En la asignatura “Ecodiseño y Seguridad del Producto” fomentamos la participación de los estudiantes en la competición ActúaUPM.

Habladnos un poco de vosotros como grupo.

Somos tres estudiantes de ingeniería en la ETSIDI (UPM) de entre 21 y 22 años que nos complementamos en nuestra formación e inquietudes para llevar nuestra startup Aloha Smart City adelante. Eduardo Gracia estudiante del doble grado de ingeniería en diseño industrial y mecánica es apasionado del diseño de productos, ecodiseño y emprendimiento; Sergio Vera estudiante de ingeniería electrónica y automática de robótica, IoT y eficiencia energética; y Guillermo Candel estudiante de ingeniería mecánica de materiales, producción y análisis estructural. Además, los tres compartimos una conciencia medioambiental y visión acerca de las energías renovables.

En qué consiste vuestro proyecto, cómo surge y porqué

Mira a tu alrededor. Cuántos objetos están continuamente expuestos al sol desaprovechando esa energía que les llega. ¿Qué pasaría si los objetos pasasen a ser generadores de electricidad? De ahí surge la motivación, conseguir la energía de cualquier lugar. Eduardo tuvo la idea y visión aplicándolo a muebles y entornos, y formando equipo con Sergio para la parte de electrónica y Guillermo para fabricación se empezó a desarrollar nuestro mínimo producto viable: una mesa inteligente de madera con un panel solar integrado en su diseño, que genera electricidad para cargar tus dispositivos mediante puertos USB e ilumina entornos con luces LED regulables en intensidad y color.

Qué inquietudes medioambientales tenéis o consideráis importantes como ingenieros

Estamos continuamente vigilando las nuevas posibilidades de energía solar y los progresos en proyectos de smart cities. Vemos una necesidad urgente para el planeta tener conciencia ecológica a la hora de crear y desarrollar nuevos productos. No nos hacemos a la idea del impacto que producimos cada día con nuestros hábitos y en industria se debería reconocer y fomentar más un análisis de todo el ciclo de vida de un producto, y premiar los proyectos que mejoren las condiciones de vida de las personas y medioambientales. Nuestra idea, además de ser ecológica, ha vigilado cada paso. A través de nuestra página de Instagram además de poner las novedades del producto, incluimos información sobre sostenibilidad y ecodiseño.

En la etapa de concepción, ¿Qué importancia le disteis al ecodiseño?

Primero con el diseño industrial, tratando de conjugar la estética con la funcionalidad y eficiencia de producción. Con cada material o componente tratábamos de elegir los que, manteniendo un precio razonable, menos impacto tuvieran y fuesen reciclables. Hemos usado algunas herramientas de ecodiseño como GaBi para el ACV.

Qué pasos habéis seguido al diseñar el producto

Localizamos un nicho de mercado y empezamos a hacer iteraciones a la idea con el feedback recibido con entrevistas, encuestas y asesores que han sido tanto profesores, investigadores del Instituto Solar, profesionales en empresa, corte de madera… a los que estamos tremendamente agradecidos. Después pasamos a la fase boceto y al modelado 3D. Tras ello la fabricación y circuito, y finalmente la protección de la idea, difusión y exposición. Todo ello en un año de trabajo e ilusión constante.

A la hora de elegir materiales o fabricación, ¿habéis tenido en cuenta aquellos que tuvieran menor impacto medioambiental?

Desde la madera en lugar de plástico o metal, hasta el tipo iluminación o de barniz. Y la fabricación del prototipo funcional fue sobre todo trabajo de taller por lo que apenas contaminamos con su producción.

¿Dónde veis vuestro producto en el futuro?

Actualmente estamos testeando nuestro prototipo funcional y consiguiendo financiación. Vemos una línea de producción para poder fabricar nuestro producto a gran escala mejorándolo en especificaciones, eficiencia y reduciendo el impacto ambiental en su producción, y crear una familia de productos con los mismos valores.

¿Veis en el futuro una línea de muebles solares?

Completamente. El objetivo de las ciudades inteligentes pasa por la eficiencia y generación de energía de forma sostenible, y los muebles solares son un ejemplo de esa evolución. Quién sabe, igual en pocos años estamos rodeados de estos productos y podemos conseguir electricidad de cualquier lugar de forma gratuita y sostenible. La mesa Aloha es solo el comienzo.

¿Habéis tenido reconocimiento u oportunidades de difusión en la universidad u otro organismo?

Nos presentamos a la 16 competición de ActúaUPM y quedamos en los 10 finalistas de ideas entre más de 450, y ahora estamos pasando a las siguientes fases. También nos hemos presentado al proyecto Greco, financiado por la Unión Europea. Hemos expuesto el modelo en la ETSIDI y estamos hablando para exponerlo en la Casa Encendida, ETSAM, Matadero y otros lugares de interés en el diseño industrial. Además, tenemos un primer pedido para la ETSIDI por lo que después de verano podréis disfrutar de nuestras mesas en la terraza. Estamos muy ilusionados con el resultado e impacto que está teniendo, y seguimos trabajando en que este sueño se haga realidad. ¡Aloha!

Instagram @alohasmartcity

Copyright © 2019. Todos los derechos reservados.

Categorías: LogrosNovedades

Redimensionar imagen