La cuestión humana. François Emmanuel

La cuestión humana

François Emmanuel

2000

Novela corta de ficción con tintes dramáticos que gira alrededor de una turbia cuestión ética en el seno de una multinacional; plantea cuestiones morales de fondo y trae a la luz un documento técnico de la época nazi (1942) en el que un/unos ingeniero/s describen las modificaciones a realizar en un dispositivo mecánico para mejorar su eficacia. El perfeccionismo y la atención prestada a los detalles más nimios, y la referencia a ensayos experimentales que los validan o descartan nos van cautivando por su laboriosidad y dedicación, mientras aflora paulatinamente el horror de identificar el ingenio con una cámara de exterminio portátil, un vehículo que emplea los propios gases de escape como mecanismo de asfixia. Las digresiones relativas a los problemas del desplazamiento del centro de gravedad debido al movimiento de la carga, al interés de hacer predecible la reacción de la carga ante una eventual oscuridad (entre otros aspectos) emplean deliberadamente un lenguaje neutro, aséptico, distante que tiene como claro objetivo la deshumanización: cosificado el objetivo, parecería que el dilema ético desaparece…o no.

La novela en su lengua original comienza así:

“J'ai été pendant sept ans employé d'une multinationale que je désignerai sous le nom de SC Farb. Cette entreprise, d'origine allemande, détenait une importante filiale dans une ville houillère du nord-est de la France. J'y avais qualité de psychologue, affecté au département dit des ressources humaines…”

Esta novela crece en torno al interés que suscita establecer cierto paralelismo entre el lenguaje empresarial moderno, y sus modernas técnicas de recursos humanos y ciertos procedimientos asépticos de manipulación del comportamiento. Tiene claramente la intención de generar polémica a partir de una yuxtaposición probablemente superlativa, exagerada pero inherente a la trama. Es una novela de intriga que atrapa, aunque no es fácil de interpretar en su desarrollo. Es en este sentido deliberadamente ambigua, no tiene una única lectura ni una interpretación sencilla.

Lo que inicialmente parece un simple diagnóstico de los problemas psíquicos de un alto ejecutivo, pasa a interpretarse en clave de sabotaje, e incluso se reinterpreta posteriormente con el descubrimiento de un oscuro pasado y de un sufrimiento múltiple heredado (un boomerang que se alarga en el tiempo mucho más allá de lo evidente); termina con un final digno de un cine fórum.

El tratamiento del tema es compresible dado el perfil de su autor: François Emmanuel, médico psiquiatra psicoanalista belga (1952) que mantiene su actividad profesional junto a una laboriosa actividad literaria que le ha llevado a ser nombrado miembro de la Academia de lengua y de literatura francesas de Bélgica (2004).

Elijo la cuestión humana, como antídoto contra los mecanismos que nos convierten en seres autoinmunes al dilema fundamental: la necesidad de sensibilización en las situaciones vitales ordinarias y su contraposición con la deshumanización de lo que se desea olvidar, rechazar o exterminar.

“A veces creo que es mi acto de resistencia íntimo a Tiergarten 4. Y creo que me gusta estar en los márgenes del mundo”

7 comentarios

  • José Alejandro Martínez

    El nombre de la empresa hace recordar a IG Farben, productora efectiva del gas Zyklon B utilizado para los campos de exterminio. Lo malo de esta problemática es que no hace falta llegar al caso de extremismos políticos, regímenes manifiestamente totalitarios, etc. para comprobar el peso de los mecanismos verbales, semánticos, etc. Hay un horror "soft" en que la telefonía haya dejado de ser un servicio, por ejemplo, para convertirse en un negocio. O que usuarios o pacientes se conviertan en clientes, esa palabra espantosa para Oliver Sacks (en "El hombre que confundió a su mujer con un sombrero"). Un término que en un momento dado puede resultar una verdadera tomadura de pelo por el componente de adulación. La neolengua estará todo lo vista que se quiera, pero ahí sigue y sigue…

  • Pilar, muy interesante el libro que nos traes. En 2007 se estrenó la película "La Question humaine", dirigida por Nicolas Klotz con guión de Nicolas Klotz y Elisabeth Perceval, basado en esta novela. No se si la habrás visto. Yo me apunto en pendientes libro y peli.

    Saludos.

  • pilar alvarez del valle

    Hello, releyendo y rebuscando efectivamente encontré la película que no traje a colación en la reseña por no estar traducida ni doblada. Yo por mi parte me voy a ocultar en tu reciente bosque muy muy sugerente 🙂

  • ¿Qué significa que una película no esté "traducida"? "La cuestión humana" se estrenó en España, que sepamos, en noviembre de 2008. Es verdad que la edición en DVD corrió a cargo de una editora videográfica algo minoritaria (Intermedio), pero todavía puede encontrarse. La película puede verse en alguna "plataforma" de pago, como Filmin.

    Muchas gracias por la reseña. Saludos.

  • Perdón, no he entendido muy bien qué pueda ser una "novela corta de ficción". Probablemente se deba a la generalización (un tanto abusiva, amén de incorrecta, a mi modo de ver) del calco semántico "ficción", del inglés "fiction". ¿Hay alguna novela (corta o larga, eso es lo de menos) que no sea una obra de "ficción"? Hasta las romans à clé son obras de fingimiento. En cuanto a los tintes dramáticos, ¿no serán, más bien, trágicos? Lo digo porque dos de los elementos esenciales en la novelística al uso (corta o larga, da igual) son, creo yo, la progresión narrativa y la dosificación dramática. (Digo yo, no sé…).

  • pilar alvarez del valle

    Claro!, la literatura es un universo paralelo que nos permite sumergirnos en ámbitos diversos a veces inauditos (terra incógnita), pienso que en este caso ficción refiere a todo aquello que nos es completamente ajeno a la experiencia, y en este caso, yo desde luego prefiero que sea así dados los tintes dramáticos. Muy buenas puntualizaciones… directas a la yugular 🙂

  • De yugular nada, por favor. En todo caso, incontinencia senil de corrector de estilo (forzado a galeras -o galeradas, muy a mi pesar). Lamento la impertinencia, sinceramente. Cuando se ha sido francotirador, es muy difícil quitarse el reflejo de disparar (¡blanco demasiado fácil e indefenso!) a cualquier errata, incorrección o imprecisión apenas levante el vuelo.

    Por otra parte, si "por la boca muere el pez", por la tecla ¡¡no digamos!! Este blog es obra admirable de excelentísimos lectores y espectadores, y su finalidad primordial es animar a la lectura (a la cultura en general), pero ser buenos lectores no siempre nos hace buenos escritores. Una reseña, por apresurada o subjetiva que pueda ser, es una pieza que debe cuidarse con esmero, precisamente para interesar al lector, y servir adecuadamente a ese fin, inmediato tanto como último. A escribir bien se aprende… ¡¡escribiendo bien!!

    Soy seguidor incondicional del blog, por su riqueza y variedad de registros y sugerencias, y a veces veo que las palabras se deslizan… demasiado.

    Y sigue siendo uno de los mejores blogs de animación a la cultura.

    ¡Muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *