Panel de silicio amorfo.

Los paneles fotovoltaicos de silicio amorfo son un tipo de panel fotovoltaico de lámina delgada y se reconocen por su color gris oscuro. La composición del panel de silicio amorfo es la siguiente (de abajo a arriba):

  • Sustrato de vidrio (sólido), de metal o de plástico (flexibles).
  • Tres capas de silicio amorfo. El silicio se deposita de forma amorfa a alta temperatura (150-300°C) sobre el sustrato en una cámara de vacío mediante la inyección de gas (generalmente silano, SiH4). La capa p está dopada con Boro (B), la n con Fósforo (P) y la i es una capa intrínseca, es decir no dopada, que permite la unión de las capas p y n.
  • Película de material conductor transparente que recupera los electrones (Cd2SnO4, ZnO, o ITO).
  • Capa de vidrio por donde entra la luz.

La utilización de silicio amorfo tiene dos consecuencias. Por un lado, este tipo de panel puede responder con poca luz, y es el único tipo de panel fotovoltaico que se puede utilizar con iluminación artificial. Por otro lado, la configuración amorfa de la materia reduce el desplazamiento de las cargas y por lo tanto baja el rendimiento que alcanza a un máximo del 10%.

El proceso de fabricación permite utilizar poca materia y montar paneles finos de aproximadamente 1 µm. Como consecuencia este tipo de panel fotovoltaico pesa menos y se puede utilizar sobre sustratos curvos. Además, su coste de fabricación es menor al de los paneles cristalinos. Sin embargo, un inconveniente importante del panel de silicio amorfo es su rápida degradación que induce una disminución del rendimiento los primeros años.

Autor: Clèment Dumont

Fuentes: https://www.pinterest.com/pin/414401603184621348/