Toma a tierra.

La toma de tierra es básicamente un sistema de seguridad. Este sistema no es exclusivo de fotovoltaica, sino que es empleado en prácticamente todos los sistemas eléctricos de hogares e industrias.

Respecto a sus componentes se puede decir que consta de una pica de acero o estaño que es introducida en el suelo (terreno), de ahí el nombre de “Toma a Tierra”; conductores simplemente son cables que conectan con dicha pica; y conectores, que permiten la unión del cable con los demás elementos.

                                                

    Cable toma a tierra                                      Conector a pica                      Conector a elementos del sistema

Pica enterrada en el terreno

Los sistemas fotovoltaicos al estar a la intemperie están expuestos a las inclemencias meteorológicas, así como otras averías que pudieran ocasionar un arco eléctrico, desencadenando graves y no deseados desenlaces, tanto en los componentes como en personas.  Con la toma a tierra lo que se consigue es que esa carga generada de forma no deseada, como puede ser el rayo de tormenta, derive por ese cable y sea trasladado al terreno, ya que este es el camino que opone menos resistencia. De este modo se evitan daños en los componentes eléctricos del sistema así como percances personales.

Hay que señalar que por normativa todos los edificios cuentan ya con toma de tierra (pica enterrada) para la instalación eléctrica alterna, en caso de instalar un sistema fotovoltaico habrá que incorporar una segunda pica, para corriente continua.

                           

Vista de la conexión Toma a Tierra de los paneles solares.

 

Autor del post: Jaime Manzanares Gutiérrez