Relé térmico.

Un relé térmico es un dispositivo de protección que funciona contra las sobrecargas y calentamientos, por lo que se utiliza principalmente en motores, con lo que se garantiza alargar su vida útil y la continuidad en el trabajo de máquinas, evitando paradas de producción y garantizando volver a arrancar de forma rápida y con seguridad.


¿Cómo funciona?

El elemento fundamental es una lámina bimetálica generalmente constituido por una aleación de hierro y níquel, y de latón de diferentes coeficientes de dilatación, consiguiendo que se deforme al aplicarle calor, desplazando en este movimiento una placa de fibra que actúa sobre la conmutación del contacto.
Realmente hacen una función similar a los interruptores magnetotérmicos con la diferencia de que la velocidad de corte no es tan rápida como en estos. Este aspecto otorga la ventaja de que el motor en caso de funcionamiento con un pico de intensidad siga pudiendo trabajar siempre que este pico no se alargue en el tiempo, en cuyo caso actuaría el relé térmico. Es decir, otorga un poco de holgura en el funcionamiento.
Para la elección hay que tener en cuenta el tiempo máximo que puede soportar una sobreintensidad no admisible, y asegurarnos de que la intensidad del receptor esté comprendida dentro del margen de regulación de la intensidad del relé.
Una vez instalado se debe regular ( ruleta de intensidad) a la Intensidad Nominal del motor (In), para el arranque directo. Esta intensidad viene indicada en la placa de características del motor.

 

 

Bibliografía:
https://www.automation24.es/rele-de-sobrecarga-para-motores-siemens-sirius-3ru2116-1jb0
https://www.ecured.cu/Rel%C3%A9_t%C3%A9rmico
https://autosolar.es/blog/aspectos-tecnicos/que-es-un-rele-termico

Autores del post: Ana Rosa Guerrero Romero y Katherine Gutiérrez Justo.