Archivos de Etiquetas: Música

En torno a Steve Biko: para leer, escuchar y ver

Donald Woods: Biko. Campus, 1979 (español) /  Endeavour Press, 2017 (English)

Peter Gabriel: Biko. The Famous Charisma Label, 1980

Richard Attenborough (dir.): Cry Freedom. Universal Studios, 1987.

El futuro régimen político de este país no debe ser racista en aspecto alguno. Esto significa también que los negros no deben vengarse de los blancos, pero la equidad exigirá un sacrificio económico sustancial por parte de los blancos. (Steve Biko citado por Donald Woods, p. 120)

Tengo la vaga impresión de que Sudáfrica no acaba de encajar en la mentalidad sociopolítica común en España. Es un país al margen de los circuitos de contacto tradicionales en nuestra área lingüística y cultural. Ocasionalmente su evolución en los últimos decenios ha sido objeto de algunas comparaciones discutibles a veces provenientes de los soberanismos periféricos; mientras que algunos aspectos de su transición política en los años 90 del siglo XX, en particular todo lo relacionado con la memoria cívica y la Comisión para la Verdad y la Reconciliación, chirrían con cualquier tendencia oficialista a la amnesia histórica.

Sin embargo y muy en especial por su vinculación con el omnipresente universo anglosajón, Sudáfrica se cuela reiteradamente en nuestras pantallas, en nuestros altavoces, en el deporte… en suma en la agenda mediática. Desde luego algún paralelismo histórico puede establecerse: si la tragedia española de mediados del siglo XX pareció erigirse en arquetipo del subsiguiente conflicto mundial y de la Guerra Fría, el apartheid, su final y la potencialidad intercultural de Sudáfrica parecen simbolizar la eclosión y tensiones de la nueva sociedad global del siglo XXI.

Desde este punto de vista, la ya remota publicación en España de Biko, de Donald Woods, puede considerarse como un prometedor presagio. Y eso a pesar de algunas imperfecciones editoriales: errores tipográficos y alguno de traducción que hacen echar de menos una reedición mejorada para la cabal comprensión de los sutiles aspectos sociolingüísticos y culturales sudafricanos. El libro es un reportaje ampliado sobre la figura de Steve Biko, dirigente político eliminado por el régimen racista en 1977. De hecho se puede decir que participa de varios géneros a la vez: biografía, autobiografía, crónica y ensayo histórico-político. A día de hoy es ya un clásico de la literatura periodística con sucesivas tiradas en lengua inglesa. A pesar de los penosos hechos que lo originaron, el libro es gozoso y vital, un testimonio extraordinario sobre la trascendencia de las relaciones humanas. También un pasaporte inestimable a la historia reciente de Sudáfrica y sus conexiones con el devenir social y político mundial.  Construido sobre la base de materiales procedentes de diversas personas y fuentes, da una impresión coral, de perspectivas diversas que se van sumando a la tensión, tejiendo los hilos de una tragedia anunciada.

La muerte de Biko dio lugar a otras creaciones que sin duda contribuyeron a su resonancia: la canción del mismo nombre compuesta y grabada por Peter Gabriel en 1980, cuando el músico enfilaba su tránsito del rock progresivo hacia la world music; y la película Cry Freedom –con guion de John Briley- en la que el propio Biko era interpretado por Denzel Washington, y Donald Woods por Kevin Kline.

Como siempre el miedo produce odio y, a su vez, el odio engendra más miedo. Las voces de advertencia se escuchan cada vez como voces de incitación. Las voces de discrepancia se consideran como voces de falsedad y traición. La moderación se considera cada vez más como extremismo, y se presenta a los pacificadores como defensores de la violencia. (Donald Woods, p. 205)

Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, The Beatles

Sargent Pepper's Lonely Hearts Club Band

The Beatles

EMI 1 de Junio de 1967

 

Paul: El ambiente del álbum estaba en el espíritu de la época, porque nosotros encajábamos con el ambiente de entonces. La idea no era hacer algo para encajar en ese ambiente sino que resulta que estábamos metidos en ese ambiente.

(The Beatles Anthology)

Parafraseando el inicio de la canción que da título al álbum de los Beatles, hace cincuenta años que se produjo un hecho que cambió la historia de la música pop. Tal día como hoy, 1 de junio de 1967, se publicó en el Reino Unido el octavo disco del grupo de Liverpool. Ya nada fue igual.

 

 

George: Me gustó Sgt Pepper cuando acabamos. Sabía que era distinto para el público y me gustaba mucho el concepto de la cubierta. "A Day In The Life" tenía una gran orquesta y los monumentales acordes de piano, y "Lucy In The Sky With Diamonds" me gustaba desde el punto de vista musical. Pero el resto no eran más que canciones normales.

(The Beatles Anthology)

Con motivo del cincuenta aniversario de su publicación en el Reino Unido, traemos a No Solo Técnica este pequeño homenaje al grupo de Liverpool.

Cinco décadas transcurridas desde su publicación y millones de copias vendidas, su influencia y recuerdo sigue vigente. "…Pepper fue como un icono. Fue el disco de la época (George Martin)." Podemos hacernos la pregunta de si dentro de cincuenta años, seguirá igual de actual como hoy. La magia que impregna sus canciones quizás nos de la respuesta.

Ringo: Sgt Pepper pareció captar el ambiente de ese año y también permitió que otra mucha gente se pusiera en marcha y empezara algo nuevo. Cuando se publicó el álbum, al público le encantó.

(The Beatles Anthology)

 

«Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band»    

«With a Little Help from My Friends»           

«Lucy in the Sky with Diamonds»   

«Getting Better»                

«Fixing a Hole»

«She's Leaving Home»     

«Being for the Benefit of Mr. Kite!»                     

«Within You Without You

«When I'm Sixty-Four»     

«Lovely Rita»      

«Good Morning Good Morning»    

«Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band (Reprise)»   

«A Day in the Life»

 

 

John: Si te pones a pensarlo, no era más que un álbum llamado Sgt Pepper con unas cuantas canciones. Entonces fue una idea bonita pero ahora no significa nada.

(The Beatles Anthology)

Sinfonías de la mañana de Martín Llade

Sinfonías de la mañana

Martín Llade

RTVE, Warner Music

Y allí mismo, al calor de las hogueras, con la jungla como teatro y aquella tribu sin nombre de espectadores, se puso a tocar la primera suite para violonchelo. Por algo no iba a ningún sitio sin su más preciado instrumento. Podía tocar otros, pero solo este expresaba con todos los matices posibles las tribulaciones de su alma vagabunda. Dejó que la grave tristeza bachiana flotara en el aire por vez primera en aquel contexto. Bach  en Brasil… De repente cesaron los cánticos y las sonrisas se desvanecieron. Los indios no tenían ni idea de que era aquello, pero lo escucharon con la misma expresión de respeto y temor. Era algo sagrado sin duda. Nunca habían escuchado nada semejante, pero estaba claro que era especial. Una música capaz de detener el tiempo y dejar las nubes suspendidas en un mismo punto del cielo cual si fueran marionetas de algodón, con la luna asomando los ojos entre los negros vellones de firmamento.

La música tiene ese poder, esa magia y Sinfonías de la mañana está llena de ella. Llena de  música y también de historias de aquellos que fueron dotados con la magia de la creación, con el poder de hacernos sentir. Relatos de alegrias y tristezas, llenos de vida, de pasión, de amor.  Relatos sobre la vida de musicos e intérpretes pero ante todo la vida de seres humanos.

Querida mamá. Es verano y hace buen día. Ve al río a tomar aire fresco. Y si todavía sientes que necesitas dinero creo que lo mejor podrías hacer es tirarte al agua y ahogarte de una maldita vez”

María firmó la carta con el que era ahora su nuevo nombre. Más corto y elegante que el feo Kalogeropoulou. Un nombre adelgazado, perfecto para la mujer de un millonario o una diva de la escena. Volvió a contemplar el pedazo de carne cruda entre sus dedos. Le habían asegurado que estaba infectado por una tenia. ¿Cuántos kilos de infelicidad podría devorarle? ¿Treinta, cuarenta? ¿Una vida entera?

María Callas cerró los ojos e ingirió el trozo de carne y al hacerlo tuvo la sensación de estar tragándose de una vez por todas su horrible infancia.

 

Sinfonías de la mañana recoge una serie de relatos dedicados a la vida de grandes compositores e intérpretes con los que Martín Llade comienza su programa homónimo en Radio Clásica. Haydn, Mozart, Beethoven, Schubert, Mendelssohn, Chopin, Wagner, etc, son algunos de los protagonistas de este disco libro.

Y se sentó entonces al piano a interpretar su última sonata… ahí tenían a Beethoven. Un ser único e irrepetible. Un creador de sueños y glorias, de arrebatos, de rabia, de pasión, de ternura, de amor y penumbras pero también de una luz inextinguible, que fluía pura de sus dedos envolviéndolos en la dicha. Era Beethoven y estaba tocando para ellos. Y comprendieron entonces lo privilegiados que eran y qué pocos seres humanos en la historia del mundo podrían contarse entre los elegidos para un momento así. Contemplaron tocar a Beethoven y lloraron al fin. Al acabar la interpretación no se atrevieron a aplaudir por temor a romper el más preciado de los silencios, aquel nacido de la música de quien siempre vivía precisamente sumido en una atmósfera donde los sonidos no existían, solo eran soñados.

 

 

 

Música. León Benavente.2

León Benavente 2_disco León Benavente.2

Veremos cómo cambia el tiempo.

Veremos si hemos progresado

¿Es tan normal que se parezcan el futuro y el pasado?

(del tema "La Ribera")

Mi recomendación para este recién  estrenado 2017 es musical, de un grupo español: León  Benavante y más  concretamente de su segundo álbum,  2 que salió en la primavera del 2016. Ahora están de actualidad porque los críticos musicales  de dos de los grandes periódicos nacionales, El País y el ABC los han colocado en el primer puesto de la lista de los mejores discos nacionales de 2016. Ahí es nada.

Es curioso que grupos como León Benavente no sean más conocidos y no tengan un hueco en las grandes cadenas de televisión o radio (sólo en festivales y en cadenas más o menos minoritarias como Radio3) y nos tengamos que tragar a los triunfitos y extriunfitos, Alejandro Sanz y aspirantes a serlo que acaparan las televisiones, anuncios y promociones.

Este disco se titula sencillamente 2 en probable referencia a la continuidad que se percibe con su primer disco bautizado "León Benavente"  con el que empezaron a llamar la atención, pero que no tuvo la repercusión de este segundo trabajo. Los nueve temas  de este disco (cocinados y ensayados en Mozota, un pequeño pueblo muy cerca de Zaragoza ) son canciones vivas con una potente bateria y un bajo y guitarra poderosos (con el inicio de la La Ribera, tercer tema, se te va el dedo al volumen para ponerlo más  alto), sin renunciar a las posibilidades que ofrece la música electrónica para conseguir un sonido original y propio.

León Benavente lo forman 4 musicos (y amigos) cada uno con su propia trayectoria musical: un asturiano, Luis Rodríguez,a la guitarra eléctrica; un gallego, Abraham Boba, voz y letrista del grupo; un murciano, César Verdú, batería y percusiones y un aragonés, Eduardo Baos, al mando del bajo y sintetizador.  Se les podría calificar de "grupo indie rock" pero no me gustaría que este término echara para atrás a alguien y los vea como "raritos" e "incompresibles" porque son actuales, muy pegados a la realidad y con mucha marcha.

Atentos a las letras, nada que ver con las "moñadas" de la música española más comercial. Letras con las que te identificas, con una gran carga social y críticas con nuestra sociedad y tratando temas con los que convivimos a diario.

De allí salí dispuesto a destruir la mañana

en busca de gente que me explicara qué pasa en España.

¿Por qué nos corroe la envidia? ¿A santo de qué tanta fiesta?

¿Por qué se intenta evitar todo lo que molesta…

…Tengo la cara que me merezco.

tengo el país que me merezco.

(del tema "Gloria").

Grupo altamente recomendable pues para todo aquellos que quieran escapar de la dictadura de los medios. Y en directo todavía mejor.

Podéis seguirles en Facebook.

 

La letra de esa canción (primera parte)

Hemos seleccionado letras de canciones, canciones por sus letras.

¿Cuántas veces nos ha parecido que la letra de la canción nos la estaban cantando en primera persona?, que somos el protagonista de aquella letra, que dice justo lo que pensamos o, más difícil, ¡lo que sentimos!

Igual nos gusta porque nos la cantaron al oído, o tal vez nos recuerda a aquel que fuimos cuando la escuchábamos.

En cualquier caso, hay letras de canción llenas de gracia y tino. A veces verdaderos poemas, obras que tienen valor por ellas mismas, independientemente de la música que las arropa y la voz que las dice.  Algunas veces son poemas de escritores consagrados, que descubrimos gracias a que un cantante las rescató de alguna antología.

Nosotros, los miembros del equipo de nosólotécnica, tenemos las nuestras. Son estas que aparecen a continuación.

Esperamos vuestras canciones y/o opiniones.

 

(Pinchar en la imagen para ver el contenido)
Tanto que darteMalos tiempos para la líricaLa puerta de AlcaláLas morillas de JaénA Alicia, disfrazada de Leia OrganaEsperando Nada

 

La letra de esa canción (segunda parte)

 

 

Feliz Navidad 2014. Villancico de negros.


 

Para felicitaros la navidad os traemos un villancico del siglo XVII, un villancico de negros, también llamados negrillos o guineos.

Estas sorprendentes composiciones querían imitar a los esclavos africanos, tenían el son africano y a veces introducían palabras en idiomas indígenas. Estuvieron muy de moda en el siglo XVII y se escucharon en palacios e iglesias.

Los interpretaban negros y blancos, en España y en América. Lope de Vega,  Góngora y Sor Juana Inés de la Cruz compusieron textos para negrillos.

Muy feliz navidad

Poemas y canciones, de Bertolt Brecht


Y el tiburón tiene dientes

y a la cara los enseña

y Mackie tiene un cuchillo

pero no hay quien se lo vea.

 

El tiburón, cuando ataca,

tinta en sangre sus aletas,

Mackie en cambio lleva guantes

para ocultar sus faenas.

 

Coplas de "Mackie Cuchillo"

 

¿Todavía Brecht? Tal vez más que nunca. De hecho el gran poeta del humanismo socialista ha conseguido empotrarse en la cultura popular contemporánea de tal forma que muchos de sus versos flotan en el imaginario literario cotidiano siendo inmediatamente reconocibles por el gran público, aún en ocasiones inconsciente de su autoría. ¿Quién no recuerda aquellos “malos tiempos para la lírica” glosados por Germán Coppini? ¿O las sabias líneas de La lista de lo necesario repetidos una y otra vez por anónimos urbanos de nuestro tiempo? Brecht llegó para quedarse, pues. Nos gusta imaginarle complacido –desde su propia ideología y desde su interés por las filosofías de Oriente- en haberse fundido al fin en la gran corriente creativa del pueblo, del género humano en suma.

Que llamara la atención del pop contemporáneo no es de extrañar.  Nada desdeñable es la aportación de Brecht a otras manifestaciones artísticas no literarias de la sociedad de masas. Esta emergía en el período de Entreguerras, justo cuando la producción del autor alemán cuajaba en cantidad y trascendencia. Con su colaboración con Kurz Weill, Brecht contribuyó al fortalecimiento de ese género tan arraigado en Alemania como es el cabaret, que incluso sobreviviría con ingenio y malicia en el Berlín stalinista, grisáceo y agobiante. Pero los coletazos de Mackie Cuchillo llegarían aún más lejos, hasta la Ópera do Malandro de Chico Buarque o el cómic barcelonés: el Makinavaja de Ivà.

Makinavaja (Ivà) - El JuevesLeed con tranquilidad estos versos y coplas –Gedichte, Hauspostille, Lieder-, sentidos a partir de la realidad humana más básica, implacables contra toda desfachatez. En español disponemos de una estupenda antología debida al trabajo de Jesús López Pacheco y Vicente Romano, reiteradamente publicada por Alianza en ediciones asequibles. A ella se han añadido hace poco 80 poemas y canciones, publicación de la interesante editorial argentina Adriana Hidalgo.

 

Entre otros lugares Bertolt Brecht también vive en: Bibliotecas de la UPM.

Lady Sings the Blues, Billie Holiday

Lady Sings the Blues

Barcelona: Tusquets, 1998

-¿Sabes cantar, chica?

-Claro que sé cantar, eso no es nada del otro mundo – respondí….

Le pedí al pianista que tocara Trav’lin’ All Alone, lo más cercano a mi estado de ánimo. Y en algún momento debió calar hondo. Se  acallaron todas la voces en el bar. Si a alguien se le hubiera caído un alfiler,  habría sonado como una bomba. Cuando finalicé, todos aullaban y levantaban sus vasos de cerveza. Recogí treinta y ocho dólares del suelo.

Fells Point en la ciudad de Baltimore es el origen de todo.   Eleonara Fanagan se cría en un ambiente miserable  del ghetto con una madre adolescente y un padre que las abandona.  Un ambiente sórdido de burdeles, y clubes de mala muerte,  es el mundo en el que crece.

Eleonora Fanagan es Billie Holiday.

Supongo que no soy la única que oyó buen jazz por vez primera en un burdel. Pero nunca intenté sacarle partido. Si hubiese oído a Louis y a Bessie en una reunión de niñas exploradoras , me habría gustado lo mismo.

Hablar de Billie Holiday es hablar del jazz. Lady Sings the Blues es su autobiografía.  En ella  hace un repaso de su carrera y de su vida, una lucha constante  por abrirse camino y huir de la miseria de su infancia.  A través de sus páginas podemos revivir un mundo de clubes llenos de humo y alcohol en el que una voz mágica, susurrante, melancólica recorre las mesas del local dejando un poso mágico en aquellos afortunados que la escuchan. Un mundo con dos caras, por un lado músicos extraordinarios, muchos anónimos y otros famosos como Count Besie, Benny Goodman Lester Young, Artie Shaw… Por el otro, chulos, traficantes, vividores, buscavidas  que como lobos hambrientos salían en busca de  presas, Billie es una de ellas.

Giras interminables, “Entre en la banda de Count Basie para ganar algo de dinero y ver mundo. Durante dos años no vi prácticamente nada salvo el interior  de un autobús Blue Goose y nunca logre enviar un céntimo a casa”, sesiones de grabación,  actuaciones memorables y otras olvidables, cárcel, juicios, discriminación.  Eso es Lady Sing the Blues. Esa es su vida.

Sólo logramos un par de asientos separados en un autocar abarrotado, lo que me remontó a veinte años atrás, rumbo a Nueva York, tal como tantas veces antes: detenida, en libertad bajo fianza, arruinada después de pagarle al fiador, hambrienta por no haber tenido tiempo para comer, molida después de veinticuatro horas sin dormir, recordando el olor de esa cárcel mientras traqueteaba en un condenado autocar, con un marinero dormido echado sobre mí. Pero pronto olvidé todo eso, con mi hombre.

Billie Holiday nació en Philadelphia el  7 de abril de 1915 y murió el 17 de julio de 1959 en la ciudad de Nueva York, sola y abandonada.

Stranger Fruit

Southern trees bear a strange fruit

Blood on the leaves and blood at the root

Black bodies swingin' in the Southern breeze

Strange fruuit hangin' from the poplar tres

Pastoral scene of the gallan South

The bulgin' eyes and the twisted mouth

Scent of magnolias sweet and fresh

Then the sudden smell of burnin' flesh

Here is a fruit for the crows to pluck

For the rain to gather, for the wind to stuck

For the sun to rot, for the tree to drop

Here is a strange and bitter crop

 

 

 

 

 

 

 

1 2