Paneles fotovoltaicos de concentración.

La tecnología de concentración fotovoltaica CPV supone una alternativa muy efectiva para reducir el precio de los paneles solares y conseguir que la energía fotovoltaica sea más accesible económicamente. Utiliza espejos o lentes curvas las cuales apuntan a una misma dirección donde se concentra en una pequeña área de células fotovoltaicas una gran cantidad de radiación solar con el fin de generar electricidad.

Esquema de cómo se concentrarían todos los rayos solares en un único punto, la célula fotovoltaica.

Con este método lo que se consigue es mejorar el rendimiento de los paneles solares y ahorrar en silicio, el componente principal de los paneles fotovoltaicos, puesto que el área de células fotovoltaicas es más reducida. Hay diferentes categorías dentro de este sistema atendiendo a la cantidad de concentración solar alcanzada. De baja concentración (LCPV), de media concentración y de alta concentración (HCPV) pudiendo llegar a concentrar la luz del sol a intensidades de 1000 soles. El principal inconveniente de este sistema es que para que funcione a pleno rendimiento necesita un sistema de seguimiento solar, para mantenerse perpendicular al sol en todo momento. Necesitan sistemas de seguimiento solar de dos ejes, uno para seguir al sol en el desplazamiento este a oeste y otro para hacerlo en altura.

Autor del post: Guillermo Chavarría Lara