Hijas difíciles. Manju Kapur

PortadaHijas difíciles
Manju Kapur
Espasa narrativa

 

Virmati ha muerto e Ida, su hija, vuelve a Amritsar su lugar de nacimiento, el de ambas, donde busca conocer a la que fue su madre a la que siente como una gran desconocida y con la que nunca mantuvo una buena relación.

A partir de aquí ambas voces se entremezclan. Estamos en la India, en un período histórico para este país: Segunda Guerra Mundial, lucha por la independencia, luchas fratricidas que llevarán a la división de la India y la creación de Pakistán. Y en este panorama Virmati logra algo que todavía hoy es muy difícil para las mujeres indias: estudiar y decidir con quién se va a casar. Esto no es fácil, supone la ruptura con su familia y vivir en un mundo de contradicciones.  Estudia para huir de su destino y acercarse al hombre que ama.

Virmati recordó que, en otro tiempo, se había sentido bastante feliz por estar comprometida con alguien que habían elegido sus mayores. Si hubiese sido capaz de seguir el camino que habían trazado tan cuidadosamente para ella, se hubiesen asegurado de que la transición hacia la edad adulta fuese lo menos dolorosa posible… En esos dos años había comenzado a ir contra corriente, y fuesen cuales fuesen las consecuencias, debía continuar su curso.

E incluso cuenta con la ventaja de proceder de una familia atípica, pues su propia madre había recibido formación hasta los doce años aunque siempre con la idea de que su destino era el matrimonio.

Es una historia de amor donde ella pone y pierde mucho y para él, un profesor formado en Oxford, es una segunda esposa, en cierta forma  educada para satisfacer su propia necesidad de tener a alguien con quien poder tener una relación más profunda que esa primera esposa que solo quiere satisfacer todos sus deseos pero que espiritualmente no le aporta nada.

India

 

Virmati lucha por su libertad y por la capacidad de decidir por sí misma: si iba a ser una muñeca de goma para que otros me manejasen a su antojo, entonces no quería vivir.

Todavía hoy en la India el 80% de los matrimonios son concertados y la educación de las niñas se sigue considerando algo secundario.

No querían demasiada educación en su nuera, a pesar de que los tiempos estaban cambiando.

 

Hijas difíciles / Manju Kapur. Madrid: Espasa-Calpe, 2003

 

Pilar Díaz Asensio

3 comentarios

  • Pilar Alvarez del Valle

    Saludos desde Albión. He aprovechado para buscar el libro, que buena sugerencia. Una escritura con mucho encanto (estoy en ello). Por azar, he visto aquí la película Miss Potter sobre la conocida escritora de libros infantiles que también encajaría en el capítulo de hija difícil. Como ella dice en algún momento con cariño: I have got to an understanding with my mother, that there is no understanding 🙂

    https://www.youtube.com/watch?v=RKhAiWmuU8o

    • José Alejandro Martínez
      José Alejandro Martínez

      Esto del Brexit va a traer una epidemia de Brit-nostalgia, ya lo veréis. Peli para adictos, por lo que se ve. En cuanto a Hijas…, interesantísimo. La remota Cachemira es una de las grandes bisagras del mundo, y si le añadimos el tema familiar y de género… para qué queremos más. Puede ser un puntazo.

  • pilar alvarez del valle

    Lo terminé! Te deja como diría yo…entre aturdida y acongojada pero agradecida de haberlo leído. La inmersión en una cultura tan ajena resulta completamente efectiva, te ves y te sientes dentro de ella. Las sociedades hiper-jerarquizadas me aterran: los vínculos de afecto pueden resultar pesadas cadenas de oro, pero la soledad percibidad desde una cultura eminentemente social es brutal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *