con multitud de aplicaciones en nuestra vida cotidiana, en ámbitos que van desde el transporte, la agricultura y la respuesta a las crisis hasta la lucha contra el cambio climático, entre otros muchos.

Sin embargo, debido a los nuevos retos y al aumento de la competencia internacional, la política espacial de la UE debe evolucionar y adaptarse constantemente si queremos seguir disfrutando en total libertad de los beneficios que aporta la ciencia espacial. Las iniciativas que hoy se presentan contribuirán a salvaguardar la eficiencia y la seguridad de nuestros activos actuales, así como a desarrollar tecnología espacial europea puntera en beneficio de nuestros ciudadanos y nuestra economía.

Conectividad espacial segura

En el mundo digital actual, la conectividad espacial es un activo estratégico para la resiliencia de la UE, fundamental para nuestro poder económico, liderazgo digital, soberanía tecnológica, competitividad y progreso social. La conectividad segura se ha convertido en un bien público de los Gobiernos y los ciudadanos europeos. Así pues, la Comisión presenta un ambicioso plan para un sistema de comunicaciones espaciales seguras de la UE que posibilitará los siguientes hitos:

  • Garantizará la disponibilidad a largo plazo de un acceso ininterrumpido a servicios de comunicación por satélite seguros y rentables en todo el mundo. Contribuirá a la protección de las infraestructuras críticas, la vigilancia, las acciones exteriores, la gestión de crisis y las aplicaciones esenciales para la economía, la seguridad y la defensa de los Estados miembros.
  • Permitirá al sector privado prestar servicios comerciales que otorguen acceso a conexiones avanzadas, fiables y rápidas a los ciudadanos y las empresas de toda Europa, incluso en las zonas muertas, garantizando así la cohesión en todos los Estados miembros, que es uno de los objetivos de la propuesta de Década Digital para 2030. Asimismo, el sistema proporcionará conectividad a zonas geográficas de interés estratégico, como África y el Ártico, como parte de la estrategia Global Gateway.

Tanto las necesidades de los usuarios gubernamentales como las soluciones de comunicación por satélite están evolucionando rápidamente. El sistema de comunicaciones espaciales seguras de la UE busca satisfacer estas crecientes y cambiantes necesidades: incorporará las tecnologías de comunicación cuánticas más avanzadas para un cifrado seguro y se apoyará en el desarrollo de tecnologías innovadoras y disruptivas, así como en el aprovechamiento del ecosistema del Nuevo Espacio.

El programa tendrá un coste total estimado de 6 000 millones de euros y, entre 2022 y 2027, contará con una contribución de la Unión de 2 400 millones de euros a precios corrientes. La financiación procederá de distintas fuentes del sector público (presupuesto de la UE, Estados miembros y contribuciones de la Agencia Espacial Europea) y de inversiones del sector privado.

Esta iniciativa impulsará aún más la competitividad del ecosistema espacial de la UE, ya que el desarrollo de una nueva infraestructura aportará un valor añadido bruto de entre 17 000 y 24 000 millones de euros, así como puestos de trabajo adicionales en la industria espacial de la UE, y tendrá efectos positivos adicionales en la economía a través del mercado downstream, que utiliza estos servicios de conectividad innovadores. Los ciudadanos también se beneficiarán de las ventajas tecnológicas, la fiabilidad y las prestaciones de funcionamiento de estos servicios de comunicación por satélite, que garantizan las conexiones a internet de alta velocidad en toda la UE.

Gestión del tráfico espacial

La resiliencia y la seguridad de los activos espaciales de la UE y de los Estados miembros corren un grave riesgo debido al aumento exponencial del número de satélites en órbita fomentado por los recientes avances en cuanto a lanzadores reutilizables, pequeños satélites e iniciativas espaciales privadas. Es fundamental proteger la viabilidad a largo plazo de las actividades espaciales, garantizando que el espacio siga siendo un medio seguro, protegido y sostenible. Por este motivo, la gestión del tráfico espacial es una cuestión prioritaria de política pública que exige que la UE actúe de manera inmediata, colectiva y a nivel multilateral, si queremos garantizar un uso seguro, protegido y sostenible del espacio para las generaciones venideras.

En este contexto, la Comunicación conjunta establece un enfoque de la UE en materia de gestión del tráfico espacial. Su objetivo es desarrollar iniciativas concretas, tanto operativas como legislativas, para promover un uso seguro, protegido y sostenible del espacio, así como preservar la autonomía estratégica de la UE y la competitividad de la industria. 

El enfoque de la UE se centra en cuatro elementos:

  • evaluar las necesidades de los sectores civil y militar en cuanto a gestión del tráfico espacial y su impacto en la UE;
  • reforzar nuestra capacidad tecnológica para localizar y rastrear vehículos y desechos espaciales;
  • establecer un marco normativo y legislativo adecuado;
  • crear asociaciones internacionales en materia de gestión del tráfico espacial y participar a nivel multilateral.

Declaraciones de los miembros del Colegio de Comisarios:

La vicepresidenta ejecutiva, Margrethe Vestager, ha declarado: «La tecnología espacial es esencial para nuestra vida cotidiana y nuestra seguridad. Las iniciativas que presentamos hoy garantizarán una conectividad segura y eficiente en todo momento, beneficiarán tanto a los ciudadanos como a los Gobiernos, desempeñarán un papel clave en la transformación digital de Europa y nos harán más competitivos. Confío en que un enfoque de la UE en materia de gestión del tráfico espacial y de tecnología espacial garantizará un uso seguro y sostenible del espacio a largo plazo».

En palabras del alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell«El espacio está más transitado que nunca, lo que aumenta la complejidad y los riesgos de las operaciones espaciales. Para hacer frente a este reto mundial, proponemos hoy un enfoque de la UE en materia de gestión del tráfico espacial. Desarrollaremos capacidades concretas, estableceremos normas y colaboraremos con socios clave y en foros multilaterales para garantizar un uso seguro y sostenible del espacio. Si bien la gestión del tráfico espacial es un esfuerzo del sector civil, la seguridad y la defensa de Europa dependen de un acceso seguro, protegido y autónomo al espacio».

Por su parte, Thierry Breton, comisario de Mercado Interior, ha afirmado: «El espacio desempeña un papel cada vez más importante en nuestra vida cotidiana, así como en nuestro crecimiento económico, seguridad y peso geopolítico. Nuestra nueva infraestructura de conectividad proporcionará acceso a internet de alta velocidad, servirá de apoyo a nuestra actual infraestructura de internet, aumentará nuestra resiliencia y ciberseguridad y proporcionará conectividad a la totalidad de Europa y África. Será un proyecto auténticamente paneuropeo que permitirá a nuestras numerosas empresas emergentes y a Europa en su conjunto situarse a la vanguardia de la innovación tecnológica».

Contexto

Las dos iniciativas adoptadas hoy son resultados concretos del Plan de acción sobre las sinergias entre las industrias civil, de la defensa y espacial, en el que se mencionan estos dos proyectos emblemáticos.

Conectividad segura 

Para poder ejecutar esta nueva iniciativa espacial que asegura la conectividad en toda Europa, la Comisión puso en marcha en diciembre de 2020 un primer estudio del sistema a fin de explorar los aspectos técnicos y los posibles modelos de prestación de servicios.

Paralelamente, la Comisión publicó una convocatoria adicional para implicar también al ecosistema del Nuevo Espacio europeo en la integración de ideas innovadoras y vanguardistas desde el punto de vista tecnológico propuestas por pymes y empresas emergentes. En diciembre de 2021 se adjudicaron dos contratos y actualmente se está llevando a cabo el trabajo técnico, cuyos resultados están previstos para junio de 2022.

Gestión del tráfico espacial

Desde 2016, la Unión dispone de capacidad de vigilancia y seguimiento espacial (VSE), ejecutada por el consorcio de VSE de la UE. Hasta la fecha, más de 130 organizaciones europeas de 23 Estados miembros se han inscrito a los servicios de VSE de la UE (prevención de colisiones, análisis de fragmentación y análisis de reentrada). En la actualidad, más de 260 satélites de la UE, incluidas las flotas Galileo y Copernicus, hacen uso del servicio para evitar colisiones.

En 2021, los socios de la VSE de la UE compartieron 100 millones de mediciones a través de su plataforma de intercambio de datos. Más recientemente, el servicio de análisis de fragmentación de la VSE de la UE confirmó la detección y realizó un seguimiento de los desechos espaciales procedentes de la destrucción de un satélite en órbita baja (COSMOS 1408) tras una prueba antisatélite realizada por Rusia el 15 de noviembre de 2021.

Soberanía digital: la Comisión propone la Ley de Chips para hacer frente a la escasez de semiconductores y reforzar el liderazgo tecnológico de Europa

©European Union, 2021

Comisión Europea. Zona de prensa

Soberanía digital: la Comisión propone la Ley de Chips (europa.eu)

La Comisión ha propuesto hoy un conjunto global de medidas para garantizar la seguridad del suministro, la resiliencia y el liderazgo tecnológico de la UE en las tecnologías y aplicaciones de semiconductores. La Ley Europea de Chips reforzará la competitividad y la resiliencia de Europa y contribuirá a la transición digital y ecológica.

La reciente penuria de semiconductores a escala mundial ha forzado el cierre de fábricas en una amplia gama de sectores, desde los automóviles hasta los dispositivos sanitarios. En el sector del automóvil, por ejemplo, la producción disminuyó en un tercio en algunos Estados miembros en 2021, lo que puso aún más de manifiesto la extrema dependencia mundial de la cadena de valor de los semiconductores respecto de un número muy limitado de actores en un contexto geopolítico complejo. También mostró la importancia de los semiconductores para el conjunto de la industria y la sociedad europeas.

La Ley de Chips de la UE se basará en los puntos fuertes de Europa (organizaciones y redes de investigación y tecnología líderes en el mundo, y una multitud de fabricantes pioneros de equipos) y subsanará las deficiencias pendientes. También fomentará un sector próspero de los semiconductores, desde la investigación hasta la producción, y una cadena de suministro resiliente. Movilizará más de 43 000 millones de euros de inversiones públicas y privadas y establecerá medidas para prevenir, preparar, prever y afrontar con rapidez cualquier perturbación futura de las cadenas de suministro, en colaboración con los Estados miembros y nuestros socios internacionales. Permitirá a la UE cumplir su objetivo de duplicar su cuota de mercado actual hasta el 20 % en 2030.

La Ley Europea de Chips garantizará que la UE disponga de las herramientas, competencias y capacidades tecnológicas necesarias para convertirse en líder en este ámbito más allá de la investigación y la tecnología en materia de diseño, fabricación y embalaje de chips avanzados, a fin de garantizar su suministro de semiconductores y reducir su dependencia. Sus principales elementos son los siguientes:

  • La iniciativa Chips para Europa mancomunará recursos de la Unión, de los Estados miembros y de terceros países asociados a los programas de la Unión existentes, así como del sector privado, a través de la «Empresa Común Chips» mejorada resultante de la reorientación estratégica de la Empresa Común para las Tecnologías Digitales Clave existente. Se asignarán 11 000 millones de euros para reforzar la investigación, el desarrollo y la innovación existentes; garantizar el uso de herramientas avanzadas de semiconductores, líneas piloto para la creación de prototipos, ensayos y experimentación de nuevos dispositivos para aplicaciones innovadoras en la vida real; formar trabajadores, y fomentar una comprensión profunda del ecosistema y la cadena de valor de los semiconductores.
  • Un nuevo marco para garantizar la seguridad del suministro gracias a la atracción de inversiones y la mejora de las capacidades de producción, algo muy necesario para que prospere la innovación en nodos avanzados y chips innovadores y eficientes desde el punto de vista energético. Además, un Fondo de Chips facilitará el acceso a la financiación de las empresas emergentes para ayudarlas a madurar sus innovaciones y atraer inversores. También incluirá un mecanismo de inversión de capital en semiconductores al amparo de InvestEU para apoyar a las empresas emergentes en expansión y a las pymes, y facilitar su expansión en el mercado.
  • Un mecanismo de coordinación entre los Estados miembros y la Comisión para supervisar la oferta de semiconductores, calcular la demanda y adelantarse a las penurias. Hará un seguimiento de la cadena de valor de los semiconductores recopilando información clave de las empresas para cartografiar las principales deficiencias y cuellos de botella. Diseñará en colaboración una evaluación común de crisis y coordinará las medidas que deban tomarse a partir de un nuevo conjunto de instrumentos de emergencia. También reaccionará conjuntamente de forma rápida y decidida, haciendo pleno uso de los instrumentos nacionales y de la UE.

La Comisión también propone una Recomendación adjunta a los Estados miembros. Se trata de un instrumento de efecto inmediato para poner en marcha el mecanismo de coordinación entre los Estados miembros y la Comisión a fin de empezar sin demora. Esto permitirá debatir y decidir ya medidas oportunas y proporcionadas de respuesta a las crisis.

Declaraciones de los miembros del Colegio de Comisarios:

La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, ha declarado: «La Ley Europea de Chips será un punto de inflexión para la competitividad mundial del mercado único europeo. A corto plazo, aumentará nuestra resiliencia frente a futuras crisis, al permitirnos anticipar y evitar interrupciones de la cadena de suministro. A medio plazo, contribuirá a convertir a Europa en líder industrial en este sector estratégico. Mediante la Ley Europea de Chips aportamos las inversiones y la estrategia, pero la clave de nuestro éxito reside en los innovadores europeos, nuestros investigadores de categoría mundial, en las personas que han hecho que nuestro continente prospere a lo largo de las décadas».

Margrethe Vestager, vicepresidenta ejecutiva responsable de Una Europa Adaptada a la Era Digital, ha añadido: «Los chips son necesarios para la transición ecológica y digital, y también para la competitividad de la industria europea. No debemos confiar en un país o una empresa para garantizar la seguridad del suministro. Debemos hacer más juntos en investigación, innovación, diseño e instalaciones de producción para velar por que Europa sea más fuerte como parte clave en la cadena de valor mundial. También beneficiará a nuestros socios internacionales. Colaboraremos con ellos para evitar futuros problemas de suministro».

Thierry Breton, comisario de Mercado Interior, ha comentado: «Sin chips no habrá transición digital, ni transición ecológica, ni liderazgo tecnológico. Garantizar el suministro en los chips más avanzados se ha convertido en una prioridad económica y geopolítica. Nuestros objetivos son ambiciosos: duplicar nuestra cuota de mercado mundial de aquí a 2030 hasta el 20 % y producir en Europa los semiconductores más complejos y eficientes desde el punto de vista energético. Mediante la Ley de Chips de la UE reforzaremos nuestra excelencia en la investigación y contribuiremos a que se pase del laboratorio a la fábrica, de investigar a producir. Estamos movilizando una financiación pública considerable, que ya está atrayendo importantes inversiones privadas. También estamos haciendo todo lo posible por asegurar toda la cadena de suministro y evitar futuras perturbaciones en nuestra economía, como estamos viendo con la actual escasez de chips. Al invertir en mercados líderes del futuro y reequilibrar las cadenas de suministro mundiales, permitiremos a la industria europea seguir siendo competitiva, crear puestos de trabajo de calidad y atender a la creciente demanda mundial».

Mariya Gabriel, comisaria de Innovación, Investigación, Cultura, Educación y Juventud, ha comentado: «La iniciativa Chips para Europa está estrechamente ligada a Horizonte Europa y se basará en una investigación e innovación permanentes para desarrollar la próxima generación de chips más pequeños y eficientes desde el punto de vista energético. La futura iniciativa brindará una gran oportunidad a nuestros investigadores, innovadores y empresas emergentes para liderar la nueva ola de innovación que desarrollará soluciones de tecnología profunda basadas en los equipos informáticos. El desarrollo y la producción de chips en Europa beneficiarán a nuestros agentes económicos en cadenas de valor clave y nos ayudarán a alcanzar nuestros ambiciosos objetivos en materia de construcción, transporte, energía y tecnología digital».

Próximas etapas

Se anima a los Estados miembros a iniciar inmediatamente los esfuerzos de coordinación con arreglo a la Recomendación para comprender la situación actual de la cadena de valor de los semiconductores en toda la UE, adelantarse a posibles perturbaciones y adoptar medidas correctoras para superar la actual penuria hasta que se adopte el Reglamento. El Parlamento Europeo y los Estados miembros tendrán que adoptar las propuestas de la Comisión sobre una Ley de Chips europea en el marco del procedimiento legislativo ordinario. Si se adopta, el Reglamento será directamente aplicable en toda la UE.

Contexto

Los chips son activos estratégicos para cadenas de valor industriales fundamentales. Con la transformación digital están surgiendo nuevos mercados para la industria de los chips, tales como los automóviles altamente automatizados, la nube, la internet de las cosas, la conectividad (5G/6G), el espacio y la defensa, las capacidades informáticas y los superordenadores. Los semiconductores también son centrales desde el punto de vista de los intereses geopolíticos al condicionar la capacidad de los países para actuar en los dominios militar, económico e industrial, e impulsar la digitalización.

En su discurso sobre el estado de la Unión de 2021, la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, fijó el objetivo de la estrategia europea sobre los chips, a fin de crear conjuntamente un ecosistema europeo de chips de vanguardia, incluida la producción, y mancomunar las capacidades de investigación, diseño y ensayo de la UE, que son de categoría mundial. La presidenta también visitó ASML, una de las principales empresas de Europa en la cadena de valor mundial de los semiconductores, con sede en Eindhoven.

En julio de 2021, la Comisión Europea puso en marcha la Alianza Industrial sobre Procesadores y Semiconductores con el objeto de determinar las carencias actuales en la producción de microchips y los avances tecnológicos necesarios para que las empresas y organizaciones prosperen, independientemente de su tamaño. La Alianza contribuirá a fomentar la colaboración entre las iniciativas actuales y futuras de la UE, además de desempeñar un importante papel consultivo y aportar una hoja de ruta estratégica para la iniciativa Chips para Europa, junto con otras partes interesadas.

Hasta la fecha, 22 Estados miembros se han comprometido, mediante una declaración conjunta firmada en diciembre de 2020, a colaborar para reforzar la cadena de valor de la electrónica y los sistemas empotrados de Europa y consolidar una capacidad de fabricación puntera.

Las nuevas medidas ayudarán a Europa a alcanzar su meta de la Década Digital de 2030 de disponer del 20 % de la cuota de mercado mundial de los chips de aquí a 2030.

Junto con la Ley de Chips, la Comisión también ha publicado hoy una encuesta específica a las partes interesadas con el fin de recabar información detallada sobre la demanda actual y futura de chips y obleas. Los resultados de esta encuesta ayudarán a comprender mejor la manera en que la escasez de chips está afectando a la industria europea.

Paquete de procedimientos de infracción de febrero: principales decisiones para España

Comisión Europea. Zona de prensa

Paquete de procedimientos de infracción de febrero: principales decisiones (europa.eu)

Mercado interior, industria, emprendimiento y pymes

Carta de emplazamiento

Profesiones reguladas: la Comisión pide a ESPAÑA que garanticen la correcta transposición de las normas relativas al test de proporcionalidad

La Comisión ha decidido incoar un procedimiento de infracción contra España y Letonia por no haber transpuesto correctamente la normativa de la UE relativa al test de proporcionalidad antes de adoptar nuevas regulaciones de profesiones [Directiva (UE) 2018/958]. Esta decisión es el resultado del inicio de procedimientos de infracción contra dieciocho Estados miembros en diciembre de 2021. La Directiva exige a los Estados miembros que se aseguren de que todos los requisitos que introducen para las profesiones sean necesarios y equilibrados. Según la Comisión, estos dos países no han garantizado que las evaluaciones de proporcionalidad contemplen todos los tipos de regulaciones, como las que adoptan las asociaciones profesionales. Además, Letonia no se ha asegurado de que los proyectos legislativos presentados por la presidencia y las comisiones o los diputados al Parlamento se evalúen exhaustivamente. Tampoco ha transpuesto con precisión las definiciones pertinentes ni determinados criterios de evaluación, como los relativos a todos los tipos de posibles restricciones territoriales o a todas las formas de regulación de profesiones. La Comisión considera que España no ha asegurado las garantías procesales necesarias, como la objetividad de las evaluaciones y la tutela judicial efectiva por lo que se refiere a los asuntos cubiertos por la Directiva. España y Letonia disponen ahora de un plazo de dos meses para responder a las alegaciones que ha señalado la Comisión, que, de lo contrario, podría optar por enviarles un dictamen motivado.

Energía y clima

Remisión al Tribunal de Justicia

Normas básicas de seguridad: la Comisión ha decidido llevar a ESPAÑA ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por una transposición incompleta de la legislación de la UE sobre protección radiológica

La Comisión ha decidido hoy llevar a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea debido a que no ha transpuesto plenamente la Directiva revisada sobre normas de seguridad básicas (Directiva 2013/59/Euratom del Consejo). Esta Directiva, que moderniza y consolida la legislación de la Unión Europea sobre protección radiológica, establece normas básicas de seguridad para proteger al público en general, a los trabajadores y a los pacientes contra los peligros derivados de la exposición a radiaciones ionizantes. También incluye disposiciones sobre la preparación y la respuesta ante emergencias que se reforzaron tras el accidente nuclear de Fukushima. Los Estados miembros tenían que transponer la Directiva a más tardar el 6 de febrero de 2018. En junio de 2021, la Comisión envió un dictamen motivado a España, pidiéndole que notificara a la Comisión todas sus medidas de transposición de la Directiva. Hasta la fecha, la legislación nacional notificada solo transpone una pequeña parte de los requisitos de la Directiva, y, por tanto, la Comisión remite a España al Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Previsiones económicas de invierno de 2022: se prevé que el crecimiento gane impulso tras la desaceleración invernal

European Commission

Comisión Europea. Zona de prensa

Previsiones económicas de invierno de 2022 (europa.eu)

Las previsiones económicas de invierno de 2022 indican que, tras una notable expansión del 5,3 % en 2021, la economía de la UE crecerá un 4,0 % en 2022 y un 2,8 % en 2023. También se prevé que el crecimiento en la zona del euro se sitúe en el 4,0 % en 2022 y que se modere hasta el 2,7 % en 2023. La UE en su conjunto alcanzó su nivel de PIB anterior a la pandemia en el tercer trimestre de 2021 y se prevé que todos los Estados miembros hayan superado ese hito a finales de 2022.

El crecimiento económico ganará impulso

Tras el vigoroso repunte de la actividad económica que comenzó en la primavera del año pasado y se mantuvo hasta principios de otoño, se calcula que el ritmo de crecimiento en la UE se desaceleró hasta el 0,4 % en el último trimestre de 2021, desde el 2,2 % del trimestre anterior. Si bien ya se preveía una desaceleración en las previsiones económicas de otoño de 2021 después de que la economía de la UE cerrara la brecha con su nivel de producción anterior a la pandemia en el tercer trimestre de 2021, aquella fue mayor de lo previsto, ya que se intensificaron los factores negativos para el crecimiento, sobre todo el aumento de las infecciones por COVID-19, los altos precios de la energía y el mantenimiento de las perturbaciones en la oferta.

La pandemia sigue influyendo en el crecimiento, ya que muchos países de la UE sufren las tensiones derivadas de la combinación de una mayor presión sobre los sistemas sanitarios y la escasez de personal debido a enfermedades, cuarentenas preventivas o tareas asistenciales. También se prevé que los cuellos de botella logísticos y de suministro, incluida la escasez de semiconductores y de algunos productos metálicos, sigan pesando en la producción, al menos durante el primer semestre del año. Por último y con igual grado de importancia, se prevé que los precios de la energía sigan siendo altos durante más tiempo de lo previsto en las previsiones de otoño, lo que pesará de forma más prolongada en la economía y dará lugar a mayores presiones inflacionistas.

Esta previsión parte de la suposición de que la presión sobre la economía causada por la actual ola de infecciones será de corta duración. Se prevé que la actividad económica recupere el impulso, también a medida que las condiciones de la oferta sigan normalizándose y se moderen las presiones inflacionistas. Más allá de las turbulencias a corto plazo, los fundamentos que sustentan esta fase expansionista siguen siendo sólidos. La mejora continua del mercado laboral, el elevado ahorro de los hogares, unas condiciones de financiación todavía favorables y la plena aplicación del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR) sostendrán una fase expansiva prolongada y sólida.

Revisión al alza de las perspectivas de inflación

Las previsiones de inflación se han revisado considerablemente al alza en comparación con las de otoño. Esto refleja los efectos de la subida de los precios de la energía, pero también la generalización de las presiones inflacionistas sobre otras categorías de bienes desde otoño.

Tras alcanzar una tasa récord del 4,6 % en el cuarto trimestre del año pasado, se prevé que la inflación en la zona del euro alcance un máximo del 4,8 % en el primer trimestre de 2022 y se mantenga por encima del 3 % hasta el tercer trimestre del año. A medida que desaparezcan las presiones derivadas de las restricciones de la oferta y de los altos precios de la energía, se prevé que la inflación disminuya hasta el 2,1 % en el último trimestre del año, antes de situarse por debajo del objetivo del 2 % del Banco Central Europeo a lo largo de 2023.

En general, se prevé que la inflación en la zona del euro aumente del 2,6 % en 2021 (2,9 % en la UE) al 3,5 % (3,9 % en la UE) en 2022, antes de bajar al 1,7 % (1,9 % de la UE) en 2023.

La incertidumbre y los riesgos siguen siendo elevados

Aunque el efecto de la pandemia en la actividad económica ha disminuido con el tiempo, las medidas de contención en curso y la escasez prolongada de personal podrían lastrar la actividad económica. También podrían afectar al funcionamiento de las cadenas de suministro críticas durante más tiempo de lo previsto. En cambio, un menor crecimiento de la demanda a corto plazo puede contribuir a subsanar los cuellos de botella en la oferta algo antes de lo previsto.

Por el lado positivo, la demanda de los hogares podría crecer más de lo previsto, como ya se ha experimentado con la reapertura de las economías en 2020, y las inversiones fomentadas por el MRR podrían dar un mayor impulso a la actividad.

La inflación puede resultar superior a lo previsto si las presiones sobre los costes se trasladan finalmente de los precios industriales a los precios de consumo en mayor medida de lo previsto, con lo que se agravaría el riesgo de efectos indirectos.

Los riesgos para las perspectivas de crecimiento e inflación se ven considerablemente agravados por las tensiones geopolíticas en Europa Oriental.

Declaraciones de los miembros del Colegio de Comisarios:

Valdis Dombrovskis, vicepresidente ejecutivo responsable de Una Economía al Servicio de las Personas, ha declarado: «La economía de la UE ha recuperado el terreno que perdió en los peores momentos de la crisis gracias al éxito de las campañas de vacunación y al apoyo coordinado de la política económica. El desempleo es más bajo que nunca. Se trata de logros importantes. Como la pandemia sigue, nuestro reto inmediato es mantener bien encaminada la recuperación. El considerable aumento de la inflación y de los precios de la energía y los cuellos de botella en la cadena de suministro y el mercado laboral están frenando el crecimiento. Sin embargo, de cara al futuro, esperamos volver a acelerar a finales de este año según vayan reduciéndose algunos de esos cuellos de botella. Los fundamentos de la UE siguen siendo sólidos y recibirán un impulso aún mayor a medida que los países empiecen a poner plenamente en práctica sus planes de recuperación y resiliencia».

Paolo Gentiloni, comisario de Economía, ha comentado: «Múltiples factores negativos han empeorado la economía europea este invierno: la rápida propagación de la variante ómicron, un nuevo aumento de la inflación impulsado por la subida de los precios de la energía y la persistencia de perturbaciones en la cadena de suministro. Se prevé que esos factores vayan desvaneciéndose poco a poco y que el crecimiento vuelva a acelerarse en consecuencia ya esta primavera. Es probable que las presiones sobre los precios sigan siendo fuertes hasta el verano, tras lo cual se prevé que la inflación disminuya a medida que se modere el aumento de los precios de la energía y se reduzcan los cuellos de botella en la oferta. No obstante, la incertidumbre y los riesgos siguen siendo elevados».

Contexto

Las previsiones económicas de invierno de 2022 actualizan las previsiones económicas de otoño de 2021, presentadas en noviembre del año pasado, y se centran en la evolución del PIB y la inflación en todos los Estados miembros de la UE.

Estas previsiones se basan en una serie de supuestos técnicos sobre los tipos de cambio, los tipos de interés y los precios de los productos básicos hasta la fecha límite del 27 de enero. Por lo que respecta a los demás datos considerados, incluidos los supuestos en materia de políticas públicas, las previsiones se basan en la información obtenida hasta el 1 de febrero inclusive.

La Comisión Europea publica cada año dos previsiones completas (primavera y otoño) y dos previsiones intermedias (invierno y verano). Las previsiones intermedias incluyen el PIB y la inflación anuales y trimestrales del año en curso y el año siguiente correspondientes a todos los Estados miembros, así como los datos agregados a escala de la UE y de la zona del euro.

Las próximas previsiones económicas de la Comisión Europea serán las de primavera, cuya publicación está prevista en mayo de 2022

Educación superior: preparar a las universidades de la UE para el futuro mediante una cooperación transnacional más profunda

©European Union, 2020

COMISIÓN EUROPEA. Zona de prensa

Educación superior: una cooperación transnacional más profunda (europa.eu)

Hoy en día, la sociedad europea necesita más que nunca la contribución de las universidades y de otras instituciones de educación superior. Europa se enfrenta a grandes retos como el cambio climático, la transformación digital y el envejecimiento de la población, a la vez que se ve afectada por la mayor crisis sanitaria mundial en un siglo y sus consecuencias económicas. Las universidades, y todo el sector de la educación superior, se encuentran en el centro neurálgico de la educación, la investigación y la innovación, y tienen una función esencial a la hora de configurar economías sostenibles y resilientes y hacer que la Unión Europea sea más ecológica, inclusiva y digital.

Las dos nuevas iniciativas adoptadas hoy (una Estrategia Europea para las Universidades y una propuesta de la Comisión relativa a una Recomendación del Consejo sobre la construcción de puentes para una cooperación europea eficaz en materia de educación superior) apoyarán a las universidades en este esfuerzo.

En palabras de Margaritis Schinas, vicepresidente para la Promoción del Modo de Vida Europeo: «Unas universidades europeas que representen la excelencia y la inclusividad son un requisito y constituyen la base de nuestro Modo de Vida Europeo, puesto que fomentan la creación de sociedades abiertas, democráticas y justas, así como el crecimiento sostenido, la iniciativa empresarial, la integración y el empleo. Con nuestras propuestas de hoy pretendemos llevar la cooperación transnacional en la eduación superior a un nuevo nivel. Mediante valores compartidos, una mayor movilidad, un ámbito de aplicación más amplio y sinergias es posible crear una dimensión auténticamente europea en nuestra educación superior».

La comisaria de Innovación, Investigación, Cultura, Educación y Juventud, Mariya Gabriel, ha declarado: «Las propuestas de hoy beneficiarán a todo el sector de la educación superior y, ante todo, a nuestros estudiantes. Estos necesitan campus transnacionales modernos que posibiliten un fácil acceso a la movilidad en el extranjero, con el fin de permitir una trayectoria de estudio y una experiencia verdaderamente europeas. Estamos listos para unir nuestras fuerzas con los Estados miembros y las instituciones de educación superior de toda Europa. Juntos, podemos acercar la educación, la investigación y la innovación al servicio de la sociedad. Las alianzas de universidades europeas están allanando el camino; para mediados de 2004, el presupuesto europeo apoyará hasta sesenta alianzas de universidades europeas con más de quinientas universidades de toda Europa».

La Estrategia Europea para las Universidades

Europa cuenta con aproximadamente 5 000 instituciones de educación superior, 17,5 millones de estudiantes de educación superior, 1,35 millones de docentes en la educación superior y 1,17 millones de investigadores. Esta estrategia tiene por objeto apoyar a todas las universidades de Europa y permitir que se adapten a las condiciones cambiantes, que prosperen y que contribuyan a la resiliencia y la recuperación de Europa. Propone un conjunto de medidas importantes para prestar su apoyo a las universidades europeas en la consecución de cuatro objetivos:

  • el refuerzo de la dimensión europea de la educación superior y la investigación;
  • la consolidación de las universidades como principales puntos de promoción de nuestro Modo de Vida Europeo a través de medidas de apoyo que se centren en las carreras académicas y de investigación, la calidad y la pertinencia de las capacidades con garantía de futuro, la diversidad, la inclusión, las prácticas democráticas, los derechos fundamentales y los valores académicos;
  • la capacitación de las universidades como agentes clave del cambio en la doble transición ecológica y digital;
  • el impulso a las universidades como motores del papel y el liderazgo mundial de la UE.

Construcción de puentes para una cooperación europea eficaz en materia de educación superior

La propuesta de la Comisión relativa a una Recomendación del Consejo pretende permitir que las instituciones europeas de enseñanza superior cooperen de manera más estrecha y profunda, a fin de facilitar la aplicación de programas y actividades educativos transnacionales conjuntos, poner en común capacidades y recursos, o conceder titulaciones conjuntas. Constituye una invitación a los Estados miembros para que adopten medidas y creen las condiciones adecuadas a nivel nacional con el fin de facilitar una cooperación transnacional más estrecha y sostenible, así como una aplicación más eficaz de las actividades conjuntas de educación e investigación y de las herramientas del Espacio Europeo de la Enseñanza Superior (Bolonia). Facilitará la circulación de conocimientos y construirá un fuerte vínculo entre la educación, la investigación y las comunidades industriales en el sector de la innovación. El objetivo perseguido es, en particular, ayudar a garantizar que todo el mundo tenga acceso a oportunidades de aprendizaje permanente y de calidad, y dar importancia a las capacidades y competencias esenciales para responder a las demandas económicas y sociales actuales.

Pasar de las palabras a la acción: cuatro iniciativas emblemáticas

Para mediados de 2024, la dimensión europea en la educación superior y la investigación se verá impulsada por cuatro iniciativas emblemáticas:

  • ampliar a sesenta universidades europeas con más de quinientas instituciones de educación superior para mediados de 2024, con un presupuesto Erasmus+ indicativo de 1 100 millones de euros para el período de 2021-2027. Con ello se pretende desarrollar y establecer una cooperación estructural, sostenible y sistémica común a largo plazo en materia de educación, investigación e innovación, creando campus interuniversitarios europeos en los que estudiantes, personal e investigadores de toda Europa puedan beneficiarse de una movilidad eficiente y crear nuevos conocimientos de manera conjunta, entre diferentes países y disciplinas;
  • trabajar a favor de un estatuto jurídico para las alianzas de instituciones de educación superior que les permita poner en común sus recursos, sus capacidades y sus puntos fuertes y que cuente con un proyecto piloto Erasmus+ a partir de 2022;
  • trabajar en pos de un título europeo conjunto para reconocer el valor de las experiencias transnacionales en las cualificaciones de educación superior que obtienen los estudiantes y reducir la burocracia para la realización de programas conjuntos;
  • impulsar la iniciativa relativa al carné europeo de estudiante, mediante el despliegue de un identificador único de estudiante europeo disponible para todos los estudiantes que se desplazan en 2022 y para todos los estudiantes de universidades europeas para 2024, con el fin de facilitar la movilidad a todos los niveles.

Próximas etapas

La coordinación de los esfuerzos entre la UE, los Estados miembros, las regiones, la sociedad civil y el sector de la educación superior es un factor clave para hacer realidad la Estrategia Europea para las Universidades. La Comisión invita al Consejo, a los Estados miembros y a las universidades a debatir sobre este programa político y a trabajar conjuntamente en favor de la preparación de las universidades para el futuro.

Los Estados miembros debatirán la propuesta de la Comisión relativa a una Recomendación del Consejo sobre la construcción de puentes para una cooperación europea eficaz en materia de educación superior. Una vez que el Consejo la haya adoptado, la Comisión apoyará a los Estados miembros y a los socios pertinentes en la aplicación de esta Recomendación del Consejo.

Contexto

La Comisión anunció su intención de iniciar la creación conjunta de una agenda de transformación para la educación superior en su Comunicación relativa a la consecución del Espacio Europeo de Educación de aquí a 2025 y en su Comunicación sobre el nuevo Espacio Europeo de Investigación. Las Conclusiones del Consejo sobre el nuevo Espacio Europeo de Investigación, adoptadas el 1 de diciembre de 2020, destacan que «deben establecerse sinergias e interconexiones más sólidas entre el EEI, el Espacio Europeo de Educación Superior y los elementos relacionados con la educación superior del Espacio Europeo de Educación». En su Resolución, de 26 de febrero de 2021, relativa a un marco estratégico para la cooperación europea en el ámbito de la educación y la formación con miras al Espacio Europeo de Educación y más allá (2021-2030), el Consejo ha definido el establecimiento de una agenda para la transformación de la enseñanza superior como medida concreta en el área prioritaria de la educación superior.

La agenda política del EEI, adjunta a las Conclusiones del Consejo sobre el futuro de la gobernanza del Espacio Europeo de Investigación, adoptadas el 26 de noviembre de 2021, apoya medidas pertinentes para las universidades, incluida una medida específica relativa a la capacitación de las instituciones de educación superior para su desarrollo en consonancia con el Espacio Europeo de Investigación y en sinergia con el Espacio Europeo de Educación.

La Comisión se congratula del acuerdo político para garantizar que los viajeros de la UE puedan seguir beneficiándose de la itinerancia gratuita

European Union, 2021

COMISIÓN EUROPEA. Zona de prensa

Itinerancia: acuerdo político (europa.eu)

La Comisión Europea se congratula del acuerdo alcanzado hoy por el Parlamento Europeo y los Estados miembros de la UE sobre el nuevo Reglamento sobre itinerancia. El nuevo Reglamento prolongará hasta 2032 el sistema actual, según el cual los ciudadanos no pueden estar sujetos a recargos por llamadas o datos utilizados durante sus desplazamientos dentro de la UE, y también aportará nuevas ventajas.

Los ciudadanos podrán llamar, mandar mensajes de texto y utilizar datos móviles cuando viajen dentro de la UE sin costes adicionales y con la misma calidad que en su país; tendrán un mejor acceso a las comunicaciones de emergencia, independientemente del lugar donde se encuentren en Europa, y tendrán derecho a una información clara cuando un servicio que utilicen en itinerancia pueda generar costes adicionales involuntarios. El Reglamento entrará en vigor el 1 de julio de 2022.

Margrethe Vestager, vicepresidenta ejecutiva para Una Europa Adaptada a la Era Digital, ha declarado: «Desde 2017 hemos disfrutado del fin de las tarifas de itinerancia. Hoy nos hemos asegurado de que podamos mantener estas ventajas durante otros diez años para permanecer conectados y llamar, enviar mensajes de texto y navegar por internet sin costes adicionales cuando viajemos por la UE. Al mismo tiempo, con este nuevo Reglamento también mejoramos la calidad de la itinerancia».

Thierry Breton, comisario de Mercado Interior, ha declarado: «Pasar las vacaciones en Grecia, Austria o Bulgaria; visitar a clientes o proveedores en Italia o Estonia… Viajar al extranjero sin tener que preocuparse por las facturas de teléfono es una parte tangible de la experiencia del mercado único de la UE para todos los europeos. Hoy no solo velamos por que esta buena experiencia continúe, sino que también la mejoramos: mejor calidad, mejores servicios e incluso mayor transparencia».

Nuevo Reglamento sobre itinerancia

A raíz de la propuesta de la Comisión sobre el nuevo Reglamento sobre itinerancia presentada en febrero de 2021, las nuevas normas ampliarán los beneficios de la «itinerancia como en casa» para los viajeros hasta 2032 e introducirán nuevas ventajas y protecciones para los consumidores:

Mayor calidad para los consumidores

Los consumidores se beneficiarán del acceso a los servicios de itinerancia cuando viajen, con la misma calidad que cuando los utilicen en casa. Los consumidores que suelan tener servicios de 5G en su país también podrán disfrutar de servicios de itinerancia de 5G. Si factores específicos pudieran afectar a la calidad de la itinerancia, los operadores estarían obligados a informar de ello rápidamente a sus clientes.

Prevención de cargas inesperadamente elevadas

Al viajar al extranjero, es posible que los ciudadanos tengan que llamar a números de atención al cliente, servicios de asistencia o compañías de seguros. Si bien estos servicios son, por lo general, gratuitos o con unos gastos limitados cuando se facturan en el propio país, los consumidores se suelen enfrentar a recargos y facturas exorbitantes al marcar esos números desde el extranjero. A partir de ahora, los operadores estarán obligados a informar adecuadamente a sus clientes acerca de tales recargos en el extranjero, de modo que puedan decidir con conocimiento de causa si usan esos servicios.

Los viajeros pueden enfrentarse a facturas elevadas sorprendentes cuando su teléfono se conecta a redes no terrestres, por ejemplo si se encuentran en una aeronave o una embarcación. El nuevo Reglamento garantiza una mejor información y una interrupción automática de tales servicios cuando la factura alcanza un coste de 50 euros u otro límite predefinido. Los operadores podrán ofrecer nuevos servicios como la posibilidad de renunciar a la itinerancia en aeronaves y barcos.

Mejora de la información y el acceso en lo relativo a las comunicaciones de emergencia

La comunicación de emergencia es crucial para salvar vidas. El nuevo Reglamento garantiza que los ciudadanos tengan mejor acceso a las comunicaciones de emergencia con ubicación gratuita de las personas que efectúen las llamadas, de forma gratuita. Los operadores velarán por que se informe a los ciudadanos de la posibilidad de acceder a los servicios de emergencia a través del «112», el número único europeo de emergencia y otros medios de acceso alternativos, como el texto en tiempo real o las aplicaciones disponibles («apps»), para las personas con discapacidad. A más tardar en junio de 2023, los operadores informarán automáticamente a los clientes mediante un mensaje de texto de los medios alternativos disponibles para acceder a los servicios de emergencia.

Garantía de sostenibilidad para los operadores límites al por mayor más bajos

El nuevo Reglamento sobre itinerancia establece tarifas al por mayor más bajas. Se trata de costes facturados por los operadores móviles locales a cambio del acceso a sus redes, de forma que los operadores móviles visitantes y sus clientes se beneficien de los servicios de itinerancia en el extranjero.

Los límites máximos al por mayor se fijan en niveles que garantizan que los operadores puedan mantener y recuperar el coste de la prestación de servicios de itinerancia a los consumidores.

Para los servicios de datos, el nuevo Reglamento establece los siguientes límites al por mayor:

2 €/GB en 2022, 1,8 €/GB en 2023, 1,55 €/GB en 2024, 1,3 €/GB en 2025, 1,1 €/GB en 2026 y 1 €/GB de 2027 en adelante.

Para la telefonía vocal: 0,022 €/min en 2022-2024 y 0,019 €/min de 2025 en adelante.

SMS: 0,004 €/SMS en 2022-2024 y 0,003 €/SMS de 2025 en adelante.

Unas tarifas al por mayor más bajas benefician a los consumidores, ya que deben garantizar que todos los operadores puedan ofrecer abonos a la itinerancia competitivos en consonancia con el principio de «itinerancia como en casa».

Próximas medidas

Las normas entrarán en vigor el 1 de julio de 2022, a tiempo para garantizar a los ciudadanos la «itinerancia como en casa».

 La Comisión también deberá evaluar las medidas relativas a las comunicaciones dentro de la UE (llamadas y SMS desde el país de origen a otro Estado miembro) y comprobar si hay una necesidad actual de reducir los límites máximos para proteger a los consumidores, y en qué medida.

Contexto

La itinerancia gratuita en la UE se introdujo en 2017. Los europeos han telefoneado, enviado mensajes de texto y navegado en el extranjero dentro de la UE más desde entonces, aunque se puede hacer más. En el último Eurobarómetro de febrero de 2021, el 33 % de los encuestados que viajaron al extranjero tenían una velocidad de internet móvil inferior a la que suelen tener en su país, y el 28 % tenía un estándar de red inferior en el extranjero (es decir, una red 3G en lugar de la 4G). Además, un estudio realizado por el Centro Común de Investigación llegó a la conclusión de que el 25 % de los clientes han sufrido una vez como mínimo peor calidad del servicio en itinerancia que el ofrecido en su país, incluso cuando las condiciones de la red podían ofrecer una mejor calidad

La Comisión, satisfecha por el acuerdo sobre el presupuesto anual de la UE para 2022

Comisión Europea

COMISIÓN EUROPEA. Zona de prensa

Presupuesto de la UE para 2022 (europa.eu)

El lunes 16 de noviembre, el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea, a propuesta de la Comisión Europea, alcanzaron un acuerdo político informal sobre el presupuesto de la Unión para 2022, segundo dentro del marco financiero plurianual de la UE 2021-2027. El acuerdo se refiere a compromisos por importe de 169 500 millones de euros y pagos por importe de 170 600 millones de euros. Una vez adoptado, el presupuesto permitirá a la UE movilizar fondos considerables con los que podrá mantener su respuesta a la pandemia de coronavirus y sus consecuencias, impulsar una recuperación sostenible y crear y mantener puestos de trabajo. El presupuesto movilizará nuevas inversiones en una Europa más ecológicamás digital y más resiliente, que al mismo tiempo proteja a los más vulnerables, tanto de su vecindad como del resto del mundo.

En relación con el acuerdo político alcanzado ayer, el comisario Johannes Hahn, responsable de Presupuesto y Administración, declaraba lo siguiente: «Este acuerdo confirma que todas las instituciones están dispuestas a alcanzar un compromiso en aras de un presupuesto que venga en apoyo una recuperación sostenible y de la necesaria transición de la UE para bien de todos».

El presupuesto acordado hoy dirigirá los fondos allí donde puedan marcar una mayor diferencia dadas las necesidades de recuperación más acuciantes de los Estados miembros de la UE y de nuestros socios de todo el mundo.

Más concretamente, se acuerda destinar:

  • 49 700 millones de euros en compromisos para apoyar la recuperación impulsando la inversión en cohesión económica, social y territorial;
  • 53 100 millones de euros a la política agrícola común y 971,9 millones de euros al Fondo Europeo Marítimo y de Pesca, en beneficio de los agricultores y pescadores europeos, y también para reforzar la resiliencia de los sectores agroalimentario y pesquero y crear el margen necesario para gestionar las crisis;
  • 12 200 millones de euros a Horizonte Europa, para apoyar la investigación europea sobre salud, tecnologías digitales, industria, espacio, clima, energía y movilidad, y 613,5 millones de euros al Programa sobre el Mercado Único, para apoyar la competitividad y las pymes, inclusive en el sector turístico;
  • 839,7 millones de euros al programa EU4Health, para impulsar la Unión Europea de la Salud de la UE y dar amplia respuesta a las necesidades sanitarias de la ciudadanía europea;
  • 1 200 millones de euros con cargo al Fondo de Transición Justa, para garantizar que la transición a la neutralidad climática esté al servicio de todos, y 755,5 millones de euros en el marco del programa LIFE, para apoyar la acción por el medio ambiente y el clima;
  • 2 800 millones de euros al Mecanismo «Conectar Europa», para crear una infraestructura de transporte modernizada y de alto rendimiento que facilite las conexiones transfronterizas;
  • 3 400 millones de euros a Erasmus+, para invertir en los jóvenes, y 406 millones de euros para los sectores cultural y creativo a través del programa Europa Creativa;
  • 1 100 millones de euros al Fondo de Asilo, Migración e Integración y 809,3 millones de euros al Fondo para la Gestión Integrada de las Fronteras, para intensificar la cooperación en la gestión de fronteras, incluidos 25 millones de euros para proteger la frontera con Bielorrusia, y para la política de migración y asilo, incluida una financiación adicional para compromisos de reasentamiento;
  • 227,1 millones de euros al Fondo de Seguridad Interior y 945,7 millones de euros al Fondo Europeo de Defensa, para apoyar la autonomía y la seguridad estratégicas europeas;
  • 15 200 millones de euros para apoyar a nuestros vecinos y el desarrollo y la cooperación internacionales. El acuerdo incluye incrementos específicos para el Instrumento de Vecindad, Desarrollo y Cooperación Internacional (IVDCI) – Una Europa global (190 millones de euros), centrado en Afganistán y Siria, así como para el programa de ayuda humanitaria (211 millones de euros) a fin de atender a situaciones de crisis en todo el mundo.

El desglose completo por rúbricas puede consultarse aquí:

Presupuesto de la UE de 2022 (en millones de euros):

Junto con el presupuesto para 2022, las instituciones de la UE acordaron aprobar las enmiendas propuestas al presupuesto de 2021, presentadas por la Comisión a principios de este año en los proyectos de presupuesto rectificativo 5 y 6. Una vez finalizado el proceso de aprobación, la Comisión podrá incrementar la ayuda humanitaria a los refugiados sirios en Turquía y contribuir a acelerar la vacunación en todo el mundo, aportando 200 millones de dosis adicionales a los países con bajo nivel de ingresos.

Paralelamente al presupuesto anual para 2022, los países de la UE seguirán contando con el apoyo del instrumento de recuperación NextGenerationEU y su componente central, el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia.

La Comisión ha adoptado evaluaciones positivas de los planes de recuperación y resiliencia de 22 Estados miembros, y el Consejo ha aprobado cada una de las evaluaciones. Hasta la fecha, la Comisión ha desembolsado 52 300 millones de euros en pagos de prefinanciación a diecisiete Estados miembros.

¿Cuáles son los siguientes pasos?

El Consejo de la Unión Europea y el Parlamento Europeo adoptarán formalmente el presupuesto anual para 2022. La votación en el Pleno, que supone el final del proceso, está prevista actualmente para el 24 de noviembre de 2021.

NextGenerationEU

Comisión Europea

COMISIÓN EUROPEA. Zona de prensa

Plan de recuperación para Europa | Comisión Europea

NEXTGENERATIONEU Es más que un plan de recuperación. Es una oportunidad única para salir más fuertes de la pandemia, transformar nuestra economía y crear oportunidades y trabajos para esa Europa en la que queremos vivir. Contamos con todo lo necesario para poder hacerlo.

Tenemos la visión, tenemos el plan y hemos acordado invertir 806 900 millones de euros* entre todos. 

Es el momento de trabajar para crear una Europa más ecológica, más digital y más resiliente.

El mayor paquete de estímulo jamás financiado

El presupuesto a largo plazo de la UE, junto con NextGenerationEU, instrumento temporal concebido para impulsar la recuperación, será el mayor paquete de estímulo jamás financiado en Europa. Un total de 2,018 billones de euros a precios corrientes* ayudarán a reconstruir la Europa posterior a la COVID-19. Será una Europa más ecológica, más digital y más resiliente.

El nuevo presupuesto a largo plazo aumentará los mecanismos de flexibilidad para garantizar su capacidad de hacer frente a necesidades imprevistas. Se trata de un presupuesto preparado no solo para las realidades actuales, sino también para las incertidumbres del futuro.

El 17 de diciembre de 2020 se llegó a la última etapa de la adopción del próximo presupuesto a largo plazo de la UE.

Principales elementos del acuerdo

La Comisión Europea empezó a asignar los fondos del próximo marco financiero plurianual (presupuesto de la UE a largo plazo) el 1 de enero de 2021, tras la adopción de la legislación sectorial pertinente y del presupuesto anual para 2021 por parte del Parlamento Europeo y el Consejo.

El 31 de mayo de 2021, todos los Estados miembros ratificaron la Decisión relativa a los recursos propios de conformidad con sus exigencias constitucionales. La Comisión ya puede financiar la recuperación en el marco de NextGenerationEU. El 15 de junio de 2021, la Comisión recaudó 20 000 millones de euros en la primera operación de NextGenerationEU.

Cifras

Cifras de NextGenerationEU por país de la UE

Cifras del MFP por país de la UE

Beneficiarios

Cualquier persona puede beneficiarse del presupuesto de la UE. Es posible buscar convocatorias, en curso y próximas, de propuestas de financiación, obtener información general sobre procedimientos y programas de financiación y solicitar financiación online.

Contexto

La Comisión presentó su propuesta de próximo presupuesto a largo plazo de la UE el 2 de mayo de 2018. La propuesta marco fue seguida inmediatamente de propuestas legislativas sobre los 37 programas sectoriales (por ejemplo, cohesión, agricultura, Erasmus, Horizonte Europa, etc.). Entre 2018 y principios de 2020, la Comisión trabajó codo con codo con las presidencias rotatorias del Consejo y, en estrecha colaboración con el Parlamento Europeo, para impulsar las negociaciones.

El 27 de mayo de 2020, en respuesta a la crisis sin precedentes causada por el coronavirus, la Comisión Europea propuso el instrumento temporal de recuperación NextGenerationEU, así como refuerzos específicos del presupuesto a largo plazo de la UE para 2021-2027.

El 21 de julio de 2020, los jefes de Estado o de Gobierno de la UE alcanzaron un acuerdo histórico sobre el paquete.

El 10 de noviembre de 2020, el Parlamento Europeo y el Consejo alcanzaron un acuerdo sobre el paquete.

El 10 de diciembre de 2020, los Estados miembros de la UE, reunidos en el Consejo Europeo, acordaron finalizar la adopción del Reglamento MFP y la Decisión sobre recursos propios, a nivel del Consejo.

El 17 de diciembre de 2020, el Consejo decidió adoptar el próximo presupuesto a largo plazo de la UE para el período 2021-2027. Fue el último paso en el proceso de adopción tras la votación en el Parlamento Europeo el 16 de diciembre, que refrendó el Reglamento MFP por una mayoría significativa.

El 18 de diciembre de 2020, el Parlamento Europeo y el Consejo alcanzaron un acuerdo sobre el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, instrumento clave que ocupa un lugar central en NextGenerationEU.