Houdini. Las leyes del asombro. Exposición.


Houdini. Las leyes del asombro.

Espacio Fundación Telefónica.

C/Fuencarral, 3

7 de febrero al 28 de mayo de 2017

Madrid

 

 

Esta exposición magníficamente montada y riquísima en piezas nos cuenta la vida del famoso ilusionista y escapista austrohúngaro Harry Houdini (Budapest 1874- Detroit 1926). Su verdadero nombre era Erik Weisz y llegó a EEUU con cuatro años cuando su padre fue nombrado rabino de una congregación judía en Wisconsin. A los trece años ya vivían en Nueva York. En 1882 empezó a colaborar como trapecista en un circo y después se interesó por la magia.

Concebía la magia como espectáculo, como reto a las mayores dificultades,  y gracias a su preparación física pudo especializase en asombrar al público con su habilidad y su resistencia en las más llamativas situaciones.

Houdini era un atleta, practicó vartias disciplinas atléticas durante toda su vida, llegando a competir en natación.

Esta disciplina personal le permitió afrontar los retos que se planteaba en sus espectáculos. Se metía esposado en cajas cerradas con llave, se tiraba atado desde los puentes más altos, se colgaba boca abajo de vigas o rascacielos.

 

Antes de nada, déjenme decirles que abro cada esposa que me colocan. Si una cerradura está atascada o rota, no funciona correctamente, o por cualquier otra razón no puede ser abierta, se descarta. No pretendo tener poderes mágicos. Mis métodos son muy simples y perfectamente naturales. Dado que abrir las esposas es mi reto, no deben ser falsas o haber sido adulteradas.

 

No era un mago, no le gustaba lo mágico, el truco, sino lo real. El reto. El más difícil todavía. Crear el asombro.

Buceaba esposado, nadaba por aguas heladas y sus hazañas congregaron a 60.000 personas en el puente de Seventh Street en Pittsburg desde el que se tiró esposado.

 

 

En la última parte de su vida dedicó no pocos esfuerzos a denunciar los trucos de los mediums. Los falsos poderes de muchos tramposos que engañaban por dinero a los incautos en sesiones de pretendidas conversaciones con personas muertas. Este aspecto de la biografía de Houdini inspiró a Woody Allen a la hora de escribir el guión de su película titulada Magia a la luz de la luna.

Houdini despertó pasiones, fue un maestro para muchos ilusionistas, y la gente asistía a sus proezas pensando que ese podía ser el  día en el que algo fallara y presenciar su público su final pero nunca ocurrió, murió de enfermedad y a su entierro multitudinario asistieron más de 2. 000 personas.

 

La Univesidad Politécnica de Madrid ha colaborado con esta exposición aportando 15 libros sobre diversos deportes procedentes de la Biblioteca del INEF y con varias piezas de uno de los primeros gimnasios civiles de España. Lo creó en 1890 en Segovia José María Martinez Bernabeu, licenciado por la Escuela Central de Profesores y Profesoras de Gimnástica de Madrid.  

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *