La vida es cómic. Virginia Woolf

VIRGINIA_WOOLF_PORTADAVirginia Woolf

Bernard Ciccolini y Michèle Gazier

Ed. Impedimenta

Contar en cómic la vida de Virginia Woolf es un desafío al que Bernard Ciccolini, el dibujante, y yo misma, la escritora, nos lanzamos con pasión. Compartíamos el mismo interés por la obra de esta autora y también estábamos igual de afectados por las sombras que preceden cualquier acercamiento a su vida, como si su suicidio hubiese teñido el resto de su existencia de oscuridad y desesperación

Pero ¿es esa razón para olvidar a la muchacha glotona y feliz de los veranos en Saint Ives? ¿Hay que dejar de lado a la joven de lengua afilada que en unas pocas palabras trazaba un retrato humorístico y cáustico de sus contemporáneos? ¿Hay que dejar en la sombra su trayectoria como militante feminista, bajo pretexto de que una mañana gris de la primavera de 1941, en lo más negro de la guerra, llenara sus bolsillos de piedras y se adentrara en el agua del río Ouse hasta hundirse?.

Michèle Gazier

Muchas son las biografías existentes centradas en la figura de Adeline Virginia Stephen (Londres, 1882 – Lewes, 1941), más conocida como Virginia Woolf. Sin embargo, sólo una de ellas ha sido editada en formato cómic. La publicada en el 2012 por Impedimenta. Un encantador librito, que debido a lo cuidado de su presentación constituye el regalo perfecto para cualquier bibliófilo interesado en la vida y obra de la famosa escritora británica.

 Aunque atormentada desde niña por la enfermedad mental y la muerte y obligada a vivir en una época convulsa, la Woolf no fue, ni mucho menos, tan sombría como nos ha hecho creer la leyenda. Algo que demuestran Michèle Gazier y Bernard Ciccolini, guionista e ilustrador, respectivamente, de la obra que nos ocupa, quienes, previa documentación y sin pasar por alto los aspectos más oscuros de la vida de la autora, la presentan como una persona ocurrente y divertida. Como una mujer que no era ajena a la capacidad de disfrutar. Tan riguroso como ameno, Virginia Woolf es un libro que se lee de un tirón.

Y en gran medida gracias a sus preciosas ilustraciones, unas delicadas acuarelas que captan enseguida la atención del lector, convirtiéndolo en testigo privilegiado no sólo de los alegres veraneos infantiles de la escritora o de sus correrías con sus camaradas del Círculo de Bloomsbury. También, y por supuesto, de los momentos más felices de su matrimonio con Leonard Woolf. El paciente y discreto compañero con el que fundaría la Haworth Press, la editorial de culto que daría a conocer en Gran Bretaña las obras de autores tan prestigiosos como T. S. Eliot y Freud.

 

Beatriz Teresa Alvarez Arias

 

2 comentarios

  • pilar alvarez del valle

    Mi virginia Wolf es una fortaleza destructible; es un signo de puntuación desconocido pero no arbitrario; es un referente de lo inefable. No puedo evitar volver una y otra vez a sus dardos de papel (un libro precioso lleno de cartas, fotos, declaraciones de amor y desafío). Casi imposible de encontrar ahora.

    Feliz verano. Gracias

  • pilar alvarez del valle

    Virginia Woolf as a feminist token. Es curioso (y quizás injusto) que siempre la vemos en esa (preciosa) imagen de juventud lánguida y ensoñadora, aunque murió con alrededor de 60 años, así que tuvo un vida larga, productiva y más feliz que muchos.

    Hay otro libro curioso que encontrado por aquí se titula The Imitation Game y es (al igual que la película) un relato biográfico de Turing, en formato comic (graphic novel as they say): https://www.amazon.co.uk/Imitation-Game-Graphic-Novel/dp/1419718932

    Beatriz hay un libro de Virginia que tal vez te encantaría, se titula dardos de papel y contiene fotos, cartas, escritos varios. Es muy dificil de encontrar, si te apetece lo podemos compartir 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *