Ghost in the shell, el anime

 

¿Y puedes ofrecerme pruebas de tu existencia? ¿Cómo puedes, cuando ni la ciencia moderna ni la filosofía pueden explicar qué es la vida?

Se denomina ciberpunk al subgénero de la ciencia ficción caracterizado por presentar futuros distópicos hipertecnificados. En ellos, el ser humano vive en megaurbes degradadas, las grandes corporaciones luchan por el poder y el mundo sufre las consecuencias de la sobreexplotación de recursos, las guerras y el mal uso de la energía nuclear.

El ciberpunk nació como corriente literario-cinematográfica a principios de los años 80. Sin embargo, habría que esperar hasta 1995 para que fuera estrenada la que hoy es considerada una de las obras maestras del género. Nos referimos a la imprescindible Ghost in the shell, anime dirigido por Mamoru Oshii basado en el manga del mismo título de Masamune Shirow.

Ghost in the shell se ambienta en el año 2029, cuando los avances tecnológicos han hecho posible la mejora y reparación del cuerpo humano hasta límites impensables para nosotros. Algo, en principio, muy positivo pero que tiene un grave inconveniente. Y es que, al igual que sucede con las computadoras, los híbridos humano-máquina (cíborgs) son susceptibles de ser pirateados, como bien sabe el “Titiritero”. Un habilidoso hacker que, mediante la manipulación cerebral, consigue que otros cometan por él actos de ciberterrorismo con el fin de alterar el orden mundial.

 

– El “Titiritero”… ¿Es el hacker fantasma, no?

– Todos creen que se trata de un americano. Su edad, sexo, historia personal… Todo sobre él se desconoce. Desde el invierno pasado ha estado operando en la Comunidad Europea. Es buscado internacionalmente por varios cargos como manipulación de información, espionaje, ingeniería política, terrorismo, y violación de la privacidad ciber-cerebral.

Al comenzar Ghost in the shell, el escurridizo “Titiritero” está siendo perseguido por la Sección 9. Unidad de la policía japonesa especializada en la investigación de delitos informáticos, este cuerpo de seguridad tiene por jefa de asalto a la mayor Motoko Kusanagi.

Debido a razones que no se nos explican, Kusanagi sólo conserva de su ser original una pequeña parte del cerebro (aquella en la reside su autoconsciencia o ghost). Un diminuto cúmulo neuronal que se ha introducido en un cuerpo robótico (shell). De ahí el título de la película. Y de ahí la compleja personalidad de la mayor, quien duda de su humanidad y se siente aprisionada en un caparazón que, aunque la mantiene con vida, rechaza.

Así como son muchas las partes que definen a un ser humano como tal se necesita un gran número de cosas para conformar a un individuo. Un rostro para distinguirte de los demás. Una voz de la que tú mismo no eres consciente. La mano que observas cada vez que despiertas. Las memorias de la infancia, la conciencia del futuro. Pero eso no es todo. Existe una vasta red de datos a la cual mi cíber-cerebro puede acceder. Todo eso es lo que me constituye, dando origen a una conciencia que puedo llamar “yo”. Y a la vez me confina dentro de mis propios límites.

Pasa el tiempo y el “Titiritero” sigue sin ser capturado. Mientras tanto, Motoko se ha obsesionado con la idea de que, al ser capaz de invadir los cíborgs sin perder su identidad, el hacker podría enseñarle a trascender la materia conservando su yo. Tal creencia, y la certeza de que el enigmático personaje intenta contactar con ella, la llevan a unirse a Batou, su fiel camarada, para iniciar una investigación secreta que desembocará en un impactante descubrimiento.

Simplemente fascinante. Así es Ghost in the shell. Película densa, dotada de una profunda carga filosófica, que, más allá de sus escenas de acción y sus efectos especiales, nos ofrece imágenes para el recuerdo. Como esa en la que el escultural shell de la mayor Kusanagi emerge del líquido donde se ha montado mientras suena una enigmática canción tradicional japonesa.

Ghost in the shell en la Biblioteca UPM

5 comentarios

  • José Alejandro Martínez
    José Alejandro Martínez

    Reseña estupenda sobre la obra y el género. Como cada cabra tiramos a nuestro monte, a mí me ha resultado inevitable evocar el cómic europeo más o menos contemporáneo de Ghost. Quizás no tan tecnocientífico y con un sesgo más sociopolítico. Pienso en concreto en la Trilogía Nikopol y otros libros de Enki Bilal. Sería muy interesante pararse a establecer posibles paralelismos, divergencias, etc. Digamos Huxley y Orwell en diálogo desde los dos extremos de Eurasia. Muchas gracias.

  • Beatriz Álvarez

    Muchas gracias por tus palabras. Y en cuanto al comic, me lo apunto para la Feria del Libro.

    Un saludo 😊

    • Excelente resumen. ¿ Sabes que pasa con Motoko después de fusionarse con El Titiritero?

      • Alejandro Romero

        En la segunda película, GIT 2: Innocence, casi al final aparece Motoko/”Titiritero” para ayudar a Batou, se dice que ella “está” en la red. No se nos dice a que se dedica desde la fusión pero estaba muy enterada del caso que investigaba Batou y Togusa, por lo que yo pienso que hace de justiciera con sus nuevas capacidades.

        Batou le pregunta si ella se siente feliz pero ella evade responder sobre tal sentimiento y solo dice que “ya no tiene dudas, lo que la hace estar tranquila”.

  • Beatriz Álvarez

    Luis y Alejandro R., Alejandro R. y Luis: ¿cómo se les ocurre, caballeros, destripar así el final de las películas?. Ganas me dan de retorcerles el pescuecillo 😠

Responder a Alejandro Romero Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.