Velázquez. Javier Portús

BaltasarVelázquez

Guía de sala

Fundación Amigos del Museo del Prado

2011

 

Esta guía de sala dedicada a la obra de Velázquez en el Museo del Prado y  editada por la Fundación Amigos Museo del Prado, no es una guía más.

Primero porque su pequeño tamaño permite leerla en la propia sala del Museo pero sobre todo por la calidad del texto que acompaña a las obras seleccionadas. El autor de los comentarios, Javier Portús, es el Jefe del Departamento de Pintura Española del Museo del Prado y especialista en la relaciones entre pintura y literatura. Portús posee una manera clara y precisa de explicar las cosas y esa exactitud resulta un lujo para disfrutar de los cuadros.

El Prado tiene casi cincuenta obras de Velázquez, ningún otro museo del mundo posee tantas, y representan el cuarenta por ciento de su producción total. Además entre esos cuadros conservados en el Prado se incluyen la mayoria de sus obras maestras. Por eso no hay más remedio que venir a Madrid si se quiere conocer a Velázquez.

 

Esa riqueza se debe a que Velázquez desde 1623 hasta 1660 trabajó para el rey Felipe IV y muchas de sus obras han permanecido en las colecciones reales, llegaron en su mayoría al Museo del Prado en 1819.

La selección de cuadros que hace el autor para esta guía incluye retratos, pintura histórica, pintura mitológica, de tema religioso y los paisajes que pintó Velázquez en Roma, los famosos jardines de Villa Médicis

 

Son dos hitos en la historia del paisaje occidental, porque por primera vez este tipo de pintura no es una reelaboración de taller, sino que está realizada ante el motivo. Velázquez ha expresado una concepción muy original y personal del paisaje, que ha dejado de ser escenario de un suceso histórico, y se ha convertido en motivo pictórico con valor en sí mismo, modelado por la luz, el color y el aire, por el espacio y el tiempo. Y todo ello con una técnica pictórica de una seguridad y una levedad extraordinarias.

                   Javier Portús.

 

índice

 

En este vídeo Javier Portús dialoga sobre las Meninas de Velázquez.

 

Velázquez en la Biblioteca UPM

 

3 comentarios

  • pilar alvarez del valle

    A mi el jardín de los Medicis siempre me pareció casi impresionista, me ha encantado verlo en tu reseña (es un formato muy pequeño) cuesta encontrarlo en las salas del Prado

  • María José Rodulfo

    Pues no andabas desencaminada. Dice Javier Portús que estos dos cuadros de Velázquez adelantan técnicas del siglo XIX. Pintura hecha al aire libre..golpes de luz que se filtra entre las  hojas de los árboles, la reproducción de un instante preciso de luz. A mi me desconcertaban cuando los conocí, eran paisajes cuya belleza no era rutilante. ¿Porque pintó estos cuadros Velázquez? me preguntaba.   Después de ver sus grandes composiciones y el brillo de sus obras estos dos pequeños lienzos, que son los favoritos de muchos escritores y críticos, no los entendía. No eran escenarios vegetales grandiosos, jardines sin flores, sino que parecian más bién,  los rincones favoritos de Velazquez en Roma. Los rincones donde iba a pensar y a descansar. Cuadros personales, paisajes íntimos. Cuando los miras despacio y de cerca, se entiende todo, ves que está captado el ambiente, el aire y la emoción.  Gracias Pilar por el enlace, una gozada. Por último comentar que un familiar mío acaba de estar en Roma y ha visitado estos jardines. Me ha mandado imágenes y están exactamente igual hoy  que como los sintió el genio sevillano. Otra emoción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *