‘Canciones de amor a quemarropa’, por Nickolas Butler

Nunca he tenido pueblo. Mis padres y mis abuelos nacieron en Madrid, y frente a las supuestas ventajas de “ser gata” siempre he envidiado las historias de los compañeros que se iban al pueblo en vacaciones y contaban sus aventuras, vivencias, amoríos, peleas, descubrimientos… con su pandilla de toda la vida. Este libro habla de eso, de un grupo de amigos de la infancia de un pequeño pueblo de Estados Unidos, y cuenta cómo ese sentimiento de pertenecer a tu pueblo y ese vínculo indeleble con los que compartes la infancia, más allá de por dónde te lleve el destino, es universal, eterno y muy intenso.

Comentario realizado por: Rosalía Casamayor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *