Archivo de la etiqueta: recomendamos

#Hoyleemos: “Una historia de la guerra civil que no va a gustar a nadie” de Juan Eslava Galán

una historia de la guerra civil que no va a gustar a nadie

 

"El viejo Goya lo pintó mejor que nadie: dos gañanes enterrados hasta las corvas, matándose a garrotazos. La sombra de Caín es alargada, en España. Lo fue siempre, y la guerra civil que se narra en este libro es cumplida prueba de ello. Juan Eslava Galán nos cuenta —en realidad nunca ha dejado de hacerlo— una historia trágica, violenta, retorcida en ocasiones hasta el esperpento con esos trágicos quiebros de humor negro que también, inevitable­mente, son ingredientes de nuestra ibérica olla. Una república desventurada en manos de irresponsables, de timoratos y de ase­sinos, un ejército en manos de brutos y de matarifes, un pueblo despojado e inculto, estaban condenados a empapar de sangre esta tierra. Luego, prendida la llama, la arrogancia de los privile­giados, el rencor de los humildes, la desvergüenza de los políticos, el ansia de revancha de los fuertes, la ignorancia y el odio hicieron el resto. No bastaba vencer; era necesario perseguir al adversario hasta el exterminio. Murió más gente en la represión que en los combates; en ambos lados, analfabetos presidiendo tribunales gozaron de más poder que magistrados del Supremo. Hubo valor, por supuesto. Y decencia. Y lecciones de humanidad e inteligen­cia. Pero todo eso quedó sepultado por las pavorosas dimensiones de una tragedia que todavía hoy necesita reflexión y explicacio­nes. Este libro se aventura a ello, y lo consigue con amenidad y con una extraordinaria, abundante y rigurosa documentación que —ésa es quizá su principal virtud— ni siquiera se nota. Juan lo ha escrito a su manera, como suele. Como quien no quiere la cosa. Sin darle importancia y casi sin pretenderlo. Y por supues­to, sin buenos ni malos. Las dos Españas mamaron la misma le­che. Estas páginas lo ponen de manifiesto de forma apasionante y estremecedora. Por eso se trata de una historia de la guerra civil que no le va a gustar a nadie. Ya era hora. "

Arturo Pérez-Reverte

 

Una historia de la guerra civil que no va a gustar a nadie / Juan Eslava Galán — Ed. Planeta

Eslava Galán en Wikipedia>

Busca el libro en el Catálogo de la UPM

Hoy leemos: “Las sandalias del pescador” de Morris West

las sandalias del pescador

 

En plena guerra fría, Cirilo Lakota, de origen eslavo, es elegido Papa tras haber sufrido diecisiete años de prisión. Su antiguo verdugo es ahora el primer ministro de la Unión Soviética; se enfrentarán así el poder material y el poder espiritual. La posibilidad de una terrible hambruna se cierne sobre el pueblo ruso, y con ella el peligro de invasión de los países vecinos y, quizás, un enfrentamiento armado con las potencias occidentales.


En esta obra fascinante -llevada al cine con Anthony Quinn como protagonista- Morris West nos invita a reflexionar sobre el sentido de la justicia. Las sandalias del pescador se convirtió en una profecía cuando, una década y media después de su publicación, Karol Wojtyla fue elegido Papa con el nombre de Juan Pablo II.

 

"La escenografía era grandiosa, la dirección de escena diligente, pero demoró una semana en descubrir el título de la obra. Era una antigua comedia romana, popular en otro tiempo, pero caída ahora hasta cierto punto en desgracia; su título era El manejo de los príncipes. El tema era muy simple: cómo dar poder absoluto a un hombre y limitar luego el uso que pudiese hacer de él. La técnica consistía en hacerlo sentirse tan importante y mantenerlo tan ocupado con pomposas trivialidades, que no tuviese tiempo para idear una política o ponerla en ejecución.

Cuando Cirilo el ucraniano captó esta burla, rió secretamente y decidió burlarse también. De manera que dos días antes de su coronación convocó, sin aviso previo, a una reunión privada de todos los cardenales en los salones Borgia del Vatiano. Lo brusco de esta convocatoria estaba calculado, como estaba calculado también su riesgo.

Todos los cardenales, excepto los de la Curia, abandonarían Roma al día siguiente de su coronación, para regresar a sus propios países. Cada uno de ellos sería un auxiliar bien dispuesto o un discreto obstáculo a la política papal. No se llegaba a ser príncipe de la Iglesia sin cierta ambición y cierto gusto por el poder. No se envejecía en estos cargos sin cierto endurecimiento del corazón y la voluntad. Estos hombres claves eran más que súbditos; eran también consejeros celosos de su suceción apostólica y de la autonomía que ella les confería. Incluso el Papa debía avanzar con cautela entre ellos, sin forzar excesivamente su prudencia, su lealtad o su orgullo patrio…"

 

Las sandalias del pescador / Morris West — Ed. Punto de lectura

Las sandalias del pescador  (película) en Wikipedia

 

Libros: “Riña de gatos. Madrid 1936” de Eduardo Mendoza

Riña de gatos. Madrid 1936

 

Un inglés llamado Anthony Whitelands llega a bordo de un tren al Madrid convulso de la primavera de 1936. Deberá autenticar un cuadro desconocido, perteneciente a un amigo de José Antonio Primo de Rivera, cuyo valor económico puede resultar determinante para favorecer un cambio político crucial en la Historia de España. Turbulentos amores con mujeres de distintas clases sociales distraen al crítico de arte sin darle tiempo a calibrar cómo se van multiplicando sus perseguidores: policías, diplomáticos, políticos y espías, en una atmósfera de conspiración y de algarada.

 

"Anthony encontró razonable la propuesta de su acompañante y le entregó el dinero, la documentación, el reloj y la pluma estilográfica. Luego, a la débil luz de una lámpara de filamento que parpadeaba en el hueco de la escalera, subió hasta el segundo piso y llamó a la puerta. Le abrió una vieja en bata y chal. Cuatro mujeres más, de edad avanzada, escuchaban la radio y jugaban a la brisca en torno a una mesa camilla. El inglés dijo que quería ver a la Toñina. La vieja hizo un ademán de sorpresa, pero sin decir nada desapareció detrás de una cortina y regresó de inmediato acompañada de una joven muy delgada y muy guapa, a la que seguramente mantenían oculta por ser menor de edad. La niña cogió de la mano al inglés y lo condujo a un cuartucho con catre y palanganero, del que aquél emergió muy satisfecho al cabo de un rato. Cuando hubo pagado y bajó la escalera, no encontró a nadie esperándole en el zaguán ni tampoco en la calle. Todo estaba cerrado a cal y canto, de modo que regresó a buen paso al hotel y se metió en la cama. En el momento de apagar la luz le asaltó la sospecha de haber sido víctima de un timo, pero como estaba derrengado, cerró los ojos y se durmió en el acto…"

 

"Riña de gatos. Madrid 1936" / Eduardo Mendoza – Ed. Planeta

Eduardo Mendoza en wikipedia