Autobiografía de un hombre feliz por Benjamin Franklin


Benjamín Franklin

 

Autobiografía de un hombre feliz

Sunrise (Florida) : Taller del Exito, 2006

 

Autobiografía de un Hombre Feliz"Mi padre me enseñó que nada que no sea honesto puede ser útil"

 

Benjamin Franklin es un ejemplo de liberalidad autodidacta que surge en un nuevo mundo en ebullición. Artesano, filósofo y científico participó en el proceso de independencia de los Estados Unidos de América, cuya declaración en su segunda frase emplea esta hermosa aseveración en defensa de los derechos individuales: We hold these truths to be self-evident, that all men are created equal, that they are endowed by their Creator with certain unalienable Rights, that among these are Life, Liberty and the pursuit of Happiness.

Franklin`s

La autobiografía de Benjamin Franklin, un hombre feliz, es fácil de encontrar en Internet en diversas versiones (incluido audio) y puede resultar muy atractiva por las anécdotas azarosas que relata, y como ejemplo de método de introspección y auto-superación.

 

Podemos ofrecer sus primeras líneas para abrir boca…

 

Having emerged from the poverty and obscurity in which I was born and bred, to a state of affluence and some degree of reputation in the world, and having gone so far through life with a considerable share of felicity, the conducing means I made use of, which with the blessing of God so well succeeded, my posterity may like to know, as they may find some of them suitable to their own situations, and therefore fit to be imitated.

 

 

 

That felicity, when I reflected on it, has induced me sometimes to say, that were it offered to my choice, I should have no objection to a repetition of the same life from its beginning, only asking the advantages authors have in a second edition to correct some faults of the first…
Franklin buscaba cultivar su carácter mediante un plan de trece virtudes que desarrolló cuando tenía 20 años (1726): templanza, silencio, orden, resolución, frugalidad, diligencia, sinceridad, justicia, moderación, limpieza, tranquilidad, castidad y humildad.

 

Algunas de sus frases más célebres pueden encontrarse en proverbia.net:

La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días

 

 

Benjamin Franklin en la Biblioteca UPM

 

6 comentarios

  • Siguiendo y perserverando en la declaración del derecho a la búsqueda de la felicidad, me encontré con esto http://www.wikio.es/video/stop-the-clash-of-civilizations-146092. Realmente merece la pena verlo. Opiniones…

  • José Alejandro Martínez
    José Alejandro Martínez

    Buenos días,

    Confieso no haber leído la obra de Benjamin Franklin. Entiendo que el comentario anterior pretende mostrar el hilo conductor entre la Ilustración de la que Franklin fue un notorio exponente y la acuciante necesidad actual de establecer una conciencia y un nuevo contrato social globales.
    El vídeo me ha gustado regular. Es pedagógico y trabaja contra los tópicos pero lo encuentro un tanto buenista. Me ha recordado aquella canción de Sting, a finales de la Guerra Fría: “Russians love their children too…” En su estructura asume el esquema simplista y maniqueo que pretende criticar: el islam convertido en el nuevo malo de la peli, heredero medio forzado de aquel mediocre actor llamado comunismo estatista. Lo veo y me evoca los adversos condicionamientos de la cultura norteamericana -lo contrario de Franklin, justamente-, o sea de un país sin experiencia colonial propiamente dicha, carente de tradición académica orientalista -como acertadamente señaló Said- y separado físicamente de sus pretendidos y caricaturizados enemigos por vastas extensiones oceánicas.
    El mundo dividido en dos (trasunto del bien y mal abstractos), como si las supuestas civilizaciones solo fueran esas y además estancas una respecto a la otra. ¿Y los hindúes, Extremo Oriente, la Cristiandad ortodoxa oriental? África subsahariana, América Latina ¿son “Occidente”, acaso aunque sea en segunda regional… o según se porten?
    Mordemos el anzuelo de la incompatibilidad cultural para que nos olvidemos de las diferencias socioeconómicas. Por eso demoramos de manera temeraria nuestra laicidad pendiente para la felicidad ilustrada. Por eso quedamos perplejos ante los fulgurantes acontecimientos a los que asistimos, por ejemplo en los países de mayoría musulmana, ya que hemos perdido instrumentos para calibrar su posible evolución futura. Solo en El Cairo parece que no hay menos de 50000 niños de la calle. ESA es la noticia pero no en portada de tiradas nacionales: solo se ve en una página marginal de Al Jazeera…

    Por último, ya que estamos entre universitarios y a vueltas con la Ilustración, me viene al recuerdo el interesante artículo “Disparad contra la Ilustración” del prof. Rafael Argullol en:
    http://www.elboomeran.com/blog-post/2/7737/rafael-argullol/disparad-contra-la-ilustracion/

    Saludos cordiales.

  • Confieso que he optado por provocar… necesitaba una respuesta. El video me gusta porque es representante de agit-pop una corriente cultural muy interesante: http://www.agit-pop.com/ (ellos son los responsables del video que por lo demás estaba encargado por una asociación con la que no comulgo).
    Me recomiendas disparad contra la ilustración: gracias no lo conocía y me ha gustado, pero no lo comparto. Me trae a la mente un artículo que he leído recientemente que se titula el ingeniero civilizado (the civilized engineer, ver PD*). Hoy me decía un amigo anglosajón que eso del ingeniero civilizado es un oxímoron (palabra preciosa, http://es.wikipedia.org/wiki/Ox%C3%ADmoron). Sin embargo yo no estoy de acuerdo YO SOY UN OXÍMORON y me encanta. No podría vivir sin la literatura, ni sin la ingeniería, ni sin tantas otras cosas que no me quiero perder. Yo tengo much@s alumn@s por los que merece la pena luchar, gente que lee poesía, que hace teatro, que viaja, que ayuda a gente con problemas, y que al mismo tiempo construye robots, cacharrea con la electrónica , le preocupa la soberanía alimentaria… por poner un ejemplo. Porque que los jóvenes sean aculturales es un tópico, quizás no nos molestamos en saber en qué cultura andan metidos . El que quiera abandonar que se busque otra excusa :).

    *According to Webster’s dictionary, “civilization” consists of “progress in education, refinement of taste and feeling, and the arts that constitute culture”. If we take this definition literally, the average engineer today is simply not civilized. It is paradoxical that without us civilization could not exist, yet we are somehow isolated from civilizing influence of the culture of our times. This is a misfortune for us as individuals, for our profession and for the world.
    (Samuel C. Florman, 1968)

  • José Alejandro Martínez
    José Alejandro Martínez

    Bueno, bienvenidas sean estas provocaciones…
    Por una parte Argullol da una visión un tanto sombría basada en su experiencia como testigo del decaimiento de las “Humanidades” en la demanda universitaria de los últimos años, y en la desconsideración social del conocimiento puro. Alguna voz crítica contra él ha llamado la atención sobre supuestos intereses personales/corporativos en el asunto. Sin embargo yo creo que lleva algo de razón, y además creo también que en España la evolución ha sido muy brusca en pocos decenios, desde una sed de Historia, Literatura, etc., quizás algo impostada y desde luego propiciada por una particular coyuntura política del país (final de la dictadura), hasta la situación actual en que, aún reconociendo las inquietudes de muchos, el mensaje dominante es “ir a lo práctico”. Que por otra parte tiene una gran tradición en clases dirigentes españolas inclinadas en buena parte al beneficio rápido. El “sentido común” y/o “razón instrumental” que Barthes y Adorno relacionaban respectivamente con movimientos no precisamente favorables a Ilustraciones. Ojo, que esto no afecta solo a las aparentemente inútiles Letras sino también a las Ciencias experimentales puras (que se lo digan a los investigadores a propósito de los presupuestos en curso). En fin, “Estudiar para trabajar”, rezaba la publicidad de una solvente academia de oposiciones… Monobilingüismo incuestionable por decreto/aclamación, estamos viendo…
    Por supuesto este panorama no tiene nada que ver con la dignidad de la Ingeniería, que por desgracia ha tenido que cargar entre mucha gente “culta” con el sambenito de la mencionada “razón instrumental” de la época desarrollista del “Estado de obras”. Como bien dices, en nombre de todos mis amigos ingenieros, o el oxímoron no existe o carguemos con él sin que nos importe, caray…
    Civilización es palabra polisémica, a mi modesto entender. Los que hablan del “choque” o la “alianza” es evidente que utilizan su significado etnocultural e histórico concreto. En su significación más general y planetaria no creo que se pueda excluir de ella a la Ingeniería como elemento constitutivo. ¿Acaso “techné” no es “arte” en griego? ¿Qué civilización tendríamos hoy sin las Pirámides, las velas de los barcos, la noria de Alcantarilla, los informáticos de garaje californianos..?

    Saludos con sed de ilustración a todo color

  • Morris Villarroel
    morrisvillarroel

    Hola a todos. He escuchado este libro, últimamente mi hobby, en mp3. Me sorprendieron varias cosas, pero sobre todo el capítulo 9. No sabía que era el pequeño de 17 hijos! (por lo visto los muchos grandes genios son los pequeños de grandes familias), ni que era sobre todo un “printer” casi toda su vida, y que se dedicó a la ciencia más tarde, casi en su jubilación. Hay varios capítulos un poco tediosos la verdad, pero si hay que leer uno, que sea el 9, attaining moral perfection.
    saludos
    Morris

  • Al grano si señor, sea el 9 pues, you might have chosen an alias, you know, this is wonderland 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *