Contexto

La reutilización de aguas residuales es clave para asegurar un futuro sostenible, especialmente en países áridos de marcada tradición agrícola

La creciente escasez de agua está impulsando el uso cada vez mayor de recursos hídricos no convencionales para compensar el déficit de agua en zonas con acusado estrés hídrico. En los últimos años, la Unión Europea ha puesto en marcha numerosas iniciativas para promover y facilitar la reutilización del agua para el riego agrícola.

Hoy en día, este recurso se ha convertido en una fuente alternativa, fiable y segura de suministro de agua, y en una herramienta imprescindible de planificación hídrica, especialmente en los países del Sur de Europa. No obstante, la reutilización del agua para riego está actualmente muy por debajo de su potencial.

Numerosas barreras lo impiden y hacen necesario un análisis detallado de los distintos aspectos que afectan al uso del agua regenerada en la agricultura, mediante un enfoque integrado y multidisciplinar.