Viajes por Europa, de Emilia Pardo Bazán

Viajes por Europa

Emilia Pardo Bazán

Bercimuel

2003

 

 Nunca había leído a Emilia Pardo Bazán.

Quizás prejuicios. Tanto los datos que sabía de ella -introductora del naturalismo, retrato de ambientes rurales de la Galicia del siglo XIX-  como  las  fotos que había visto,  en las que resultaba muy antigua y siempre una mujer muy mayor… nada animaba a leerla.

Por razones de trabajo, preparando una exposición, me tuve que leer un libro suyo titulado Al pie de la Torre Eiffel en el que se recopilan las crónicas que mandaba a varios periódicos (era tambien periodista) desde el París de la Exposición Universal de 1889. Desde  aquella magna exposición  en la que se erigió la Torre Eiffel y la gran Galería de Máquinas.

En el libro Doña Emilia  lo cuenta todo. Cómo era el recinto,  cómo moverse por los  pabellones, los espectáculos nocturnos, la moda que lucían de las francesas, el desarrollo industrial…, todo con una prosa de calidad y una frescura que me sorprendieron.

Solo de entrar en la Galería de Máquinas y ver el incesante y periódico vaivén de tanto artilugio, me entra un malestar, un desasosiego, un azoramiento físico que se convierte pronto en sufrimiento y en alteración nerviosa. Las máquinas sudan, gimen, trabajan con una tenacidad sombría e implacable.

 

Aquella exposición tuvo ingredientes verdaderamente extraordinarios y una gran carga política, ya que coincidió, en una desacertada casualidad, con el aniversario de la Revolución Francesa y varios paises europeos, Alemania, Italia, Austria-Hungría… no quisieron participar celebrando nada en semejante fecha y en París.

Y gracias a la Torre Eiffel fue la ocasión de subir tan alto como nunca se había podido subir, andando o en ascensor. Doña Emilia, mujer valiente y amante del progreso, probó el ascensor y nos lo describe en una crónica altamente recomendable.

Al empezar la temible ascensión,  cuenta cómo miraba asombrada el alejarse de los coches de tiro, pero a los pocos segundos ya no veía ni al cochero ni al caballo, así es que habia que mirar al frente y  -¡estupor!- lo que se veía perfectamente era  ¡Versalles!.

La edición de Bercimuel recoge varios de los muchísmos viajes que hizo por Europa esta mujer interesada por todo, que escribió novelas, ensayo literario, poesía, que se ocupó de la educación de las mujeres, que disfrutó de todo lo que se le puso por delante y que conquistó entre otros al mismísimo Pérez Galdós.

 

Libros de Emila Pardo Bazán en las Bibliotecas de la UPM

 

3 comentarios

  • José Alejandro Martínez
    José Alejandro Martínez

    Vale la pena detenerse en el hecho de que los recién unificados estados alemán e italiano abominaran del aniversario de la Revolución de 1789. Son casos elocuentes de construcción de un discurso ideológico de manera deliberadamente interesada y de largo recorrido. Esos procesos de unificación política hubieran sido impensables sin el precedente y la estela de influencia de dicha Revolución, que insufló enérgicamente los valores de nacionalismo y culto al estado unitario en la cultura sociopolítica europea del siglo XIX. Ni Bismarck ni Garibaldi -tal como eran e indepedientemente de la imagen que ellos tuvieran de sí mismos- se entienden sin Robespierre y muchísimo menos sin la familia Bonaparte, entre otros. ¿Paradojas o evidencias?
    En cuanto al eco antimaquinista que resuena en la cita, llama a una lectura sosegada y bien contextualizada de la obra. Rápido: ¡un diván para doña Emilia!
    Reseña muy interesante sin duda alguna, y preciosas ilustraciones. Enhorabuena.

  • Me sorprendió. Cien años después las heridas seguían abiertas. Las monarquías no podían ir de fiesta a pocos metros de donde había estado montado el cadalso.
    La primera negativa a participar en la exposición fue logicamente la de Austria Hungría. María Antonieta era austriaca……

  • José Alejandro Martínez
    José Alejandro Martínez

    Para los seguidores de Pardo Bazán esta noticia será muy interesante, sin duda:

    http://cultura.elpais.com/cultura/2012/03/22/actualidad/1332418076_183801.html

    Vemos que era una escritor precoz y que ya apuntaba a sus temas favoritos. Saludos.

Responder a José Alejandro Martínez Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *