Archivos de la Categoría: Fotografía

PHotoESPAÑA 2017

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La XX edición de PHotoESPAÑA

Del  31 de mayo y el 27 de agosto de 2017

 

En total este año PHotoESPAÑA nos ofece 100 exposiciones con obras de 514 artistas y un programa de 20 actividades que ocurren en 62 sedes.

Para esta ocasión ha invitado a Alberto García-Alix, Premio Nacional de Fotografía 1999, a presentar una carta blanca de  artistas que, bajo el nombre de La exaltación del ser, acoge a seis autores "heterodoxos, cuyas creaciones se alejan de la norma y se nutren de los más íntimo y pasional del autor". Por un lado podemos disfrutar de la obra de  Anders Petersen, Paulo Nozolino, Antoine d'Agata, Pierre Molinier, Karlheinz Weinberger y Teresa Margolles, con sus respectivas muestras; y, por otro las fotos de  Adam Broomberg y Oliver Chanarin.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más información aquí

 

 

Sorolla en su paraíso. Exposición de fotografía en el Museo Sorolla de Madrid.

Sorolla en su paraíso
Album Fotográfico del pintor
Museo Sorolla
Calle Martínez Campos, 37
28010 Madrid
Hasta el 2 de octubre de 2017

 

El Museo Sorolla se ha convertido en uno de los más visitados de Madrid.

Su permanente actividad expositiva, el gancho de la obra de Joaquín Sorolla y la emoción añadida que supone entrar en la casa verdadera, en el jardín con naranjos, y en el estudio del artista, convierten a este museo en mucho más que un museo. 

Y en este sentido de acercamiento a su persona, a su imagen,  a su vida privada y a la personalidad del pintor valenciano es un regalo esta exposición que reune interesantes fotografías de la colección particular de Sorolla y que hoy son propiedad del museo. 

Sorolla ( Valencia 1863- Madrid 1923) es el pintor español más fotografiado de su época, era una gloria nacional, y tanto fotógrafos profesionales como de su entorno familiar, su suegro reunía ambas cosas, era un  fotógrafo de prestigio,  le inmortalizaron pintando en las playas, en su estudio, con sus amigos, tras el caballete en los más remotos lugares de España, con su familia y con los personajes más importantes de la época a los que retrató.

 

Por cierto, la más importante colección de retratos realizados por Joaquín Sorolla, la mejor iconoteca de personajes españoles, la podemos ver ahora mismo en Madrid reunida gracias a los cuadros que han traído al Museo del Prado procedentes de Nueva York con la exposición Tesoros de la Hispanic Society of America.

 

Autorretrato familiar. 1907. Antonio García. Museo Sorolla.

 

La fotografía tiene mucho que ver con Sorolla, ocupó un lugar importante en su vida y en su obra, por eso esta exposición es muy brillante y necesaria.  

Descubriremos su universo creativo, el otro lado de los cuadros que tantas veces hemos admirado, las costumbres del día a día de un pintor famoso y todo esto dentro de la casa de un genio de los pinceles ya por todos reconocido.

 

Joaquín Sorolla en la Biblioteca UPM

Los viajes de la luz : un retrato de Joaquín Sorolla

Esta exposición forma parte de la Sección Oficial de PHotoESPAÑA que nos ofrece 100 muestras de fotografías  de 514 artistas y que se pueden ver en las 62 sedes que tiene el certamen repartidas por toda España.

 

El taller del artista. Exposición de fotografía.

El Taller del Artista

Una mirada desde los archivos fotográficos del IPCE

Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

Hasta el 21 de mayo de 2017

 

 

Por primera vez y gracias a los riquísimos fondos de la fototeca del Instituto del Patrimonio Cultural de España, IPCE, podemos entrar, si vamos a ver esta exposición, en el otro lado del arte, en las cocinas.

Ver a los pintores con los pinceles en la mano, colarnos en sus estudios y talleres, curiosear entre sus cachivaches, conocer a sus modelos, verles en bata. No se si a ellos les haría gracia que les vieramos así, pero a nosotros mucha.

Como valor añadido a estas imágenes ( las más antiguas de la última década del siglo XIX y las más recientes de los años cincuenta del siglo XX)   hay que decir que  las copias que vemos en la Academia las ha realizado expresamente para esta exposición el fotógrafo Juan Manuel Castro Prieto y son de una calidad extraordinaria..

Una cita a no perderse, ojo quedan pocos días.

 

 

 

 

 

 

Cespedosa. Fotografías de Juan Manuel Castro Prieto

unspecified

 

Cespedosa

Exposición de fotografía

Juan Manuel Castro Prieto

Tabacalera (Madrid)

16/09-13/11 de 2016

Prorrogada hasta el 15 de enero de 2017

 

Cespedosa de Tormes es un pueblo de la provincia de Salamanca que está a 58 kilómetros de la capital y que tiene 544 habitantes pero, aunque hubiéramos pasado por allí alguna vez, no lo reconoceríamos en las fotos de esta exposición.

Juan Manuel Castro Prieto, Premio Nacional de Fotografía 2015, nació allí, de allí era su familia y sus primeros recuerdos y allí sigue  encontrando inspiración para hacer fotografías;  toda una suerte para esa localidad.

  Las 200 imágenes que ha reunido en Tabacalera Chema Conesa, el comisario de la exposición, corresponden a épocas distintas; unas son en blanco y negro y otras en color, ha utilizado varios tipos de máquinas fotográficas  y las fotos se hicieron con intenciones diferentes. Son muchas veces imágenes de interior, íntimas, y nos muestran casi siempre un lugar mágico.

Se trata de una exposición honda, a veces inquietante. Junto al pueblo de su infancia,  real o imaginada, encontramos la presencia de los que ya no están en Cespedosa pero que no se marcharon, siguen allí. Allí están todavía sus gafas abiertas sobre la mesa camilla, el barreño de lavar los platos boca abajo en el fregadero, la máquina de coser primorosamente  enfundada.  

Todos están ahí, en una habitación o una cocina fantasma, los dueños no están, pero su presencia es concreta, están ahí sus zapatos. 

Otras veces son imágenes de su autorretrato interior, cuentan lo que sentía el artista en su pueblo, en Cespedosa.

 

 

 

Además de la emoción que suscitan estas fotografías hay que agradecer a Juan Manuel Castro Prieto el trabajo de recuperación de tantos objetos y detalles mínimos (estampas, almanaques, hules de plástico, cántaros, relojes despertador) que nos permiten y nos ayudan a no olvidar como éramos y como era nuestra vida entonces.

Colchas brillantes  y tapetes calados, muñecas tremendas, imágenes religiosas, una estética  popular nuestra, que era, con matices, general a toda España, antes de que llegara IKEA.

 

Se muestran en esta exposición unos intensísimos paisajes  íntimos, tan fuertes y eficaces que traspasan lo local y nos permiten reconocernos a todos. Paisajes del alma donde la luz (esa luz suya inimitable), la poesía y la técnica exquisita de Castro Prieto convierten la visita a Tabacalera en una experiencia seria y trascendente,  de muchos quilates.  

 

 

 

 

Para dar una idea cabal de esta exposición son necesarias más imágenes, como el espacio en el blog es limitado podéis ver su trabajo aquí. 

 

Quiero aprovechar esta ocasión para agradecer a Juan Manuel Castro Prieto su generosa colaboración hace solo unos meses con esta Universidad permitiendo que una de sus fotografías presidiera nuestra exposicion blibliográfica sobre Riotinto.

 

 

 

 

 

 

 

De la fotografía al azulejo. Exposición.

índiceDe la fotografía al azulejo.

Museo Nacional de Antropología (Madrid)

Del 28 de septiembre al 28 de noviembre de 2016

 

El azulejo es símbolo de Portugal. Allí recorre iglesias, fábricas, mercados y estaciones de tren.

Ahora llega a Madrid gracias al Museu Nacional de Soares dos Reis y al Museo Nacional de Antropología..   

Más información

Photo España 2016

PHOTOESPAÑA
del 1 de junio al 28 de agosto de 2016

 

Matador 2016_DEF.indd

 

Hoy se inaugura la gran cita anual con la fotografía.

Durante tres meses los mejores fotógrafos nos enseñan sus fotos en Madrid.

PHotoEspaña, Festival internacional de fotografía y artes visuales, nació en 1998 con un claro propósito: mostrar al público la obra de los mejores fotógrafos y artistas visuales internacionales y convertirse anualmente en una cita que sirviera de punto de reflexión y encuentro en torno a la fotografía así como en una plataforma para jóvenes creadores y sus proyectos.

Casi veinte años después de su nacimiento, PHotoEspaña es uno de los pilares sobre los que se construye el prestigio de la fotografía en el ámbito internacional, atrayendo cada año a cerca de 800.000 personas, lo que lo convierte en uno de los mayores eventos culturales que se celebran en España

Más información.

 

Madrid 1910-1935. Exposición en el Centro Cultural Conde Duque.

Cartel de la exposicion Madrid 1910-1935

Madrid 1910-1935: Fragmentos visuales, secuencias y contrastes de una ciudad en transformación.

Centro Cultural Conde Duque, Madrid. 14 de febrero al 20 de abril de 2014.

 

Esta exposición recoge la memoria visual de la transformación de Madrid en el primer tercio de siglo. La muestra la componen 150 fotos seleccionadas de entre las cerca de 1.500 imágenes conservadas por la Hemeroteca Municipal y el Museo de Historia de Madrid. Un auténtico tesoro fotográfico que ahora se nos muestra a todos los madrileños y visitantes de la ciudad.

"Durante esos años Madrid es una ciudad en plena transformación que entraba en la modernidad, un proceso que ya habían iniciado otras ciudades europeas como París o Berlín. Se mejoran los servicios, se asfaltan las calles y aumenta la preocupación por la higiene. Los cementerios y los mataderos son trasladados a las afueras. Se construyen grandes y modernas avenidas (la Gran Vía se inicia en 1910) y la ciudad crece hacia el norte alrededor de la Castellana", explica Juan Ramón Sanz, de la Biblioteca Digital memoriademadrid, comisario, junto a Inmaculada Zaragoza, de la Hemeroteca Municipal, e Isabel Tuda, del Museo de Historia de Madrid.

Las fotografías proceden del archivo del Servicio Fotográfico Municipal que comenzó su actividad en 1914 y que dejó de funcionar tras la Guerra Civil. Buena parte de esta documentación, en su mayor parte inédita, está formada por negativos en placas de cristal datados entre 1910 y 1935.

Las fotografías se hicieron con una finalidad práctica, la de documentar los servicios (asistenciales, educativos y culturales) que el Ayuntamiento tenía , las obras de mantenimeinto de calles que se estaban haciendo o los proyectos urbanísticos que estaban en marcha.

Plaza Mayor. Cerca de 1930.

Plaza Mayor. Hacia 1930.

Imágenes de una Plaza Mayor ajardinada (cuesta reconocerla con esos árboles) se mezclan con secuencias de las obras que nos muestran el antes y el después de las reformas en la Gran Vía, Puerta de Toledo o la Plaza de Canalejas. Plazas, calles y mercados se transforman, adaptándose a las exigencias de los nuevos tiempos.

Además, nos permite contemplar espacios urbanos ya desaparecidos como el cementerio de Vallehermoso, la antigua Plaza de Toros (no la de Ventas actual) o las Caballerizas Reales, derribadas en 1931 junto con otros edifiicos de la Casa de Campo que ya no existen.

Pruebas submarino en la Casa de Campo

El inventor Adrián Alvárez en el lago de la Casa de Campo probando su generador de aire para submarinos. 1932.

Y como protagonista de todo ello están los madrileños, que aparecen en estas instantáneas mirando las obras, participando en las celebraciones o como meros transeuntes entre tranvías y carros. Fiestas profanas y religiosas, procesiones, desfiles, paradas o bienvenidas sirven para que los ciudadanos se sientan protagonistas de los cambios que se están produciendo.

Una bonito paseo en blanco y negro, un viaje en el tiempo que nos permite descubrir un Madrid muy distinto del actual. Para los que presumen de conocer muy bien su ciudad está es la oportunidad de demostrar sus habilidades practicando el "juego de las diferencias". Para los curiosos, una oportunidad de ver con otros ojos la ciudad. Para todos, una exposición que no hay que perderse.

Más información en : memoriademadrid

Actuación de la Banda Municipal en el Quiosco de Retiro. Hacia 1928.

 

 

Francesc Català-Roca. Obras maestras

Francesc Catalá-Roca

Obras maestras

Círculo de Bellas Artes
Madrid
Hasta el 12 de enero de 2014

En los últimos meses han desfilado por las salas de exposiciones de Madrid grandes fotógrafos españoles del siglo XX. Un conjuro contra estos tiempos ácidos y heladores. Y una suerte poderlos ver así, seguidos, sin que nos hayamos enfriado del uno cuando nos llega el siguiente, y se suman completándose tres universos llenos de emoción, extraordinarios, tres obras que son monumentos fundamentales y trascendentes de nuestra memoria.

Virxilio Vieitez y sus desconcertantes retratos, Rafael Sanz Lobato y a sus graves fiestas populares, aquellos caballeros de Atienza, y ahora nos visita ni más ni menos que Francesc Català-Roca (Valls, Tarragona 1922 – Barcelona 1998).

A la primera foto te das cuenta de que ha visto cine, ha viajado y conoce la obra de sus colegas franceses, se reconoce un cierto perfume francés. Viajó mucho con su máquina por dentro, que suerte, y por fuera de España, pero a donde nos lleva es a paisajes urbanos reconocibles como la Puerta del Sol y la Gran Vía, a los perfiles de edificios que forman parte de nuestra vida, a personas que nos interesan  por formar parte de un conjunto, de una escena sin importar muchas veces  la expresión que tengan.

Fue el primer fotógrafo que recibió el Premio Nacional de Artes Plásticas (1983) y un maestro indiscutible hasta hoy para sus colegas. A nosotros, los que hemos venido detrás,  nos ha dejado una imagen muy elegante de nosotros mismos, alegre casi todas las veces, cosa rara,  y sin contenido político alguno, que se agradece. Muchas chicas de arriba para abajo, paseando con amigas, saliendo del metro. ..

Un fotógrafo jamás puede dudar en el momento del disparo.

 

 Los encuadres perfectos, la precisión con la que las figuras ocupan suavemente su lugar, los juegos de luz,   -le gusta que se reconozca donde está capturada la imagen- hacen difícil creer que el proceso de hacer la foto fuera rápido, que encontrara esas imágenes en un glope de suerte. Pero…… ahí están y son extraordinarias.

No he tenido problemas con la gente que fotografiaba, he tenido la intuición, sabía cuándo pedirlo y cuándo no.

 

La fotografía tiene mucho de magia y de modo inconsciente  intento, con cada artista, descubrir  donde está el truco. Pero mejor no hacerse preguntas, da lo mismo cuales fueron los procesos previos a estas preciosas imágenes. Mejor dejarse invadir, degustar sin preguntas este plato fuerte, y a la vez exquisito, de la fotografia española pleno de vitalidad y de elegancia.

Más información aquí.

 

Virxilio Vieitez. Exposición de fotografías.

Virxilio Vieitez

Exposición de fotografías

del 7 de febrero al 19 de mayo de 2013

Fundación Telefónica

Fuencarral, 3 – Madrid

 

 

 

En sentido estricto esta es una exposición de fotos pero a la hora de clasificarla, de incluirla en una categoría, no basta con eso.

Pondría también: memoria, Galicia, antropología, diarios, etnografía, historia, poesía, emigración, mujeres.

Se trata de una emocinante colección de documentos de una época, los años 50- 60, donde  las  personas retratadas conmueven por su frescura, su sinceridad, su inocencia y la forma de mirar de frente. Ya no se mira así.

Enrica Viganó, comisaria de la exposición, dice en el catálogo que la fotografía no entra en las definiciones o esquemas de otras artes. Que su mensaje, su lenguaje y su valor es imprevisible. Una  foto puede hacerse con una intención determinada y después  adquirir un nuevo sentido.

Pues eso explica lo que sucede  en este caso. Se trata de una colección enorme de retratos realizada por Virxilio Vieitez (1930-2008), un fotógrafo de pueblo  que inmortalizó durante años a sus paisanos de Terra de Montes (Pontevedra). El no prentendía nada más que ser eficaz, y cobrar su trabajo. Que las fotos fueran  limpias.

Era rápido y seguro, no podía malgastar carretes, y dejó una obra de  50.000 imágenes que han asombrado a los profesionales  y a los espectadores de medio mundo desde que se dieron a conocer. Entre sus admiradores Cartier Bresson al que Vieitez llamaba el francés.

Las fotos tienen un contenido esencial, dramático, trascendente, son la verdad pura, que entiende cualquiera. Una verdad que va de lo pequeño  a lo universal.

Vieitez no había visto fotos de otros colegas,  lo que hace pensar que el fotógrafo nace, no se hace.

Son muchas las preguntas que provoca esta muestra en el espectador ¿ Tenia Vieitez una mirada especial que iba más allá del encargo, hizos miles de fotos para el carnet de identidad, o es el ojo del que mira el que le da la trascendencia y hondura a la foto?

 

Sea como sea no se la pierdan.

 

 

 

Más información aquí